Tecno-cuidados en los hogares. Cualificaciones requeridas, activadas y activables en el Servicio de Ayuda a Domicilio.

AutorBueno, Carmuca G
CargoMONOGR

Sumario. 1. Introduccion. 2. Avances en tecno-cuidados: retos y perspectivas para el Servicio de Ayuda a Domicilio. 2.1. Ambivalencias de un sector emergente. 2.2. Un trabajo relacional y multidimensional. 2.3. Tecno-cuidados en el SAD. 3. Materiales y metodos. 4. Analisis y resultados. 4.1. De las tareas asignadas a las cualificaciones activadas. 4.1.1. De la demanda explicita al requerimiento implicito. 4.1.2. Cualificaciones tacitas activadas. 4.1.3. Reconocimiento en la precariedad 4.2. Proceso de profesionalizacion. 4.2.1. Cualificaciones adquiridas. 4.2.2. Cualificaciones activables. 5. Discusion. 6. Conclusiones. 7. Referencias bibliograficas.

Como citar: Gomez Bueno, C.; Martin Palomo, Ma. T. (2020). Tecno-cuidados en los hogares. Cualificaciones requeridas, activadas y activables en el Servicio de Ayuda a Domicilio, Cuadernos de Relaciones Laborales, 38(2), 231-250.

  1. Introduccion

    El aumento de la esperanza de vida contribuye al aumento de las necesidades de cuidados cotidianos por mas personas y durante mas tiempo (3). El cuidado prestado en los hogares, modalidad predominante en Espana (Langa, 2014), se intensifica y se sustenta en: 1) el trabajo no remunerado de las mujeres de la familia (Tobio et al., 2010); 2) el trabajo remunerado de las empleadas de hogar; y, 3) la ayuda a domicilio publica: sea a traves de las auxiliares del Servicio de Ayuda a Domicilio (SAD) o de la ayuda economica. De modo que se agudizan las necesidades de cuidados, se redefine su reparto entre los agentes sociales implicados y entran en juego las tecnologias.

    El estudio realizado, un proyecto de transferencia (4) en el que colaboran la Universidad de Granada y el Grupo Trevenque, tiene como objetivo obtener un marco en el que encuadrar el diseno de dispositivos y herramientas tecnologicas que permitan optimizar los servicios ofrecidos por el SAD, tomando en cuenta las perspectivas de los agentes sociales mas directamente implicados en ella: personas usuarias, sus familiares y cuidadoras profesionales. Por tanto, se enfrenta aqui el reto de ensamblar el estudio sociologico con el diseno tecno-cientifico (Tirado et al., 2008; Callon, 1998; Latour, 1998).

    En este texto se analizan, a traves del analisis del discurso de las auxiliares del SAD, el tipo de cualificaciones requeridas y activadas en su trabajo cotidiano, y aquellas necesarias para implementar dispositivos tecnologicos. Los ejes de exploracion incluyen las potencialidades de las tecnologias para la profesionalizacion y mejora de los cuidados a domicilio aportando elementos para el debate sobre el futuro del empleo en el sector. Futuro que oscila entre la denominada "digitalizacion de sustitucion": la incursion de nuevas tecnologias digitales contribuira al aumento del desempleo; y, la "digitalizacion de tareas", que sostiene que no se eliminaran ocupaciones completas, sino tareas especificas de cada puesto de trabajo (Lahera, 2019).

  2. Avances en tecno-cuidados: retos y perspectivas para el servicio de ayuda a domicilio

    2.1. Ambivalencias de un sector emergente

    La puesta en marcha de Ley 30/2006, la LAPAD (BOE 299), permite visibilizar y sistematizar la oferta de servicios para el cuidado de las personas en situacion de dependencia: institucionalizacion (centros de dia, residencias), ayuda economica y servicio a domicilio prestado por profesionales. Con la entrada en vigor de dicha ley que considera el cuidado como un derecho universal y subjetivo, el cuarto pilar del Estado de Bienestar, se pone en marcha el Sistema para la Autonomia y Atencion a la Dependencia (SAAD) que incorpora en su cartera la ayuda a domicilio (SAD). Este servicio consistia en un acompanamiento para personas con necesidades moderadas y los criterios para su asignacion tenian una perspectiva social, pues consideraban aspectos como la edad, la situacion de convivencia, la composicion y distribucion geografica de la red familiar o su situacion economica (More, 2018). Sin embargo, con el SAAD se incorpora el Baremo de Valoracion de Situaciones de Necesidad (BSN), en el que se priorizan los criterios medicos, con la asignacion progresiva de las ayudas a partir de los casos mas graves, lo que en una decada ha transformado el perfil de las personas usuarias de este servicio (More, 2018; Martin Palomo et al., 2018).

    La puesta en marcha del SAAD llega de la mano de la crisis economica, lo que encauza el nuevo modelo hacia un sistema mas restrictivo que el que existia previamente y, frente a la promesa inicial de generar empleos de calidad, genera condiciones laborales precarias en un contexto de crisis (Zambrano et al., 2015). Asi, el perfil de la poblacion asistida por el SAD se reorienta hacia personas con mayor grado de dependencia, sin reconocer que ello intensifica el trabajo de las cuidadoras y sus ritmos laborales (Martin Palomo y Gomez Bueno, 2020; More, 2018).

    2.2. Un trabajo relacional y multidimensional

    El cuidado es un trabajo relacional que conlleva una fuerte implicacion emocional y un alto contenido de responsabilidad moral, aspectos estos no percibidos como cualificaciones. Tronto y Hochschild aportan claves para analizar como las auxiliares del SAD despliegan este tipo de cualificaciones al intentar dar respuesta a la complejidad y diversidad de demandas recibidas, asumiendo los riesgos y desbordamientos que este trabajo conlleva (Martin Palomo y Gomez-Bueno, 2020). Dar respuesta a parte de estas demandas implica 'trabajo emocionar (Hochschild, 2002): manejo de los sentimientos y las emociones como una herramienta mas que esta presente antes, durante y tras atender a la necesidad de cuidado concretada en un momento y en cierta materialidad (aunque no siempre sea material la necesidad a cubrir). Enfoque que permite enlazar con la propuesta de Tronto (1993) de analizar el cuidado como un proceso que implica, ademas de la deteccion de la necesidad (caring about), sentir la responsabilidad de aportar soluciones (take care of), realizar el trabajo efectivo de cuidado (care giving) y dar respuesta al cuidado recibido (care receiving). Tronto define asi el cuidado como un proceso social complejo, central para el desarrollo de las subjetividades, el mantenimiento de la cohesion social y la perpetuacion del mundo comun. Esta amplia definicion del cuidado invita a explorar el apoyo que pueden aportar las nuevas aplicaciones tecnologicas a la organizacion del cuidado, al acompanamiento y a la toma de decisiones de las auxiliares.

    Las cuidadoras despliegan, en su trabajo fisico y emocional, numerosas y complejas cualificaciones clasificables en tacitas y adquiridas. Las cualificaciones tacitas "se aprenden a traves de la experiencia individual, normalmente son especificas de una situacion y dificiles de articular en un lenguaje explicito y formalizado" (Gomez-Bueno, 2000: 56). Suelen ser tareas delicadas, repetitivas y monotonas que requieren destreza, habilidad manual, psicomotricidad fina, disponibilidad, empatia. Con frecuencia son infravaloradas y definidas como no cualificadas. A ello contribuye el hecho de que sean adquiridas, en parte, a traves de la socializacion familiar (Maruani, 1991; Gomez-Bueno, 2000) perma neciendo invisibles aun siendo necesarias para el bienestar social y utilizadas por el mercado (Carrasco, Borderias y Toms, 2011). Estas cualificaciones seran complementadas por aquellas adquiridas a traves de los cursos de formacion y/o a traves de la experiencia laboral. Desde el ano 2015 (5), es obligatorio tener el certificado de formacion, o bien experiencia acreditada en el sector en un numero minimo de horas para poder ejercer como auxiliar del SAD.

    Auxiliar del SAD es una categoria profesional generica y polivalente, dotada de escasos criterios de estandarizacion de tareas y/o especializacion, aun cuando sean requeridos los certificados de profesionalidad aludidos. La matriz historica de la profesion no contribuye a aumentar su consideracion en terminos de cualificacion pues, al igual que la de enfermera, "tiene como referente y modelo a la monja. Este es uno de los estigmas--junto con el de la criada--de los que es heredera y contra el que se rebelan" (Bouffartigue, 2015: 128). Otro estigma es el del "trabajo sucio" asociado al estar a cargo de la higiene de alguien (Anderson, 2000). El cuidado de las personas requiere frecuentemente estar en contacto con fluidos y desechos corporales, por lo que precisamente una forma de reforzar el valor y la dignidad de este trabajo sera enfatizando el dominio, el reconocimiento y la valoracion de los aspectos mas sucios. Reivindicar la dignidad del trabajo sucio es destacar que las cuidadoras asumen la responsabilidad de las tareas que pocos otros haran; trabajo que impacta directamente en el bienestar de quienes reciben el cuidado (Stacey, 2005).

    Tampoco la feminizacion de la profesion opera a favor de su valorizacion. Las cuidadoras son mayoritariamente mujeres con una educacion tradicional centrada en "la entrega a los demas", "la ayuda" y "el sacrificio". Educacion que con frecuencia las lleva a procurar los cuidados con una gran implicacion emocional y moral, desde una gramatica del cuidado extensa e intensa (Martin Palomo, 2013). La tradicional division sexual del trabajo contribuye a la orientacion laboral de las mujeres hacia la crianza, los cuidados, la educacion y la sanidad. Al seguir sus dictados, las mujeres contribuyen al mantenimiento de la segmentacion del mercado laboral reproduciendo los estereotipos de genero (Gomez-Bueno, 1996; 2001). En concreto el estereotipo de que ellas tienen mas capacidades afectivas y mas paciencia (Cano, 2018). Sin descartar, como apunta Roca (2018), que la feminizacion de los cuidados limita la entrada de los hombres, tanto por los propios cuidadores como por los receptores y gestores de los cuidados.

    Las condiciones laborales del feminizado gremio de las auxiliares del SAD tienden a ser precarias: contratos por horas y a tiempo parcial, salarios rozando el minimo...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR