'El grito de la carne': reconociendo la experiencia de la enfermedad

AutorRosalía Baena - Judith Alegría
CargoDepartamento de Filología Universidad de Navarra. España rbaena@unav.es
Páginas271-278
271
“‘EL GRITO DE LA CARNE’: RECONOCIENDO LA
EXPERIENCIA DE LA ENFERMEDAD”
THE CRY OF THE FLESH: RECOGNIZING THE EXPERIENCE OF
ILLNESS
ROSALÍA BAENA Y JUDITH ALEGRÍA
Departamento de Filología
Universidad de Navarra. España
rbaena@unav.es
Cuadernos de Bioética. 2021; 32(105): 271-278
DOI: 10.30444/CB.103
Copyright Cuadernos de Bioética
En gran parte del mundo occidental, el ciudadano
medio suele tener acceso a una medicina muy avanzada
tecnológicamente. Sin embargo, no es infrecuente en-
contrar a ese mismo ciudadano totalmente desolado y
sin recursos para afrontar la experiencia de la enferme-
dad. Con cada diagnóstico de una enfermedad crónica
o incurable, el paciente tiene que adaptarse, a menudo
sin transición, a unas coordenadas totalmente nuevas
de tiempo y espacio pues su vida se ha visto alterada
radicalmente y para siempre.
Havi Carel, profesora de Filosofía en la Universidad de
Bristol, cuenta en su autobiografía, Illness: the Cry of the
Flesh (Routledge 2008), cómo fue brutalmente golpeada
por una enfermedad inesperada y con un pronóstico fa-
tal. A sus 35 años, Carel era una persona sana, deportista,
y sin atisbo de dolencia alguna en su vida. Un día en el
gimnasio notó que le faltaba el aire. Esta limitación la
sorprendió. ¿Cómo era posible que su cuerpo pudiera
condicionar tanto su actividad? ¿Cómo era posible que
ella sufriera de algún tipo de enfermedad cuando siem-
pre había llevado un estilo de vida saludable?, se pregun-
taba. Tardó más de un año en acudir a un especialista.
Cuando lo hizo, le diagnosticaron un tipo de “asma infre-
cuente” y salió de la consulta muy aliviada. Sin embargo,
los episodios de falta de aire se repetían. A pesar de su
intento por ignorar los síntomas, su padre la llevó final-
mente a un radiólogo que conocía. Fue entonces cuando
descubrió que sufría una grave enfermedad respiratoria:
lymphangioleiomyomatosis, más conocida como LAM.
Carel describe en gran detalle el gran impacto que su-
puso el diagnóstico: “A novel, cruel thought dawned on
me: my disease had no treatment. My mind went blank;
it contained no thoughts and only one emotion: fear”.
Asimismo, describe la angustia que le produce pensar en
su enfermedad: “I was locked in my body, trapped by the
feeble lungs, the impaired gas exchange, the pain in my
chest, the fear of suffering a collapsed lung”. El lector
puede sentir a lo largo del relato el sufrimiento y el dolor
que causó el diagnóstico en la vida de Carel.
El texto que sigue a continuación es parte de la
introducción a su autobiografía. En estas páginas, la
autora pretende reflejar el impacto tanto a nivel per-
sonal como académico que supuso la enfermedad. A
nivel personal, Carel define la enfermedad como una
experiencia transformadora; se da cuenta de que no
puede ser entendida en términos biológicos, sino que
es una vivencia que afecta a todo nuestro ser y estar en
el mundo. De hecho, publica un artículo en The Lancet
titulado “Illness as Transformative Experience” (2016)
desarrollando esta idea.
A nivel intelectual y académico, Carel se plantea el
sentido de la disciplina a la que se dedica: “What does
philosophy have to do with all this?... I felt alienated from
philosophy and angry at its abstract nature” (xi). Se pro-
pone así que la filosofía sirva para explicar más el sentido
de la enfermedad. Carel se basa en autores como Martin
Este trabajo se publica bajo una licencia de
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR