El vocablo en latín

AutorJesús Bogarín Díaz
Páginas17-87
17
CAPÍTULO I. EL VOCABLO EN LATÍN
§2. LA RAÍZ SUBYACENTE.
El vocablo castellano excepción    ex- y el sufjo
-ción, el lexema cep-, que remonta a una raíz indoeuropea sobre la que no
hay completo acuerdo entre los lingüistas1. La reconstrucción tradicional es
la raíz pura *kap2 -
partido por la raíz sinónima *ghebh. La primera de las dos, debido a la inusual
vocal a, fue considerada un préstamo de substrato, es decir, tomado de una
lengua hablada por un pueblo europeo preexistente a la llegada de los in-
doeuropeos3. Sin embargo, como alternativa a la hipótesis no demostrada del
substrato, se postuló simplemente que la raíz estaba en grado cero (sin vocal
entre las consonantes) y que desarrolló una vocal de apoyo que fue de timbre
a*kp
>*kºp>*kap4.
En los estudios indoeuropeístas, el éxito de la teoría laringalista cambió la re-
construcción de las dos citadas raíces5. De un lado, se ha distinguido entre la raíz
1 Comencemos por advertir que se reconstruyen tres tipos de raíces en indoeuro-
peo: la nominal-verbal, ya sea raíz pura, de dos consonantes, en grado cero (CC) o grado
pleno con una vocal (CvC), ya sea raíz alargada, con tres consonantes, en grado pleno-
cero (CvCC), cero-pleno (CCvC), cero-cero (CCC) o pleno-pleno (CvCvC); la pronominal-
adverbial, con una consonante, que puede llevar vocal precedente o antecedente (C, vC,
Cv, vCv); y la numeral, que combina las anteriores. Cf. Émile BENVENISTE, Origines de la
formation de noms en indo-européen, Adrien Maisonneuve, Paris 1935. Más ampliamen-
te, Francisco Rodríguez ADRADOS, Alberto BERNABÉ Pajares y Julia MENDOZA, Manual de
Lingüística Indoeuropea, Ed. Clásicas, Madrid 1995 (vol.I), 1996 (vol.II), 1998 (vol.III).
2 Cf. Edward A. ROBERTS y Bárbara PASTOR, Diccionario etimológico indoeuropeo de
la lengua española, Alianza Editorial, Madrid 1996, p.75; Francisco VILLAR, Los indoeuro-
peos y los orígenes de Europa. Lenguaje e historia, Gredos, Madrid 1995, p.163.
3 Cf. Peter SCHRIJVER, “Animal, vegetable and mineral: Some Western European sub-
stratum words”, en Alexander Lubotsky (ed.), Sound Law and Analogy, Rodopi, Amster-
dam-Atlanta, pp.293-316.
4 Cf. Francisco Rodríguez ADRADOS, Estudios sobre las sonantes y laringales indoeu-
ropeas, 2ª ed., CSIC, Madrid 1973, pp.48 y 65. También es sugerido por VILLAR, Los in-
doeuropeos, cit., p.164.
5 Junto con las líquidas (l,r,m,n) y las semivocales (i,u), las laringales entran en la
categoría de sonantes, esto es, fonemas que, según el contexto, pueden actuar como con-
JESÚS BOGARÍN DÍAZ
18
pura *ghebh “dar” (de donde el inglés give) y la raíz alargada *gheH1bh “agarrar”
(de donde el latín habere y el gaélico gabh). De otro lado, se ha reformulado la
otra raíz como *keHp, es decir, una raíz alargada, en que la segunda de las tres
consonantes es una laringal6
tipo de laringal, nos inclinamos a pensar que era de timbre e (*kH1p)7. Con menos
sonantes (por ejemplo, en la estructura de la raíz) o bien como vocales (siendo el centro
silábico o formando parte de un diptongo). No habiendo acuerdo en la doctrina sobre el
número de las laringales, seguiremos la teoría de ADRADOS (cf. Estudios, cit.), que admite
seis: de timbre e y apéndice palatal (H1
i), de timbre e y apéndice labial (H1
u), de timbre a y
apéndice palatal (H2
i), de timbre a y apéndice labial (H2
u), de timbre o y apéndice palatal
(H3
i) y de timbre o y apéndice labial (H3
u); la ausencia de subíndice de la H indica que se
desconoce o no interesa consignar el timbre, y la ausencia de superíndice indica que se
desconoce o no interesa consignar el apéndice.
6 Como muestra de la inercia, podemos citar a BERNABÉ, “Fonética” en Manual de
Lingüística Indoeuropea, cit., vol.I, que todavía habla en la p.291 de la a de capio como
vocalización entre oclusivas, pese a que ha defendido en la p.249 que esa a procede de
laringal.
7 Helmut RIX (ed.), Lexikon der Indogermanischen Verben, 2ª ed., Ludwig Reischert
Verlag, Weisbaden 2001, pp.344-345, postula H2, mientras Pierre MONTEIL, Elementos de
fonética y morfología del latín, traducción y actualización de Concepción Fernández Mar-
  H1, también sugerida
por ADRADOS, “Morfología nominal y verbal” en Manual de Lingüística Indoeuropea, cit.,
vol.II, p.259. Si analizamos la lista de palabras que se han propuesto como descendientes
de esta raíz, casi todas las más antiguas presentan la vocal , que puede explicarse cierta-
mente a partir de una laringal de timbre a en una raíz en grado cero-pleno (*kH2ep>*kap)

cero (*kHp> *kºHp> *kap). Solo se citan tres voces en que encontramos una vocal larga,
que es el producto de vocal más laringal, por estar la raíz en grado pleno-cero. Una de ellas
 
(cf. Pierre CHANTRAINE, Dicctionnaire Étymologique de la Langue Grecque. Histoire des
motso en la raíz
seguida de una laringal de cualquier timbre (*koHp->kp), por lo que esta palabra no nos
saca de dudas. Otra es el latín cpi (perfecto del verbo capio), que solo es explicable foné-
ticamente por una laringal de timbre e (*keH1p-> *kp-), aunque podría ser una extensión
analógica para construir el tema de perfecto a partir de otros verbos donde la e larga era
etimológica (vgr. fciheH1-, ici1-). Y en tercer lugar, se cita el sustantivo griego
κᾶπος (que pasa a κῆπος en dialecto jónico-ático) que solo puede provenir de laringal de
timbre a (*keH2p-       
cuestionado como miembro de esta familia léxica (cf. CHANTRAINE, cit. pp.525-526). Por
otra parte, la raíz *keH2p ya existe como étimo común al nombre del “casco de caballo” en
antiguo alto alemán y en sánscrito (cf. BERNABÉ, “Fonética”, cit. p.384).
FORMACIÓN LÉXICA Y CONCEPTUALIZACIÓN JURÍDICA
19
seguridad, podríamos hipotizar un apéndice labial de la laringal (*kH1
up)8.
De esta raíz se formó en indoeuropeo un verbo atestiguado en itálico
(latín y osco), en germánico y en griego. Al parecer, el verbo tenía formal-
       
(*kH1p-  i con valor consonántico- (*kH1p-i-), doblete que
ha desarrollado una relevancia semántica solo donde se mantuvo, a saber,
en germánico9. En latín debió existir un doblete *cap/capi pero la primera
 
el adjetivo cpx “espacioso, capaz” y -cps “tomador” (como segunda parte
8 El fundamento de esta hipótesis sería la frecuencia con que –según la lista de
      
semivocal u más una consonante: -ut (latín caput y germánico *haubuda, de donde in-
glés head “cabeza”), -ul (germánico *habulo, de donde anglosajón hafola “cabeza”), -uk
(celta *kaukos “taza”, de donde gaélico cuach o, por préstamo, griego καῦκος
estaría formado solo por la consonante, mientras la u sería la vocalización del apéndice de
la laringal, que habría cambiado de posición por metátesis en la raíz en grado cero-cero
(*kH1
up-> *kpH1
u-> *kºpH1
uº- >*kapu-). También habría metátesis, pero sin vocalización
del apéndice, en sánscrito con raíz en grado cero-pleno (*kºpeH1
u-l-> *kapl-> kapla) y
en griego con raíz en grado pleno-cero (*kepºH1
u-l- > 
no es tan extraña (BERNABÉ, “Fonética”, cit. p.384, la constata para la raíz *kH2p). No obs-
tante, no es imposible ni el desarrollo de una vocal de apoyo en u ante la consonante del
 u más consonante. Cf. Alberto
BERNABÉ PAJARES, “Designaciones de la cabeza en las lenguas indoeuropeas”, en Varios,
Athlon. Satura grammatica in honorem Francisci Rodriguez Adrados, Gredos, Madrid
1984, vol.I, pp.99-110.
9 De las tres ramas del germánico, la oriental lo atestigua bien con el doblete en
gótico haban “tener” y hafjan “sujetar”, y la septentrional con el doblete en antiguo nór-
dico hafa “tener” y hefja “lanzar”. En la rama occidental, no es seguro que se conservara
        
presencia de yod, cf. Francisco FERNÁNDEZ, Historia de la lengua inglesa, Gredos, Madrid
1982, pp.175, 180 y 240) pero tenemos también el doblete en anglosajón habban (de don-
de inglés have) frente a hebben (de donde inglés heave), en holandés hebben/heffen y en
alemán haben/heben
*kap-y-) “engullir”, que se suele incluir en la familia
léxica (vgr. CHANTRAINE, Dicctionnaire, cit., p.495) por entender que originariamente sig-
MONTEIL, Elementos, p.348, lo cuestionó. Sustantivos
 
“placa para que los esclavos no coman al preparar la comida”. En cuanto al latín capio,
MONTEILi consonántica (que se suele llamar yod)
que desarrolló una previa i vocálica, de manera que su pronunciación era kapiyo.

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR