La sustanciacion de la segunda instancia en el juicio de menor cuantia

AutorManuel Richard González

El juicio de menor cuantía fue modificado de forma notable por novela de 1984 con la pretensión de convertirlo en el juicio tipo en el proceso civil. Sin embargo, y concretamente con relación a la segunda instancia, la regulación general continúa siendo la establecida para el juicio de mayor cuantía cuyas normas son de aplicación general a las apelaciones que se sustancian oralmente[193].

Respecto a la aplicación concreta de las normas del juicio de mayor cuantía al de menor cuantía el art. 680 de la LEC dispone que el Juicio de menor cuantía se acomodará a las reglas establecidas para el ordinario de mayor cuantía, en cuanto a ello no se oponga la tramitación especial que se ordena en las normas establecidas expresamente para el mismo[194].

También en la regulación del juicio de menor cuantía encontramos referencias concretas a la aplicación de determinados preceptos de la segunda instancia en el juicio de mayor cuantía[195].

Con base a las remisiones legales y , de hecho, por cierta identidad sustancial la regulación del juicio de menor cuantía con relación a la prueba o a la celebración de la vista oral es prácticamente idéntica a la del juicio de mayor cuantía. Donde existen más diferencias es con relación al trámite de instrucción, que en el juicio de menor cuantía está regulado en forma bien distinta, y a nuestro entender claramente insuficiente (art. 709 LEC).

  1. La interposición del recurso y el emplazamiento de las partes

    La sentencias recaídas en juicio de menor cuantía son apelables en dos efectos en el plazo general de cinco días que prevé el art. 382 LEC. Admitido el recurso de apelación se emplazará a las partes por plazo de 10 días a fin de que comparezcan, si les conviniere, ante la Audiencia a usar de su derecho (art.

    704 LEC). Sin embargo, el art. 387 LEC emplaza a las partes a comparecer ante el Tribunal superior en el plazo de 15 días, planteándose el problema en torno a la interpretación que quepa realizar del redactado de los artículos 704 y 387 de la LEC[196].

    Especialmente con relación al juicio de menor cuantía, pudiera suceder que se emplazara no en diez días, sino en los quince que establece el art. 387 LEC[197].

    En este supuesto, personado el apelante en el plazo de quince días otorgado en la resolución judicial no cabe entender desierto el recurso en aplicación del art. 711 LEC, ya que en todo caso habría que entender que el plazo prescrito en el art. 704 LEC no sería de aplicación ante el superior de 15 días otorgado al apelante en la resolución notificandole el emplazamiento[198].

    Emplazadas las partes a comparecer ante la Audiencia y no comparecido el apelante el recurso quedará desierto ordenando la Sala de oficio la remisión de los autos al Juez de primera instancia para que lleve a cabo la sentencia y se exijan al apelante las costas causadas (711 LEC)[199].

    No comparecido el apelado, la segunda instancia continuará en su rebeldía. No obstante, al igual que en el juicio de mayor cuantía puede el apelado comparecer en cualquier momento de la alzada (712 LEC)[200].

    Recibidos los autos en la Audiencia y comparecido el apelante se notificará al apelado declarándolo así y prosiguiéndose la sustanciación de la segunda instancia en la forma prevenida en la Ley.

  2. La interposición de la adhesión a la apelación y la petición de subsanación de vicios procesales

    En los seis días siguientes al de la notificación al apelado de la resolución del Tribunal «ad quem» declarando personado al apelante, podrá aquél adherirse a la apelación sobre los puntos en que crea perjudicial la sentencia sin razonar esta pretensión y acompañando copia del escrito para entregarla al apelante (art. 705 LEC) [201].

    Téngase en cuenta que el plazo se computará, no desde que finaliza el del emplazamiento del apelante, sino desde que recibidos los autos en la Audiencia se dicta providencia teniendo por personado al recurrente en tiempo y forma.[202].

    Con relación a la solicitud de subsanación de los defectos procesales acaecidos durante la primera instancia del proceso se plantean dos problemas. El primero, se refiere a cuál sea el momento procesal oportuno para solicitar su subsanación [203].

    El segundo, asociado al anterior, relativo a la posibidad de sustanciación del incidente previsto en el art. 859 LEC para el conocimiento de aquellas cuestiones en el juicio de mayor cuantía y en el de incidentes.

    En cuanto a la primera cuestión, el art. 703 LEC dispone que si durante la sustanciación del juicio de menor cuantía se interpusiera algún recurso de apelación el Juez lo tendrá por anunciado, debiendo el apelante reproducir su interposición al apelar la sentencia definitiva[204].

    Siendo el apelante principal el perjudicado por el vicio no subsanado, no existe ninguna duda que en el escrito de interposición del recurso deberá reproducir su pretensión para que se subsane la falta. Sin embargo, cuando el vicio no subsanado en primera instancia afectase al apelado, se plantea la cuestión de discernir cuál es el momento procesal oportuno en el que aquél debe solicitar la subsanación en la alzada de aquéllos vicios o defectos procesales.

    La regulación de la segunda instancia para el juicio de menor cuantía no contiene precepto que indique en que momento y con que plazo cuenta el apelado para reproducir la pretensión de subsanación de la infracción cometida en la primera instancia del proceso. Tampoco existe remisión alguna al artículo 859 LEC que en sede de mayor cuantía regula el procedimiento para subsanar la infracción de las formas esenciales del juicio, que pueden dan lugar al recurso de casación en los términos establecidos en el art. 1692 LEC[205].

    Una solución al problema pasaría por aplicar la remisión general que el art.680 LEC hace a las normas del juicio de mayor cuantía[206].

    En consecuencia, se aplicaría en estos supuestos el art. 859 LEC. Sin embargo, el procedimiento que contiene el art. 859 LEC se remite al escrito de instrucción previsto en el art. 857 LEC, que no existe como tal en la regulación del juicio de menor cuantía. Por consiguiente, el único momento oportuno para solicitar la subsanación de los defectos procesales es el plazo de seis días (art. 705 LEC) durante los cuales puede el apelado adherirse a la apelación y cualquiera de las partes puede pedir el...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR