Resolución de 27 de diciembre de 1982 (BOE del día 22 de enero de 1983).

AutorAbelardo Gil Marqués
Páginas181-196
Comentario -

Son dos las cuestiones *fundamentales planteadas en esta resolución, siendo la primera, y como cuestión previa, la admisibilidad en nuestro Derecho de heredar los nascituri, y la segunda, la que trata de las facultades de los contadores-partidores en cuanto a la interpretación del testamento.

La primera cuestión, siguiendo la Dirección General el criterio de otras resoluciones y de la jurisprudencia del Tribunal Supremo, lo resuelve en sentido afirmativo, continuando una línea progresista en la interpretación de nuestro Código Civil.

La doctrina mantenida en la resolución ha seguido un largo y trabajoso camino, que prácticamente se inicia con el conocido trabajo de Roca Sastre: "Eficacia de los llamamientos sucesorios a favor de los nascituri" 1. Esta aportación de Roca es importante, ya que tal vez, por primera vez en nuestra doctrina, se aclaran algunos conceptos que venían confundidos en los tratadistas clásicos, tal como el de separar tajantemente el problema de la capacidad para suceder con el de la existencia del heredero al tiempo del fallecimiento del causante, considerando que esto último constituye un presupuesto legal, a modo de una conditio iuris, para la efectividad del llamamiento sucesorio. La tesis mantenida por Roca sigue el criterio romanista tradicional, afirmando la regla general de la necesidad Page 193 indispensable de la existencia de la persona llamada al tiempo de la muerte del causante (o, al menos, que se halle concebida*, admitiendo diversas excepciones que permiten la validez de los llamamientos a favor de los no concebidos a la muerte del testador.

Son también importantes las aportaciones de González Palomino -"Diagnóstico y tratamiento del pseudousufructo testamentario" 2- y, sobre todo, la teoría mantenida por Díaz Pastor en su conocida conferencia "Las disposiciones testamentarias en favor de los no concebidos" 3, en la que se mantiene claramente la solución afirmativa admitiendo su posibilidad.

Podemos decir que hoy está consolidada la doctrina en esta última dirección, y casi todos los autores modernos la admiten en base a que no existe prohibición legal en nuestro Derecho 4 para que no puedan ser llamados los nascituri y que una interpretación sistemática del Código lleva a su admisibilidad, bien a través de la sustitución fideicomisaria (cuestión siempre admitida sin discusión*, bien a través del legado, o, en general, en aquellos supuestos que, según Lacruz Berdeio, "las relaciones jurídicas del causante no dejen de tener en momento alguno un titular, aspiración que tiene un sentido práctico, pues evita la vacancia de los bienes durante un período prolongado. Ahora bien: como lo que quiere la ley es que no queden los bienes sin titular actual, en cuanto se satisface esta exigencia, aun la doctrina más conservadora considera posible la institución de los no concebidos" 5.

...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR