Sentencia condenatoria por responsabilidad criminal. La pedofilia, principal parafilia referida a niños

AutorDr. Josep Solé Puig
Cargo del AutorMédico Psiquiatra y Miembro de Honor del Consejo Superior Europeo de Doctores y Doctores Honoris Causa (CONSEDOC)
Páginas157-329
157
39 Contacto: Dr. Josep Solé Puig.
Mail de contacto: 8956jsp@comb.cat
40 Acerca del autor:
Doctor en Medicina y Cirugía; Médico especialista en Psiquiatría por
el Hospital Clínico de Barcelona.
Praxis privada en Psiquiatría Forense desde hace más de tres décadas.
Ex-Jefe Clínico del Hospital Psiquiátrico Benito Menni de Sant Boi de
Llobregat (Barcelona).
Ex-Jefe Clínico de la Unidad de Patología Dual y del Centro de Aten-
ción a Drogodependencias (CAS) del Hospital Psiquiátrico Benito
Menni (Sant Boi Llobregat, Barcelona).
Organizador de las Jornadas Bianuales de Diagnóstico de Patología
Dual en el anteriormente mencionado Hospital Psiquiátrico.
Autor de libros y numerosas publicaciones y docente.
Fundador de la European Red Cross HIV Network on AIDS and Ad-
dictions, Roma, 1996.
777
SENTENCIA CONDENATORIA POR
RESPONSABILIDAD CRIMINAL
Dr. Josep Solé Puig 39, 40
Médico Psiquiatra y Miembro de Honor del Consejo Superior Europeo
de Doctores y Doctores Honoris Causa (CONSEDOC).
La pedofilia, principal parafilia referida a niños
158
ATLAS PRÁCTICO-CRIMINOLÓGICO DE PSICOMETRÍA FORENSE (Volumen IV):
PARAFILIAS Y AGRESIONES SEXUALES DE MENORES
DR. JOSEP SOLÉ PUIG
7.1. Introducción al capítulo
La pedofilia es la parafilia referida a niños por antonomasia. Del
griego παῖς, niño, y φιλία, amistad, define el interés sexual primario
hacia niños y niñas prepúberes. Si se cumplen criterios se diagnos-
tica trastorno pedófilo –codificado F65.4 en la décima edición de la
Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE-10 de la OMS) y
la quinta del Diagnostic and Statistical Manual (DSM-5) americano–,
que es uno de los trastornos parafílicos con mayor resonancia social.
La razón es que puede abocar al abuso sexual o pederastia, del griego
eraõ, amar con pasión, y paídes, plural de país, la cual es una práctica
delictiva con repercusión psicosexual potencialmente grave en la víctima.
Suele decirse que todos los pederastas son pedófilos, pero no todos los
Cofundador de la International Society for Interpersonal Psychothe-
rapy, San Diego (CA), 1997).
Consultor Senior de Psiquiatría en Clínica Corachán de Barcelona.
Delegado español (1997-2000) de la Red Europea de Salud Mental y
Adicciones AcCompany, Ámsterdam, y organizador en Barcelona de
su 4ª reunión.
Presidente de la 2ª Conferencia Europea sobre Psicoterapia de la Eu-
ropean Psychiatric Association, Barcelona, 1999.
Introductor de la Psicoterapia Interpersonal en España y Fundador
de la Sociedad Española de Psicoterapia Interpersonal.
Profesor Invitado de la Internacional Society for Interpersonal Psy-
chotherapy, New York; y por la Sociedad Portuguesa de Psicoterapia
Interpersonal, Lisboa.
Miembro del International Advisory Board del 18ª Congreso Mun-
dial de Psicoterapia, 2002 (Trondheim, Noruega).
Miembro de Honor del Consejo Europeo Superior de Doctores y
Doctores Honoris Causa (CONSEDOC).
159
7SENTENCIA CONDENATORIA POR RESPONSABILIDAD CRIMINAL
pedófilos tienen porqué ser pederastas. El término pederastia ha sido
relegado en la literatura científica, en la que se prefiere hablar de abu-
so sexual o maltrato infantil.
Fue Krafft-Ebing, en 1886, el primero en nombrar y sistematizar
esta parafilia (entonces llamada perversión) y en lo esencial ambos
manuales clasificatorios recogen los criterios de este psiquiatra vienés.
Hay matices diferenciales, como p. ej. que la CIE-10 habla de
trastorno de la preferencia sexual y que en cambio el DSM-5 habla de
trastorno parafílico. El manual americano, además, es más concreto
que el de la OMS y establece un límite de edad, 16 años, y que el afecta-
do tiene que ser como mínimo cinco años mayor que el niño. En senti-
do estricto puede hablarse de hebefilia cuando nos referimos a púberes
entre 11 y 14 años, aproximadamente, y de efebofilia cuando nos refe-
rimos a adolescentes. De uso menos frecuente son los términos corofi-
lia y partenofilia, referidos a niñas y a chicas adolescentes, respectiva-
mente. Aunque por definición la pedofilia implica la preferencia sexual
por niños que no hayan llegado a la pubertad entendida como madurez
sexual biológica, hebefilia y efebofilia suelen subsumirse en la pedofi-
lia en sentido lato, que es el que se maneja en psiquiatría y psicología
clínica. Asimismo, se puede distinguir entre pedofilia bisexual, hetero-
sexual y homosexual. No hay acuerdo sobre su cuantificación respecti-
va, aunque lo que está claro es que las niñas constituyen la mayoría de
las víctimas, cuyo número podría incluso más que triplicar el de niños
a tenor de lo que se observa en los entornos sanitario y judicial.
La prevalencia de varones pedófilos –las mujeres pedófilas son
prácticamente inexistentes– es difícil de establecer. Se ha llegado a
defender que la cifra alcanzaría un 1%, lo cual parece aventurado so-
bre todo si aplicamos los criterios DSM-5. De hacerlo así lo más pro-
bable es que este segmento se encuentre bastante por debajo del 0,1%
de la población masculina.

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR