Decreto 228/2011, de 19 de agosto, de concesión de la Medalla de Extremadura al Pueblo de Zalamea de la Serena.

SecciónI - Disposiciones Generales
EmisorPresidencia de la Junta
Rango de LeyDecreto

I DISPOSICIONES GENERALES

PRESIDENCIA DE LA JUNTA

DECRETO 228/2011, de 19 de agosto, de concesión de la Medalla de

Extremadura al Pueblo de Zalamea de la Serena. (2011040262)

La "Medalla de Extremadura" tiene por objeto reconocer, distinguir y recompensar públicamente a aquellas personas y entidades, cualquiera que sea el ámbito de su actividad que, dentro o fuera de Extremadura, hayan destacado por sus méritos o por los servicios prestados a la Región.

Zalamea de la Serena es uno de los municipios extremeños con raíces históricas más profundas pues, aunque el vestigio monumental conservado más remoto lo constituye el santuario protohistórico de Cancho Roano, trabajos de investigación llevados a cabo en los últimos años han detectado en su término municipal yacimientos que avalan la existencia de asentamientos humanos desde la Edad del Cobre, datándose de unos 3.000 años a. de C. El historiador romano Tito Livio, sin embargo, sitúa en el entorno del año 300 a. de C. la fundación del embrión de Zalamea de la Serena, a la que se daría el nombre de Iulipa. La Iulipa romana durante la "Paz Romana" alcanzó su mayor esplendor del que, como huella más significada y testigo de la prosperidad alcanzada, permanece el Dístylo sepulcral, considerado por su exotismo el más interesante de los monumentos funerarios conservados en la región, y único de sus características en la península.

Tras la caída del imperio romano y la posterior conquista del territorio por los visigodos, la colonización árabe otorga a la actual villa el legado más importante de su cultura: el nombre de Zalamea, por el que ya será conocida en lo sucesivo. De las hipótesis que se barajan sobre el origen etimológico de Zalamea, la más verosímil es la que se fundamenta en la procedencia de sus primeros pobladores tras la conquista árabe, llamados los "salameos mahometanos", originarios del norte de África. La dificultad para pronunciar el gentilicio del nombre romano de Iulipa, motivó que las nuevas gentes decidieran cambiarlo por el de "Salamea", en recuerdo de su patria.

Pero, si importante fue para Zalamea el asentamiento en ella de la Orden de Alcántara y, en particular, la decisión de su último Maestre, Don Juan de Zúñiga, de crear en su palacio, ya en las postrimerías del siglo XV, una corte de eruditos entre los que se encontraba el gran Elio Antonio de Lebrija, autor de la primera Gramática castellana, sin duda alguna el conocimiento universal de esta...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR