La tutela registral de los derechos sobre la herencia

AutorJavier Álvarez de Soto/Diego Vigil de Quiñones Otero
Cargo del AutorRegistradores de la Propiedad
Páginas21-66
21
DERECHO DE SUCE SIONES: ANTIGU AS Y NUEVAS CONTROVER SIAS
CAPÍTULO I
La tutela registral de los
derechos sobre la herencia
Javier Álvarez de Soto
Registrador de la Propiedad de Arn edo
Diego Vigil de Quiñones Otero
Registrador de la Propiedad de Manre sa
SUMARIO 1. Planteamiento: la problemática presente del Derecho español
de sucesiones, vista desde el Registro de la Propiedad. 2. El principio registral
de legalidad. 3. Análisis de los consentimientos relevantes en la partición de
las herencias. 3.1 Los interesados en la herencia. 3.2 En concreto, el problema
de las legítimas. 3.2.1 La naturaleza de las legítimas. 3.2.2 Derecho común.
3.2.3 Derecho foral. 3.2.4 La tutela registral del derecho del legitimario en
cada caso. 3.2.5 El consentimiento de los legitimarios en la legítima colectiva
(la solución aragonesa cuando la herencia está sometida a f‌iducia). 3.2.6 La
mención legitimaria del Art. 15 LH. 3.2.7 Las anotaciones preventivas previs-
tas por los Derechos civiles de Galicia y Cataluña. 3.2.8 El papel del Registro
de la Propiedad en el nuevo régimen: la publicidad registral es el único me-
dio de salvaguardia erga omnes del derecho del legitimario. 3.3 La situación
del viudo. 3.4 El problema cuando juega el derecho de transmisión. 4. La
innovación del Derecho de sucesiones, ¿un privilegio foral? 4.1. La inf‌lexión
histórica del Derecho foral tras la Constitución: de privilegio de conservación
a privilegio de innovación. 4.2 Algunas instituciones forales o autonómicas
que justif‌ican este planteamiento. 4.2.1 El testamento mancomunado. 4.2.2
Los llamados testamentos ante el capellán o el párroco. 4.2.3 Flexibilidad
para la transmisión presente de los bienes. 4.3 En particular, en materia de
legítimas. 4.3.1 Flexibilidad en el modo de satisfacerla. 4.3.2 Cambio en su
naturaleza jurídica. 4.3.3 Reducción de la cuantía. 4.3.4 Las causas de deshe-
redación. 5. La importancia de la ley aplicable, y el problema de su determi-
nación en el Derecho interregional y europeo. 6. Conclusiones. 7. Bibliografía.
CAPÍTULO I
JAVIER ÁLVAREZ DE SOTO | DIEGO VIGIL DE QUIÑONES OTERO
22
MARGARITA FUENTESEC A | LYDIA NORIEGA (COORDS.)
1. Planteamiento: la problemática presente
del Derecho español de sucesiones, vista
desde el Registro de la Propiedad
Se nos invita a participar en un libro donde se afrontan algunos de
los retos presentes del Derecho de sucesiones. La mejor contribución que
podemos hacer al respecto es, sin duda, tratar los problemas que se nos han
presentado en la práctica profesional, lo cual haremos a partir de nuestro
recorrido registral y los problemas que en el mismo se nos plantearon.
A lo largo de nuestra carrera, uno de nosotros (Diego Vigil de Quiño-
nes) comenzó su ejercicio profesional en Galicia, concretamente en Chan-
tada (distrito hipotecario que abarca el centro geográf‌ico de Galicia). El sur
del distrito es atravesado por el llamado «camino de invierno» a Santiago
(la ruta natural de entrada desde la meseta, ya utilizada por los romanos),
que tiene en Chantada una de sus metas de etapa. El norte, por el camino
francés, una de cuyas etapas remata en Portomarín. De Chantada habían
emigrado muchos paisanos a mediados del siglo XX para trabajar en la in-
dustria vasca, sobre todo a Vizcaya. La mayoría de ellos se habían instalado
a vivir en Sestao y Baracaldo. No era infrecuente encontrarse, al momento
de fallecer aquellas personas, que en sus herencias había bienes en el distri-
to hipotecario de Chantada (generalmente rústicos). Aquellas herencias so-
lían estar, merced al régimen de determinación de la vecindad civil y la ley
aplicable de nuestras normas comunes de Derecho interregional (Artt. 14 y
9.8 del Código Civil –CC–), sujetas al Derecho civil foral de Vizcaya: solía
tratarse de matrimonios en régimen de comunicación foral de bienes, y la
herencia de sometía a la norma vizcaína. Ello solía plantear en ocasiones
problemas que los herederos no siempre habían podido calcular, creyendo
como creían que les correspondía aplicar el Derecho civil gallego.
Por otra parte, entre los ciudadanos de aquella comarca (Ribeira Sacra
occidental), era práctica frecuente la de transmitirse bienes en vida hacien-
do uso de los pactos sucesorios previstos por la moderna legislación civil
gallega. Una práctica que no siempre hundía sus raíces en la tradición, sino
que con frecuencia procedía de los incentivos f‌iscales recientes impulsados
LA TUTELA REGISTR AL DE LOS DERECHOS SOBRE LA HERENCIA
23
DERECHO DE SUCE SIONES: ANTIGU AS Y NUEVAS CONTROVER SIAS
por la Xunta de Galicia en su afán de «facer país» también en las prácticas
jurídicas civiles de los ciudadanos1.
De Chantada tocó pasar a Ribadeo, puerta norte de Galicia y punto
destacado del camino norte a Santiago (el que recorre el Cantábrico). Aun-
que forma parte de la misma provincia (Lugo), es sociológicamente diferen-
te a Chantada al ser villa costera, estar vecina a Asturias (con la que hay
un abundante intercambio) y tener un número importante de inmuebles en
propiedad de veraneantes. Allí el problema de la vecindad civil iba siendo
descubierto por la gente ex ante. En alguna de las consultas a las que los
ciudadanos tienen derecho con el Registrador conforme al Art. 258 LH pu-
dimos comprobar que algunos veraneantes se empadronaban, una vez jubi-
lados, en sus casas de veraneo para poder, con el paso de dos años, obtener
la vecindad civil gallega. Dicho padrón no siempre coincidía con el domici-
lio civil2, pero se utilizaba para cambiar la vecindad civil con el único obje-
tivo de huir de las limitaciones derivadas de la legítima castellana, normal-
mente con intención de proteger al viudo o viuda y poder dejarle al menos
un usufructo universal sin tener que respetar la legítima de un hijo único.
Tras tres años de etapa gallega, quien esto escribe fue trasladado, re-
corriendo el sentido inverso el camino de Santiago, hasta la inmortal ciu-
dad de Zaragoza, donde ejerció más de seis años. Allí descubrimos más
cuestiones sucesorias que más o menos respondían a los mismos vectores:
deseo ciudadano de proteger al viudo y elección de f‌iguras sucesorias en
función de su régimen f‌iscal. Aragón en este sentido es el paraíso: el viudo
o viuda no sólo goza de un usufructo que no sufre perjuicio por la legítima,
1 A grandes rasgos, se ha considerado que un Derecho civil propio es un ingrediente
esencial de una estructura de Estado. Pero si el Código no se aplica, difícilmente puede
defenderse la especialidad nacional. Por ello se puede intuir que se potencia la aplica-
ción. Al respecto ver el artículo del ex conseller Carles Mundó al respecto del Código
civil de Cataluña: MUNDÓ, C., «Un tesoro escondido» en La Vanguardia, 5 de Di-
ciembre de 2018. https://www.lavanguardia.com/opinion/20191205/472061769305/
un-tesoro-desconocido.html (consultado el 29 de Enero de 2020).
2 E ignoramos sin con el f‌iscal, pues muchos venían de Madrid, que como todo el
mundo sabe es hoy por hoy el refugio f‌iscal de mucha gente.

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR