Incoación del proceso penal

AutorJesús Mª Barrientos
Cargo del AutorMagistrado y Presidente del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC)


Con la entrada en vigor de la Ley Orgánica 9/2021, de 1 de julio , de aplicación del Reglamento (UE) 2017/1939 del Consejo, de 12 de octubre de 2017 , por el que se establece una cooperación reforzada para la creación de la Fiscalía Europea, las referencias contenidas en la Ley de Enjuiciamiento Criminal y en el resto del ordenamiento jurídico a la autoridad judicial o al Ministerio Fiscal, se entenderán realizadas a la Fiscalía Europea respecto de todas aquellas funciones que le atribuye el Reglamento (UE) 2017/1939 del Consejo, de 12 de octubre de 2017


En el proceso penal rige la oficialidad, lo que supone que su incoación e impulso hasta la finalización debe ser procurada de oficio por el órgano jurisdiccional desde el momento en que al mismo llega la noticia criminis, esto es, desde que tiene conocimiento de la comisión de un hecho que presente apariencia de infracción penal. La noticia criminis puede llegar al juez de instrucción por diversas vías, que representan otras tantas iniciativas de incoación del proceso: la denuncia , la querella , el atestado policial o, incluso, el conocimiento directo del hecho por parte del juez que dará lugar a la incoación.

Contenido
  • 1 Incoación del proceso por delitos públicos y privados
  • 2 Auto de incoación del procedimiento penal
  • 3 Ver también
  • 4 Recursos adicionales
    • 4.1 En formularios
    • 4.2 En doctrina
  • 5 Legislación básica
Incoación del proceso por delitos públicos y privados

No obstante, en el momento inicial de la incoación del proceso el principio de oficialidad debe ser matizado en función de que nos hallemos ante delitos perseguibles de oficio o de delitos que únicamente pueden ser perseguidos a instancia de parte. Así:

1.- Son delitos perseguibles de oficio la práctica totalidad de los previstos en la ley penal. Solo quedan fuera de la oficialidad en su persecución los denominados delitos privados y los considerados como delitos semipúblicos. En los delitos perseguibles de oficio la mera noticia criminis –por denuncia o por cualquier otro medio– obliga al juez instructor a incoar el proceso e investigar el hecho y sus responsables.

2.- Son delitos perseguibles a instancia de parte aquellos que, para su persecución penal, requieren de la iniciativa explícita del agraviado o su representante.

Dentro de los delitos únicamente perseguibles a instancia de parte deberá distinguirse a su vez:

  • Delitos cuya persecución penal requiere la presentación de querella por parte del ofendido (calumnia e...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR