El tribunal de cuentas de España

AutorMaría Ángeles Abellán López
Páginas75-98
Capítulo 4
El Tribunal de Cuentas de España
1. El Parlamento y el control externo
La representación en el Estado moderno se fundamenta en el prin-
cipio de que todos los hombres nacen iguales en derechos y que el po-
der público sólo puede constituirse de acuerdo con el reconocimiento
previo de esta igualdad jurídica. El Parlamento57, como institución
57 Históricamente, los parlamentos se conguraron a partir de los estamentos
representativos medievales europeos en la Edad Media, que fueron derivando
en asambleas consultivas de los monarcas, de carácter deliberante, sobre todo
en lo económico-scal. La estructura, la organización y las potestades de es-
tas instituciones estamentales presentan marcadas diferencias según las épocas,
los territorios y los contextos históricos; así, fueron conocidos como consilium,
court, parlamento, cámaras o Estados Generales. El rey medieval es un primus
inter pares entre la nobleza; pero la propia dinámica evolutiva de las ciudades
desemboca que el monarca se reúna con los burgueses, el alto clero y la nobleza,
para nanciarse y apuntalar su autoridad entre los feudales. Estas Asambleas Es-
tamentales son las que dan cierta unidad al reino y refuerzan la idea de cierto or-
den unicado dentro de un territorio más o menos delimitado y con la autoridad
suprema de un rey. Al servicio de esta idea, las monarquías europeas comenzarán
a construir una simbología y una ideología del rey como supremo poder tempo-
ral dentro de su reino, gracias a la legitimidad que le otorga el derecho divino.
Las transformaciones políticas que impulsan el Estado moderno consolida un
sistema monocéntrico de poder en torno al soberano, que como monarca abso-
luto, irá vaciando la autonomía de las instituciones representativas medievales.
La evolución en Inglaterra y en la Europa continental es diferente. El Parlamento
inglés seguirá una línea de continuidad histórica, que conformará el modelo de
gobierno parlamentario; en Francia y España, que son los reinos pioneros, domi-
nará el absolutismo político y el carácter patrimonial de la estructura estatal. El
monarca absoluto irá ampliando progresivamente, poder y competencias sobre
los espacios territoriales y los vínculos entre los súbditos y el rey se estrechan a
través de la scalidad, la justicia y la burocracia.
No obstante, será el modelo inglés la que inspire todas las construcciones teóricas
del liberalismo —que sitúan al Parlamento en el centro del sistema político—, a
través de las formulaciones de John Locke (Segundo Tratado sobre el gobierno
civil), Montesquieu (El espíritu de las Leyes) y J. S. Mill (Sobre la libertad; Con-
sideraciones sobre el gobierno representativo) en lo político. En el aspecto moral,
las inuencias procederán de dos fuentes encontradas, la del utilitarismo inglés
76
María Ángeles Abellán López
nuclear del sistema democrático, ejerce el liderazgo político y se sitúa
como máximo representante de la soberanía nacional; encarna el Po-
der Legislativo, garantiza los límites de los poderes públicos, asegura
los derechos y libertades individuales y constituye el escenario donde
los grupos políticos plantean sus demandas y reivindicaciones. Posee
un carácter representativo, colegiado y simbólico que es fundamental
en el diseño de las poliarquías; además, con igualdad de derechos en-
tre sus integrantes y con independencia de los demás órganos estata-
les. Los parlamentos en las democracias contemporáneas son la sede
donde se adoptan las decisiones políticas relevantes, tanto en sistemas
parlamentarios como en sistema presidencialistas.
Las principales funciones atribuidas al Parlamento son la repre-
sentación política, la función legislativa y el control de la acción del
gobierno; esta clásica trinidad puede ampliarse si concretamos con
de la mano de Betham y Mill y de la construcción kantiana sobre la autonomía
de la ley moral y el imperativo categórico. Sin embargo, la ética de John Stuart
Mill es importante para el liberalismo porque abandonó el egoísmo, supuso que
el bienestar social concierne a todos los humanos y consideró la libertad, la inte-
gridad, el respeto a la persona como bienes intrínsecos aparte de su contribución
a la felicidad (Sabine, 1989:514). Finalmente, la expresión económica del libera-
lismo se traducirá en una autonomía del mercado que encontrará su fundamen-
tación teórica en Adam Smith (La riqueza de las naciones), a través del popular
principio laisser faire, laisser passer. El auge de las revoluciones liberales, cuya
expresión más dramática es la Revolución Francesa, junto a las presiones de
otros sectores políticos que se activarán a lo largo del siglo XIX, producirán una
transformación radical en los parlamentos, de acuerdo a los principios liberales.
El Parlamento asumirá funciones reservadas al Ejecutivo; se erigirá como prin-
cipal órgano de control del gobierno y exigirá que éste se responsabilice políti-
camente de sus actividades; la Cámara baja consolidará su superioridad política
sobre la Cámara alta, dando lugar a la asimetría bicameral y, la irrupción de los
partidos políticos en la vida parlamentaria conducirá, con el tiempo, a la implan-
tación del sufragio universal (primero masculino, más tarde el femenino). Con
el inicio del siglo XX, se origina el advenimiento de la “democracia de masas”,
cuyo impacto inuirá en el debate sobre la crisis del parlamentarismo en el pe-
ríodo de entreguerras. A partir de la Segunda Guerra Mundial, los parlamentos
recuperan su papel en las democracias occidentales aunque en paralelo se con-
solidarán la partitocracia y el Estado de bienestar que dotarán de protagonismo
a los gobiernos. A pesar de todo ello, el Parlamento continúa siendo la institu-
ción representativa por excelencia, locus de legitimación de nuestra democracia
(Sánchez-Roca Ruiz, 2003; Caminal Badía, 1999; De Gabriel, 1997).

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR