La responsabilidad profesional en otras profesiones sanitarias: Enfermería, Fisioterapia, Odontología, Farmacia y otras profesiones sanitarias.

AutorDra. Dolores Serrat More
Cargo del AutorProfesora Titular de Medicina Legal de la Universidad de Zaragoza y Diputada de las Cortes de Aragón
Páginas95-146

Page 95

"hay algunos pacientes a los que no podemos ayudar, pero no hay ninguno al que no podemos dañar".

Profesor de Stanford, Arthur Bloomfield

Introducción

La actividad sanitaria en el Siglo XXI se basa en un trabajo interdisciplinar bien organizado que precisa de relaciones interprofesionales para el que el trato del paciente sea óptimo.

La actividad sanitaria no es por tanto una actividad exclusiva de los médicos, sino fundamentalmente una actividad multidisciplinar donde confluyen diversos agentes (administración, instituciones, gestores, políticos, etc.) y profesionales con competencias y funciones específicas reguladas por las Leyes, al considerarse la Sanidad el servicio público básico que garantiza el derecho a la protección de la salud, reconocido en el artículo 43 de la Constitución Española.

La actividad sanitaria requiere profesionales comprometidos y con un elevado sentido de la responsabilidad en el desempeño de sus funciones, requiere excelencia profesional, que exige no solo conocimientos científicos y habilidades técnicas, sino una praxis virtuosa, acorde a las reglas éticas de la profesión definidas en los respectivos Códigos Deontológicos, que se enmarca en 4 principios 1: 1) atención prioritaria al interés del paciente, 2) colaboración de los profesionales sanitarios, 3) preocupación por la buena imagen de la profesión y 4) apertura al conocimiento humanista que favorezca la efectiva convivencia de la medicina basada en la evidencia (altamente tecnificada) y la medicina afectiva, basada en la ética profesional y el fomento de las virtudes personales: benevolencia, respeto, cuidado, sinceridad, amabilidad, justicia, compasión, integridad, olvido de uno mismo y prudencia, siendo quizá esta última una síntesis de todas, ya que equivale a saber "tomar decisiones razonables en situaciones de incertidumbre", a saber "aplicar la norma adecuada en el cada caso concreto".

La actividad sanitaria se desarrolla en la actualidad en un escenario que es el resultado de los cambios sufridos por la Medicina y la sociedad

Page 96

española sobre todo en el último cuarto del Siglo XX, y que en palabras del magistrado Fernández Entralgo2, no es otro que el de "una Medicina en cambio en una sociedad en cambio".

Cambios favorecidos por múltiples factores:

1) Los avances técnicos y científicos de la Medicina, que han aportado efectividad para afrontar problemas de salud en situaciones impensables hace pocos años, pero también han supuesto un incremento de los riesgos de provocar daños a los pacientes.

2) Cambios en las profesiones sanitarias, por una parte con la evolución hacia una medicina cada vez más especializada y el desarrollo de un largo catálogo de especialidades médicas. De otra con la evolución y desarrollo de otras profesiones sanitarias, que constituyen en la actualidad un amplio conjunto de Profesiones tituladas y reguladas.

3) Cambios en el ejercicio profesional, que ha pasado del predominio del ejercicio libre al ejercicio institucionalizado con profesionales asalariados; de la actividad profesional aislada al trabajo en equipo.

4) Cambios en la consideración social de los profesionales sanitarios, en especial de los médicos, que han visto como pasaban de sabios a técnicos, de invulnerables a denunciables, de forma que reclamar a un médico por una presunta mala praxis ha dejado de ser un acontencimiento inusitado3.

5) Cambios en los pacientes debido por una parte a que los avances de la medicina les han generado muchas esperanzas y expectativas en los resultados, y de otra a su mayor información y mejor conocimiento de los derechos, que se ha traducido en una alta exigencia de calidad y accesibilidad. De hecho los pacientes tienen una creciente pretensión de "atención sin límite" en una medicina que creen omnipotente.

6) Cambios en la relación profesional-paciente que ha evolucionado desde el modelo tradicional, basado en el modelo hipocrático, beneficiente y paternalista que podría resumirse en "todo para el paciente sin el paciente", hacia un modelo autonomista basado en el

Page 97

reconocimiento de los derechos del paciente, donde éste reclama un papel activo en la relación y participa en la toma de decisiones. Una relación que se fundamenta en necesidades y expectativas reciprocas, pero que se establece en un contexto a veces poco propicio para conseguir la plena satisfacción y más propicio para la incertidumbre y la desconfianza4.

7) Cambios en la sociedad, una sociedad desarrollada en la que las personas creen cada vez menos en el fatalismo y se resignan menos ante el infortunio, siendo por tanto más exigentes con los prestadores de servicios en general y sanitarios en particular, a los que se les reclama diligencia, seguridad y eficiencia.

Cambios, que en definitiva, han contribuido a configurar una Medicina más centrada en las enfermedades que en los enfermos, una medicina más despersonalizada y deshumanizada, más preocupada por la excelencia técnica que por la ética profesional, y que ha llevado a que desde hace unos años sean muchos los expertos que expresan la necesidad de buscar un nuevo modelo profesional que suponga no sólo hacer las cosas técnicamente bien sino, como dice Durcker, suponga "hacer bien las cosas para poder hacer el bien" (do well, do good).

El contexto actual de la asistencia sanitaria es el de una medicina masificada y burocratizada, altamente tecnificada y especializada, con pacientes y familiares informados y conocedores de sus derechos que exigen diligencia, eficiencia y seguridad. Una Medicina que debe administrar bienes escasos con participación de un importante número de profesionales, el equipo sanitario, que tienen el deber de trabajar juntos para prestar la mejor atención al paciente, que tienen el deber de colaborar, basándose en la confianza, el respeto mutuo y comprensión de la experiencia, porque desarrollan competencias complementarias. Una Medicina en la que se da la paradoja de que cuanto más mejora en eficacia y posibilidades asistenciales, más frecuentes son las reclamaciones,

Page 98

quizá porque la sociedad se niega a reconocer que la Medicina tiene sus limitaciones, y su propio componente aleatorio, En definitiva una Medicina con mayores riesgos y menos conformismo que como dice Cajadas Frias hace que todos los que trabajamos cotidianamente en la práctica médica sepamos que, por desgracia, es un trabajo de riesgo y que, aun realizándolo inmaculadamente, con nuestra mejor voluntad, disposición y con el mayor cariño, en ocasiones infortunadas, los resultados pueden ser totalmente inesperados y desastrosos.

Un contexto que hace necesario asumir, tanto a los profesionales como a los pacientes y a la sociedad, que las profesiones sanitarias5son profesiones de riesgo y con riesgo.

De riesgo, porque la actividad sanitaria se desarrolla en el terreno de la incertidumbre6. Porque cualquier actividad asistencial conlleva la toma de decisiones que pueden causar daños al paciente, y ello a pesar de que el 25% de las decisiones asistenciales se tomen respaldadas en pruebas7. De distintos trabajos científicos8y entre ellos el informe sobre asistencia sanitaria de 20159, se puede extraer como conclusión que en los hospitales de países desarrollados (Australia, Canadá, Dinamarca, Nueva Zelanda, Reino Unido, Estados Unidos y España) se producen un elevado número de errores, que afectan en torno al 8,4% de los pacientes hospitalizados, y de estos casi la mitad podrían haberse evitado adoptando las estrategias de prevención adecuadas.

Con riesgo, porque los daños derivados de la actividad asistencial pueden tener consecuencias jurídicas para los profesionales: denuncias o demandas por responsabilidad profesional.

Page 99

No existen datos oficiales sobre el número total de denuncias o demandas en nuestro país por posibles casos de malpraxis profesional, salvo los que pueden extraerse de las memorias judiciales, no obstante puede servir como orientación los datos aportados por la Asociación "el defensor del paciente" (ADEPA) que cifró en no menos de 70.000 las denuncias sanitarias en el año 2003, de las cuales alrededor de 2400 tenían su causa en la muerte del paciente debido a alguna negligencia médica o irregularidad sanitaria. En 2009 ADEPA no da cifras globales de denuncias pero si refiere haber recibido 12.837 reclamaciones10. Según las memorias anuales de ADEPA el número de casos registrados por posibles negligencias profesionales no ha dejados de crecer en los últimos años: 13.782 casos en 2012, 14.307 casos en 2013, y 14.749 casos en 2014, y 14.430 casos en 2015, siendo el motivo de la mayoría de las reclamaciones, 7 de cada 10, la falta de información.

El incremento de las reclamaciones y demandas de responsabilidad profesional a partir de los años 70 del pasado siglo afectó de forma fundamental a los médicos, si bien a medida que se han ido desarrollando nuevas profesiones sanitarias y éstas han ampliado sus competencias propias, las posibilidades de reclamar se han extendido a otros profesionales, de forma que la presión judicial afecta ya al conjunto del sistema sanitario, y es expresión del modelo de sociedad actual basada en la reivindicación de derechos y en la idea de que todos los perjuicios son resarcibles, es decir en la idea de que "todo derecho tiene un garante y todo daño una indemnización".

Responsabilidad sanitaria

La responsabilidad sanitaria es la respuesta del Derecho al daño que sufren los pacientes con ocasión o como consecuencia de la asistencia sanitaria con el objetivo de la reparación integral11.

La respuesta del Derecho a los daños sufridos por los pacientes no es algo nuevo, atribuible a la época actual, sino que se remonta a la más remota Antigüedad siendo bien conocidos los antecedentes históricos de exigencia de...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR