Resolución de 21 de octubre de 2000 (B.O.E. de 13 de diciembre de 2000)

AutorJosé-María Navarro Viñuales
Páginas412-418

COMENTARIO

  1. Comencemos haciendo una referencia a los hechos.

    Se trata de la escritura de obra nueva terminada en la que se unía un certificado municipal expresivo de que sobre la finca descrita existe desde hace más de diez años una edificación. Tal edificación, se añade, está sujeta a un expediente de infracción urbanística resultante en una multa de 500.000 ptas. que ha sido debidamente abonada (al parecer está en trámite un expediente de legalización urbanístico -ver Fdto. D. 2.°-). La infracción es un cambio de uso no autorizado: de almacén agrícola a vivienda.

  2. La DG es, mi opinión, especialmente débil o irrelevante en la fundamentación del fallo, asunto que despacha en unas líneas. Son dos los puntos a tratar:

    1. El punto de partida es el cambio de uso de la edificación (que pasa de almacén agrícola a vivienda). Como consecuencia de ello existe un expediente sancionador resuelto en multa.

      La DG entiende que la existencia de tal expediente es un obstáculo que obsta la inscripción de la declaración de obra nueva, ya que, en caso contrario, se protegería una edificación incompatible con el planeamiento. Además, cita la Ley de 1990 en un sentido que parece sugerir que, al existir tal obstáculo o infracción, la edificación no se incorpora al patrimonio de su titular.

      Sin embargo, no puedo compartir tal criterio. Frente a ello cabe hacer tres afirmaciones:

      - Lo relevante no es que la edificación sea o no compatible con el planeamiento, sino si es posible tomar contra la misma medidas de disciplina urbanística. En caso contrario, la privación del otorgamiento de escritura se convierte en una sanción encubierta (algo de este estilo: «es usted muy malo por cambiar el destino del edificio; como no le puedo sancionar por la dejadez que he tenido al dejar prescribir la infracción, ahora le hago la puñeta y no le permito otorgar e inscribir la escritura de obra nueva, para que aprenda»).

      Ahora en serio: si la infracción ha prescrito, no tiene sentido impedir que el propietario documente su titularidad en una escritura pública que posteriormente sea objeto de inscripción registral.

      - El concepto urbanístico de «incorporación de lo edificado al patrimonio del dueño» es un concepto meramente económico. Esto es, la edificación pertenece al propietario del suelo por el principio civil de accesión, sin perjuicio de que, desde un punto de vista urbanístico, su valor no sea computable...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR