Por qué Sony es capaz de poner en marcha un banco por Internet

La nueva entidad ofrecerá tipos de interés anuales que oscilarán entre el 0,4 y el 0,55 por ciento en los depósitos anuales, diez veces más que los ofrecidos por muchos bancos convencionales, y una serie de nuevos servicios financieros basados en las tecnologías de la información de Sony.

Con el respaldo de los supermercados

“Esperamos ofrecer servicios bancarios privados por Internet a los empresarios”, ha declarado Shigeru Ishii, director de operaciones del nuevo banco, que manejará divisas extranjeras desde septiembre y préstamos para vivienda desde enero del 2002. Los usuarios que deseen abrir una cuenta tendrán que entrar en la página web de Sony Bank e introducir sus datos personales. La entidad les enviará tarjetas que podrán utilizar en los 7.600 cajeros automáticos del banco Sumitomo-Mitsui, accionista de Sony Bank con el 16 por ciento de su capital, y en la cadena de supermercados AM/PM, abiertos las veinticuatro horas del día.

Sony Bank, el segundo banco por Internet en Japón tras el lanzamiento de Japan Net el pasado octubre, tiene como socio mayoritario a Sony, con el 80 por ciento del capital, al banco Sumitomo- Mitsui y a la firma estadounidense JP Morgan, con el 4 por ciento de las acciones. Sony Bank se convierte además en el segundo banco en poder de una empresa no financiera después de IYBank, establecido por la cadena de supermercados Ito-Yokado, que es dueña de los establecimientos Seven-Eleven, abiertos las veinticuatro horas, desde donde pone a disposición de sus clientes sus fondos a través de Internet.

Una iniciativa premeditada

La firma japonesa ha inventado el transistor, el walkman y la cámara de vídeo, y más recientemente se ha lanzado a la banca y también a la música on-line. Su estrategia es la convergencia; es decir, obtener el mayor beneficio posible de la revolución Internet. Para Kunitake Ando, número 2 de Sony, “la creación de este banco on-line es una respuesta a los cambios de costumbres de los consumidores, que cada vez van a recurrir más a los servicios bancarios por Internet”.

Sin embargo, en un país donde la mala salud de las entidades financieras es una pesadilla económica permanente, la llegada del gigante de la electrónica a esta batalla ha causado un gran revuelo. El grupo nipón lleva años desarrollando actividades en el sector de los seguros, pero debido al azar, o más concretamente a la amistad entre el fundador de la compañía, Akio Morita, y Donald Mac Naughton, entonces presidente de la compañía aseguradora norteamericana Prudential.

Por el contrario, el lanzamiento de Sony Bank ha sido absolutamente premeditado. “Queremos desarrollar la venta por Internet de nuestros equipos y de nuestros contenidos (música, juegos y vídeos)”, explica Kunitake Ando. “La idea es permitir a nuestros clientes pagar directamente sus compras a partir de su cuenta bancaria en línea, antes que con su tarjeta de crédito”.

En una posición privilegiada

Gestionar en tres años 400 000 cuentas que totalicen unos 875.000 millones de pesetas es un reto ambicioso, aunque diversificar las actividades no sea algo raro en Japón. Los conglomerados llamados keireitsu (de los que Sony no forma parte) siempre han buscado cruzar participaciones en todos los sectores de la economía, aunque esas actividades permanecen independientes. Si ahora Sony se diversifica, por el contrario, es porque hoy puede obtener sinergias entre sus productos gracias a Internet. De hecho, ésa es la auténtica revolución de la red: con las redes electrónicas, el contenido no sólo está limitado a un único tipo (el texto para los libros o los...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR