Zoofilia

Zoofilia

Joaquín Rábago

Todos hemos oído hablar del sexo con animales. Basta leer el Antiguo Testamento o los relatos mitológicos de la antigüedad. La Biblia lo castigaba incluso con la pena de muerte, y en la Europa medieval algunos de quienes lo practicaban fueron ejecutados por el nefando crimen. Y ¿quién no ha visto los cuadros que la mitología griega, con sus leyendas sobre los disfraces animales que adoptó Zeus para seducir a sus víctimas, inspiró a los grandes artistas del Renacimiento: el de cisne para engañar a Leda, el de toro para raptar a Europa o el de águila, pues el padre de todos los dioses era bisexual, para llevarse al joven Ganímedes?

Están también las leyendas sobre la voracidad sexual de famosas mujeres como la emperatriz Teodora, de Bizancio, de la que se dice que utilizaba animales en sus orgías, o la rusa Catalina la Grande, famosa por su gran apetito sexual, que no sólo lo satisfacía con los hombres de su corte que se le ponían a tiro, sino también –se non è vero é ben trovato– con los caballos. Incluso se llegó a correr el falso rumor de que había muerto mientras copulaba con un individuo de la raza equina.

La zoofilia, o lo que suena mucho peor, el bestialismo, ha existido siempre y seguramente no dejará nunca de existir. Lo que no impide que esté prohibido en muchos lugares como en algunos estados norteamericanos mientras que en otros países es legal siempre y cuando, por ejemplo, el animal no resulte lastimado.

En Alemania se suprimió en los años sesenta del pasado siglo la ley que prohibía expresamente dichas prácticas aunque ahora, según leemos, se trata de resucitarla. Lo más interesante, sin...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR