La responsabilidad civil de los titulares de los motores de búsqueda: el derecho al olvido

AutorAlejandro Platero Alcón
Páginas87-152
CAPÍTULO II
LA RESPONSABILIDAD CIVIL DE LOS TITULARES LOS MOTO-
RES DE BÚSQUEDA: EL DERECHO AL OLVIDO
1. APROXIMACIÓN GENERAL AL RÉGIMEN VIGENTE SOBRE LA RESPONSA-
BILIDAD CIVIL EXTRACONTRAC TUAL
1.1. El sistema de responsabilidad civil subjetivo
La responsabilidad civil extracontractual se consagra con carácter general en
el artículo 1902 del Código civil a cuyo tenor: “El que por acción u omisión
causa daño a otro, interviniendo culpa o negligencia, está obligado a reparar el
daño causado”. Al respecto, la importante sentencia del Tribunal Supremo de
24 de julio de 1969 establece que se genera responsabilidad civil extracontrac-
tual cuando: “con total independencia de obligaciones de cualquier otro tipo
que existan entre las partes, el daño se produce por violación de deberes genera-
les de conducta dimanante o, de la regla general alterum non laedere.
Este precepto sustenta un sistema de responsabilidad subjetiva basado en la
culpa del deudor, quien mediante una acción u omisión, infringe el deber gené-
rico de no causar daño a otro, ocasionando un daño a un sujeto que no tenía
obligación de soportarlo224.
Entre los modos de atribución de responsabilidad subjetivos, el afronta la re-
solución de la siguiente cuestión, ¿cuál es el motivo por el que debe responder
quien infrinja la regla conocida como alterum non laedere? Ello podría solucio-
narse considerando que el autor del daño deberá responder siempre que haya
actuado de forma incorrecta, es decir, en supuestos donde la acción u omisión
generadora del daño, es atribuible a su culpa. Otra posible respuesta, podría
orbitar frente al concepto del riesgo y no el de la culpa, es decir, la persona que
ha realizado la acción u omisión que ha producido el daño, deberá responder
aunque hubiera actuado con total diligencia, es decir, sin culpa.
Como se puede deducir de la lectura del precepto objeto de análisis, el Códi-
go civil ha optado en su artículo 1902 por diseñar un sistema de responsabilidad
extracontractual subjetivo, basado en la culpa del agente, así solo basta recordar
su articulado: “quien por acción u omisión causa un daño a otro interviniendo
culpa o negligencia”, obviando hacer referencia al daño producido fuera de los
casos de culpa o negligencia225.
224 PLAZA PENADÉS, J., “Artículo 1902. Res ponsabilidad extracontractual”, en Código civil
comentado, cit., pp. 1454 a 1464.
225 DÍEZ PICAZO, L., “La culpa en la responsabilida d civil extracontractual”, en Anuario de
Derecho Civil, volumen 54, número 3, 2001, p. 1015 y siguientes.
Derecho al olvido. Responsabilidad civil…
______________________________________________________________________________________________________________________
8
8
Resulta evidente, que la única fijación de un criterio subjetivo de atribución
de responsabilidad extracontractual, expulsaría fuera del sistema de indemniza-
torio a una gran cantidad de daños producidos sin la intervención de culpa o
negligencia, pero el sistema establecido en el año 1889 por la norma civil quizás
ayudó al desarrollo del proceso industrial de la época, donde gran cantidades de
accidentes producidos por máquinas no resultaban indemnizables, situación
que de lo contrario, hubiera creado importantes trabas al crecimiento económi-
co surgido a raíz de la revolución industrial226.
Ahora bien, el criterio subjetivo de responsabilidad, no es el que impera en
todo el sistema de responsabilidad civil extracontractual, sino que tanto en el
propio Código civil como en leyes especiales, se encontraran supuestos de res-
ponsabilidad objetiva, donde lo determinante para resarcir un daño causado, es
el riesgo creado con la actividad y no el grado de culpa en el desarrollo de la
misma227. Además, parte de la doctrina resalta la inversión de la carga prueba
que suele contener la regulación de la responsabilidad civil extracontractual
producida por hechos ajenos, como una especie de tercer escalón o sistema de
atribución distinto de responsabilidad228. Posteriormente en el presente trabajo,
se analizará dicha responsabilidad derivada del hecho ajeno.
Es interesante el concepto sobre responsabilidad civil extracontractual apor-
tado por Pantaleón, cuando expresa que su criterio y fijación, depende de más
factores que la producida como consecuencia del incumplimiento de un contra-
to, y lo que explica del siguiente modo, la responsabilidad civil es: “el reino de
la buena o la mala suerte que por ejemplo alguien que conducía un automóvil
excediendo el límite reglamentario de velocidad, atropella a un peatón y éste
pierde una pierna, puede tener buena suerte si el peatón era jugador profesional
de ajedrez, y mala suerte, si el peatón fuera bailarín profesional”229.
El artículo 1902 CC perfila un sistema de responsabilidad civil extracontrac-
tual subjetiva o por culpa, aunque parte de la doctrina es propensa a la utiliza-
ción del término obligación extracontractual, ya que una vez producido el he-
cho activo u omisivo generador del daño resarcible, se genera una obligación de
reparación del mismo230.
226 DE ÁNGEL YÄGUEZ, R., “Comentario al artículo 1902 CC”, op.cit., p. 302.
227 OSSORIO SERRANO, J.M., “Responsabilidad civil objetiva, sin culpa o por riesgo”, en la
obra colectiva coordinada por Sánchez Calero, F.J., Curso de Derecho Civil, v. 2, 2006, pp. 767-781.
228 Al respecto destaca la brillante obra de DIÉZ PICAZO, L.,Culpa y riesgo en la
responsabilidad civil extracontractual”, en Anuario de la Facultad de Derecho de la Universidad
Autónoma de Madrid, número 4, 2000, p. 164: “He dicho hace un momento que no había dos, sino
tres, reglas: responsabilidad por culpa, responsabilidad con inversión de la prueba de la culpa y
estricta responsabilidad por riesgo o por causación en un área o marco de riesgo determinado”.
229 PANTALEÓN PRIETO, F., “Cómo repensar la responsabilidad civil extracontractual”, en
Anuario de la Facultad de Derecho de la Universidad Autónoma, número 4, 2001, p. 167.
230 O´CALLAGHAN MUÑOZ, X., Compendio de Derecho civil, Tomo II Derecho de Obligaciones, 6ª
edición, editorial Dijusa, Madrid, 2009, p. 697.
Alejandro Platero Alcón
______________________________________________________________________________________________________________________
89
Es la obligación que se crea de indemnizar tras la acción u omisión origina-
dora del perjuicio, uno de los elementos diferenciadores más importantes en
relación con la responsabilidad civil contractual, de suerte tal que “el deber de
indemnizar por infracción de contrato se desenvuelve dentro del ámbito de la
preexistente relación; en cambio, cuando la indemnización deriva de acto ilíci-
to, la relación obligatoria surge por primera vez al producirse el daño. En am-
bos casos, el deber de resarcimiento se incluye en el marco de una relación
obligatoria; pero en un caso se trata de una obligación delictual y en otro de
una relación contractual. Su configuración exterior se atiene al esquema de una
relación obligatoria: un acreedor, un deudor, una exigencia de prestación”231.
Nacida la obligación de reparar, se suele apuntar que la misma adquiere una
serie de caracteres, en primer lugar, como una deuda de valor, ya que para evitar
las controversias derivadas de los cambios en el valor de la moneda, su concreta
cuantía se no se fija en el momento de producción del daño, sino cuando se
produzca su reparación mediante condena; también es considerada como una
deuda no personalísima, pudiendo transmitirse el crédito por cualquier acto inter
vivos como mortis causa y, en último lugar se suele considerar una deuda solidaria
por parte de la jurisprudencia en el caso de que en la producción del daño con-
curra más de un agente, hecho éste último, objeto de exposición posterior232.
1.2. Los elementos generadores de la responsabilidad civil extracontractual
Para que nazca la responsabilidad civil extracontractual del artículo 1902
CC se precisa la concurrencia de una serie de elementos: como la necesaria
existencia de una acción u omisión que genere un daño, acción u omisión ilíci-
ta, imputable a un sujeto, y cómo no, debe existir una relación de causalidad
entre la acción u omisión y el daño resarcible233.
El primero de los elementos objeto de análisis es el de la acción u omisión.
Como resulta evidente, no pueden significar lo mismo ambos términos, pero
sus consecuencias obtienen el mismo tratamiento. Con la figura de la “ac-
ción”, analizada con carácter lógico en primer lugar del resto de elementos
de la responsabilidad civil234, se hace normalmente referencia al obrar volun-
tario por parte del ser humano, que puede ser objeto de imputación, ya que
era controlable por su propia voluntad. Se suele distinguir la acepción jurí-
dica del término, de la filosófica, ya que, para esta disciplina la acción hu-
mana siempre estará dirigida a la obtención de un fin, tanto lícito como
ilícito, pero en el ámbito de la responsabilidad civil extracontractual dicha
231 SANTOS BRIZ, J., “Comentario artículo 1902 CC”, en la obra colectiva Comentarios al Código
civil y Compilaciones Forales, T. XXIV, Artículos 1887 a 1929 del Código civil, coordinada por
Albaladejo García, M., et al, editorial Edersa, Madrid, 2007, p. 26.
232SÁNCHEZ CALERO, F.J., et.al., Curso de Derecho Civil II. Derecho de Obligaciones, Contratos y
Responsabilidad por hechos ilícitos, editorial Tirant lo Blanch, Valencia, 2008, p. 596 y siguientes.
233 Las sentencias del Tribunal Supremo del 10 y 25 octubre 1968, entre otras, consideran
necesarios estos cinco elementos; pero más frecuente es reducirlos a tres.
234 ROGEL VIDE, C., La responsabilidad civil extracontractual en el Derecho español, editorial
Cívitas, Madrid, 1977, p. 76.

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR