SAP Granada 313/2001, 28 de Abril de 2001

PonenteCARLOS JOSE DE VALDIVIA PIZCUETA
ECLIES:APGR:2001:993
Número de Recurso431/2000
ProcedimientoCIVIL
Número de Resolución313/2001
Fecha de Resolución28 de Abril de 2001
EmisorAudiencia Provincial - Granada, Sección 3ª

SENTENCIANUM. 313

ILTMOS. SRES.

PRESIDENTE

D. CARLOS J. DE VALDIVIA PIZCUETA

MAGISTRADOS

D. ANTONIO MASCARÓ LAZCANO

D. FERNANDO TAPIA LÓPEZ

En la Ciudad de Granada, a veintiocho de abril de dos mil uno.

La Sección Tercera de esta Audiencia Provincial constituida con los Iltmos. Sres al margen relacionados ha visto en grado de apelación -Rollo 431/00- los autos de Separación contenciosa número 678/98 del. Juzgado de Primera Instancia número Tres de Granada, seguidos en virtud de demanda interpuesta por Dª. Pilar representada en esta apelación por la Procuradora Dª. Carmen Quero Galán y defendida por la Letrada Dª. Natividad Martínez-Escribano Gómez, contra D. David , representado por la Procuradora Dª. Carmen Adame Carbonell y defendido por el Letrado D. Miguel Angel Alvarez Avila, siendo parte el Ministerio Fiscal.

ANTECEDENTES DE HECHO
PRIMERO

Que, por el mencionado Juzgado se dictó sentencia en fecha 20 de noviembre de 1.989, cuya parte dispositiva es del tenor literal siguiente: "Estimando parcialmente la demanda de Separación interpuesta por Dª. Pilar , frente a D. David DEBO DECRETAR Y DECRETO LA SEPARACION MATRIMONIAL entre ambos cónyuges, con todas sus consecuencias legales.

Como medidas definitivas por las que ha de regularse esta situación, SE ACUERDAN:

Primera

Se atribuye la guarda y custodia de los hijos comunes, Mónica y Carlos José , menores deedad, a la madre, sin perjuicio de la patria potestad compartida entre ambos cónyuges, así como el uso y disfrute en exclusiva de la vivienda que venía constituyendo el domicilio conyugal.

Segunda

El padre podrá comunicarse y tener a sus hijos menores consigo, a falta de otro consenso, los fines de semana alternos, desde las 18 horas del viernes, a las 20 horas del domingo, ampliables cuando coincidan con un "puente" a su inicio o finalización del mismo, repartiéndose por mitad los periodos correspondientes a vacaciones escolares de Navidad, Semana Santa y los meses de julio y agosto, de mutuo acuerdo y de no conseguirse éste, eligiendo la madre aquellos años cuyo número final sea par, y el padre en aquellos en los que el número final sea impar, haciéndose siempre la entrega de los mismos en el domicilio familiar, a no ser que los cónyuges dispongan de común acuerdo otra cosa, entendiéndose que el cónyuge que no tiene conferida la guarda y custodia renuncia a este derecho, puntualmente para cada visita, salvo causa justificada, cuando no recogiese a los menores dentro de las dos horas siguientes a la hora fijada para ello, y de dos días en periodo de vacaciones.

Todo ello sin perjuicio de poderse comunicar telefónicamente con ellos cuantas veces quiera, siempre que no entorpezca su vida doméstica y escolar, y visitarlos con ocasión de enfermedad grave u otras circunstancias excepcionales.

Tercero

El padre deberá contribuir, en concepto de alimentos para sus dos hijos con la cantidad de CIEN MIL pesetas mensuales (50.000 ptas por cada uno), que deberá entregar a la esposa, como administradora, por anticipado, en los 5 primeros días de cada mes, que ingresará en la cuanta que aquella designe, cantidad que se revalorizará anualmente conforme al I.P.C., con posibilidad de retención en origen. Dicha cantidad se elevará a CIENTO CINCUENTA MIL pts. (75.000 por cada uno), cuando transcurran 3 años desde la fecha de esta resolución.

Cuarto

Se establece una pensión compensatoria con carácter temporal a cargo del marido y a favor de la esposa, por un periodo de tres años a partir de esta resolución, en cuantía de CIENTO VEINTICINCO MIL ptas. mensuales, a abonar por anticipado, en los 5 primeros días de cada mes, cantidad que se revalorizará anualmente conforme al I.P.C., con posibilidad de retención en origen, que se extinguirá una vez transcurrido dicho espacio de tiempo. No ha lugar a pronunciamiento sobre litis expensas.

Se decreta la disolución de la sociedad legal de gananciales, para su posterior liquidación en ejecución de sentencia, previa petición de parte, de no llegarse a un acuerdo entre ambos cónyuges al respecto, siendo mientras tanto la administración de los bienes conjunta, correspondiendo a ambos por mitad los gastos relativos a la propiedad de los bienes, y los de uso al que los utilice en exclusiva.

Todo ello sin hacer pronunciamiento algunos sobre las costas causadas".

SEGUNDO

Que, substanciado y seguido el presente recurso por sus trámites en virtud de apelación interpuesta por la parte demandante, en el acto de la vista su Letrado interesó que se dicte sentencia estimando el recurso de apelación, revocando la sentencia apelada, respecto a los alimentos de los menores y la pensión fijada por el desequilibrio familiar y su temporalidad. Por el Letrado de la parte apelada, se solicitó la confirmación de la sentencia apelada, con imposición de costas al recurrente. Por el Ministerio Fiscal se interesó la revocación de la sentencia en lo referido a la pensión alimenticia de los menores, solicitando un porcentaje del 30% de los ingresos del padre.

TERCERO

Observadas las prescripciones legales de trámite, en esta alzada.

Siendo Ponente en las presentes actuaciones, el Magistrado Iltmo. Sr. D. CARLOS J. DE VALDIVIA PIZCUETA.

FUNDAMENTOS DE DERECHO
PRIMERO

Las partes están de acuerdo con la separación, su convivencia se ha hecho intolerable ("vetan communen nimis duram reddat"); la voluntad conyugal que animaba la unión (la "affectio maritales"), falta, se halla ausente, por ello la vida común se ha hecho insufrible, mostrando tirantez, desafección, profunda discordia entre los esposos; quebrantándose, de ese modo, los deberes de respeto, ayuda mutua y socorro (artículos 67 y 68 del Código Civil), que han de presidir la vida conyugal. Y dicha situación es reprochable, como se extrae de lo actuado, a ambos consortes, que con grave menoscabo de los fines del consorcio, como expresa la sentencia del T.S. de 11 de febrero de 1985, han dejado de ser el uno ayuda para el otro. Todo esto, de por sí, constituye base suficiente, que se sustenta en la causa primera del artículo 82 del Código Civil, para el decreto de la separación (con ésta orientación se citan también, lassentencias del T.S. de 10 de febrero y de 19 de mayo de 1983). Tras lo anotado se comprende, que el problema queda reducido, a las medidas, que como consecuencia de las sentencias de nulidad, separación o divorcio han de ser adoptadas (artículo 91 y siguientes del Código Civil). Medidas que, como expresa el artículo 91 del Código Civil, "...en defecto de acuerdo de los cónyuges o en su caso de no aprobación del mismo, tendrá que tomar el Juzgador". Ello habla, de una parte, de la importancia que la Ley da a los acuerdos, a estos fines, adoptados entre los cónyuges, que son los que mejor conocen la realidad que les envuelve en su crisis matrimonial. Y para conformar tal mención, se citan los artículos, 81, 86, 90, 91, 96, 103, del Código civil, en los que se refiere, el...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR