Protección del medio ambiente mediante tributos ecológicos en la República Federal Alemana

AutorPrív.-Doz Dr. Winfried Kluth
Cargo del AutorUniversitat München
Páginas189-206

Protección del medio ambiente mediante tributos ecológicos en la República Federal Alemana1

Page 189

I Introducción

Los tributos ecológicos constituyen un elemento flexible y polivalente dentro del arsenal de medios de que dispone el Estado alemán para alcanzar sus objetivos ambientales. Contribuyen a llenar las arcas del Estado -que incluso en Alemania se encuentran vacías- y hacen posible la financiación de medidas de política ambiental. Pero los tributos ambientales no sólo resultan simpáticos para el Ministro de Hacienda2, también gozan de mayor aceptación política que otras medidas, puesto que mediante ellos el Estado prescinde de las prohibiciones legales y se sirven del mecanismo anónimo del mercado. La resistencia política a estos tributos desaparecería por completo si el legislador consiguiera configurarlos de tal modo que los ricos tuviesen que pagar más. Por otra parte, los tributos ecológicos deberían utilizarse para asignar a los bienes ambientales un precio que no viene dado por el libre juego de la oferta y la demanda3. De este modo se despertaría la conciencia sobre el valor y la escasez de los recursos naturales.

Los tributos ambientales no son una invención de los estudiosos del derecho, sino de los economistas. De acuerdo con la Ciencia económica, los tributos ambientales deben servir para resolver los problemas del medio ambiente -en cuanto conjunto de bienes escasos- mediante los mecanismos del mercado.4 Ahora bien, aunque los tributos ecológicos suelen calificarse de "incentivos que respetanPage 190 los mecanismos de mercado", no puede ocultarse su incidencia sobre el patrimonio y sobre la esfera de libertad económica de los particulares.5 Empresarios y consumidores se ven especialmente afectados por el creciente número de tributos ecológicos. Además los ayuntamientos han descubierto en ellos un interesante campo de actuación, para desarrollar políticas ambientales propias, al amparo de sus potestades tributarias. Se está produciendo así una proliferación de tributos locales ecológicos.6 La legitimidad de estas medidas sólo quedará definitivamente despejada cuando el Tribunal Constitucional se pronuncie sobre el recurso interpuesto por la Firma McDonald contra el Impuesto sobre Envases.

La euforia que han despertado los impuestos ecológicos -sobre todo entre los políticos- no debe hacer olvidar que los mencionados gravámenes no constituyen un instrumento de precisión para orientar las conductas, ni tampoco resultan adecuados como garantía del "mínimo ecológico" necesario para la existencia7. Se trata de incentivos genéricos y poco precisos, cuyos efectos e incidencia operan a menudo de modo errático.8 Para una política de protección del medio ambiente precisa y efectiva sólo son adecuados bajo ciertas condiciones. De ahí el frecuente reproche de que la política ambiental basada en tributos ecológicos renuncia a las eficaces aunque impopulares prohibiciones y "standard" administrativos, reduciéndose a medidas superficiales, que gozan de mayor aceptación y reportan un beneficio para el Fisco.9

Como muestran estas breves reflexiones, son muchas las cuestiones fundamentales que presenta el empleo de tributos ecológicos. En este breve artículo no pueden tratarse todas ellas con la profundidad que sería necesaria. Por ello debo limitarme a exponer los principales campos de aplicación de los tributos ambientales en Alemania y las cuestiones jurídicas básicas que se discuten en laPage 191 actualidad,10 refiriéndome especialmente a los presupuestos que legitiman la recaudación de tributos ambientales.

II Concepto y clases de los tributos ambientales con especial referencia a las modalidades existentes o proyectadas
1. Definición

Tributos ambientales11, en sentido amplio, son todas las prestaciones pecuniarias de derecho público -impuestos, tasas, contribuciones especiales y los denominados "Sonderabgaben" o tributos especiales- que sirven directa o indirectamente para realizar objetivos de política ambiental. En este ámbito hay que incluir también los beneficios fiscales y otras medidas desgravatorias de carácter ambiental.

Tributos ambientales stricto sensu son tributos extrafiscales dirigidos a orientar aquellas conductas de productores y consumidores que inciden sobre el medio ambiente.12

Debe mencionarse que el denominado "Proyecto de los Catedráticos" para la parte general de un Código de Derecho ambiental13 contiene en sus parágrafos 77 a 81 normas generales para la recaudación de tributos ecológicos.14

2. Clases de tributos ambientales

Si se desea sistematizar la diversidad de tributos ambientales, puede utilizarse en primer término la clasificación formal que atiende a las diversas "categorías tributarias", distinguiendo entre impuestos, tasas, contribuciones especiales y tributos especiales de carácter ambiental.

Un segundo criterio de clasificación puede orientarse a la relación entre los objetivos ambientales y la finalidad recaudatoria. De este modo cabe distinguir entre tributos con finalidad ambiental principal y accesoria. En el caso de que la finalidad ambiental sea accesoria suele hablarse de una mera incorporación de elementos ecológicos. Como ejemplos pueden citarse el incremento de las tasasPage 192 de aparcamiento en el centro de las ciudades y la diversificación de los tipos de gravamen aplicables a las gasolinas.

En el sistema federal alemán resulta también de especial importancia la delimitación de los tributos ecológicos atendiendo a los criterios de distribución de competencias. Hay que diferenciar los tributos que se basan en una competencia tributaria,15 y los que se apoyan en una competencia sobre la materia ambiental. Se trata de determinar si para el establecimiento de un tributo ecológico deben concurrir ambas competencias o si, por el contrario, basta con una de ellas. El Tribunal Federal de lo Contencioso-administrativo sostiene -en relación al impuesto sobre envases- que basta con la competencia tributaria municipal. En cambio, si se exigiera también competencia por razón de la materia, tal impuesto resultaría inadmisible, puesto que los ayuntamientos carecen de competencias normativas sobre los residuos sólidos.

Por último, atendiendo a los destinatarios del gravamen, puede distinguirse entre tributos sobre las emisiones y sobre los productos. Mientras que los tributos sobre las emisiones tienen carácter directo, los tributos sobre los productos se repercuten normalmente al consumidor. Sin embargo, debe tenerse en cuenta que el empresario tendrá a repercutir sobre el consumidor todos los gravámenes que afecten al coste de producción. Así, con independencia de las desventajas que los tributos nacionales sobre las emisiones puedan suponer para la producción, no se distinguen esencialmente de los tributos sobre los productos, dado que en último término siempre paga el consumidor final.

3. Tributos ambientales vigentes y propuestas de nuevos gravámenes
a) Perspectiva general

Entre los tributos16 ambientales puros que se encuentran en vigor cabe mencionar el canon de vertidos regulado en la Ley del canon de vertidos,17 el tributo compensatorio de daños a la naturaleza establecido por algunos Lander,18 el Tributo por extracción de aguas,19 el tributo municipal sobre envases20 y el canon por eli-Page 193minación de residuos especiales y saneamiento de antiguos vertederos industriales que se exige en Renania del Norte-Westfalia.21

El elemento ecológico se ha introducido en el Impuesto sobre Hidrocarburos y en el Impuesto sobre Vehículos. Con este fin, el legislador ha fijado la cuantía del gravamen en función de el plomo contenido en el combustible, y de las emisiones contaminantes de los automóviles.22 El legislador federal ha utilizado un criterio semejante en la reforma del parágrafo 9, párrafo primero, de la Ley del Impuesto sobre la renta. De acuerdo con este precepto, los gastos de desplazamiento entre la vivienda y el lugar de trabajo sólo pueden deducirse en una cuantía calculada con baremos objetivos, que no cubre la totalidad de los costes; en cambio, los desplazamientos mediante el transporte público son totalmente deducibles. Además, a partir de 1 de enero de 1995 se aplica ya la regulación de las tasas por utilización de carreteras.23

Entra las medidas objeto de...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR