Resolución de 16 de mayo de 1996

Órgano recurridoRegistro de la Propiedad
Fecha de Resolución16 de Mayo de 1996
Publicado enBOE, 12 de Junio de 1996

HECHOS

I

El día 27 de noviembre de 1991. mediante escritura pública otorgada ante don Antonio Martín García. Notario de Málaga, doña María Gracia Pérez Cansino segrega de una finca de su propiedad (tierra de riego con frutales en el pasaje de las Chorreras, al partido de Huertas Altas, del término municipal de Alhaurín el Grande), de extensión superficial de cuarenta y cuatro áreas, cincuenta y dos ccntiáreas, catorce decímetros y cuarenta y un decímetros cuadrados, la parcela cíe terreno descrita como 'solar con fachada principal a la Avenida de Gerald Brcnan. haciendo esquina con calle Céspedes, procedente de la tierra de riego en el paraje de las Chorreras, al partido de Huertas Altas, en la Urbanización denominada de los Naranjos, que ocupa una extensión superficial de seiscientos cuarenta y un metros ochenta y dos decímetros cuadrados y permuta esta parcela segregada con la entidad 'Promotora Atabal, S. A.', por medio del representante de ésta por cinco fincas que estarán integradas en el edificio que sobre la finca permutada construirá dicha entidad, y que en la escritura se describen, estipulándose en la citada escritura: 'Cuarta. Sobra la finca adquirida por permuta la entidad 'Promotora Atabal. S. A.', ajustándose al proyecto realizado por el Arquitecto don José Guerrero Solano, se propone construir el edificio en el que estarán integradas las cinco fincas antes descritas. Quinta. La entidad 'Promotora Atabal, S. A.', por medio de su representante, se obliga a entregar a doña María Gracia Pérez Cansino, las cinco fincas que adquiere en esta escritura de permuta en el plazo de dieciocho meses a contar desde el día de hoy. La indicada entrega se verificará mediante el otorgamiento de la correspondiente acta notarial de entrega y cumplimiento de obligación... Sexta. El permutante, 'Promotora Atabal, S. A.', por medio de su representante, se obliga a realizar la escritura de declaración de obra nueva y división horizontal del edificio en que se encuentran integradas las fincas que en esta escritura adquiere doña María Gracia Pérez Cansino, a fin de que las mismas queden debidamente inscritas en el Registro de la Propiedad. Séptima. Las fincas se permutan libres de cargas y de arrendatarios, y al corriente en el pago de impuestos, contribuciones y arbitrios...'

El mismo día y ante el mismo Notario, la entidad 'Promotora Atabal, S. A.', otorga escritura de declaración de obra nueva en construcción y división en régimen de propiedad horizontal del edificio construido sobre la parcela adquirida, el cual aparece integrado, entre otros elementos privativos, por cinco fincas cuyas descripciones coinciden íntegramente con las que dicha entidad permutó con la recurrente.

Las dos escrituras anteriormente citadas se presentan en el Registro de la Propiedad de Coin, el día 29 de noviembre de 1991. practicándose la inscripción de dominio de la parcela segregada a favor de la 'Promotora Atabal, S. A.', el día 2 de diciembre de 1991, y con la misma fecha se practica una segunda inscripción de obra nueva en construcción y división horizontal del edificio construido, así como la primera inscripción separada de cada uno de los pisos y locales resultantes, todas ellas a favor de la entidad promotora referida.

II

Presentada nuevamente la escritura de segregación y permuta en el Registro de la Propiedad de Coin, con el objeto de que se inscriba a favor de la recurrente las cinco fincas adquiridas por permuta, fue calificada con la siguiente nota: 'No se practica operación alguna en cuanto al precedente documento en lo que toca a la adquisición por parte de la mercantil 'Promotora Atabal. S. A.', porque mediante primera copia de este propio documento, ya fue inscrita al folio 177 del libro 287 de Alhaurín el Grande, finca número 22.247, inscripción 1.a, con fecha 2 de diciembre de 1991: y en cuanto a la adquisición por parte de doña María de Gracia Pérez Cansino, por ser necesaria el acta notarial de entrega que prescribe la cláusula quinta de dicho documento.-Coin a 12 de abril de 1993.-La Registradora. Nieves Ozamiz Fortis'.

III

El Procurador de los Tribunales, don Rafael García Valdccasas García Valdecasas, en nombre de doña María Gracia Pérez Cansino, interpuso recurso gubernativo contra la anterior calificación, y alegó: I. Que es evidente que nos encontramos ante un contrato relativo al dominio sobre bienes inmuebles (art. 1 de la Ley Hipotecaria). II. Que según la doctrina la permuta es un contrato principal consensual, bilateral, oneroso, conmutativo y traslativo de dominio (art. 2.1.° de la Ley Hipotecaria). Que resulta evidente que se trata de un título traslativo del dominio. III. Que hay que analizar si el contrato contenido en la escritura pública objeto de la calificación existe como tal contrato, por lo que analizando la escritura a la luz de los arts. 1.254 y 1.261 del Código Civil, hay que señalar que el consentimiento consta en la escritura de segregación y permuta y que el objeto del contrato que interesa son las fincas permutadas, las cuales existen en la realidad registra!, según los certificados del Registro de la Propiedad que se acompañan al recurso. IV. Que el referido contrato es un contrato de permuta (art. 1.538 del Código Civil), traslativo de la propiedad que se rige en todo lo que no se halle específicamente determinado en este título, por las disposiciones concernientes a la venta (arts. 1.541 y 1.450 del Código Civil). Que a sensu contrarío de lo dispuesto en el artículo 5 de la Ley Hipotecaria, si los títulos referentes al mero o simple hecho de poseer no serán inscribibles, las obligaciones referentes al mero o simple hecho de poseer que aparezcan en los títulos no serán obstáculo para su inscripción.

IV

La Registradora de la Propiedad, en defensa de su nota, informó: L° Que el objeto del recurso parece estar en la necesidad o no del otorgamiento del acta notarial exigido por las partes en la cláusula quinta de la escritura calificada, en cuya acta se haría constar la entrega de las fincas por parte de la promotora. Que de los artículos 1.255, 1.256, 1.258 y 1.261 del Código Civil, se infiere que la voluntad de las partes, pactada en escritura pública es esencial en materia de obligaciones y contratos, y en el asunto que se trata, esa voluntad de las partes es el otorgamiento de un acta notarial para hacer constar la entrega de los pisos. Que la recurrente alega que se trata de un contrato de permuta y que no es necesario ningún comportamiento posterior de las partes para que el contrato se entendiera perfeccionado. Que es demasiado simplista encasillar el referido contrato como de permuta. En este sentido hay que citar las Sentencias del Tribunal Supremo de 22 de mayo de 1984. 2 de enero de Í976. 4 de mayo de 1978. en que los contratos del tipo al que aquí se estudia los considera como contratos innominados y atípicos, que entran dentro del concepto genérico de cesión onerosa, recibiéndose una contraprcstación, y que tiene elementos aislados de diversos contratos tipificados, por nuestra legislación. Que la doctrina mayoritaria los ha considerado como permuta, pero tampoco faltan quienes consideran que se trata de una comunidad o un crédito refaccionario, una sociedad, un contrato de cuentas en participación o un negocio parciario. 2.° Que aun admitiendo que se trata de una permuta, es un contrato sobre una cosa futura, que está admitido en el artículo 1.271 del Código Civil. Que es un contrato consensual, cuyo objeto consiste en una cosa futura, por lo que los únicos defectos que tendrá limitados serán los intrínsecos de la misma, que se producirá en el momento mismo pactado por las partes. Está claro que si la inscripción se hubiera realizado sin haber pedido el acta notarial, se habría actuado con ligereza y sin justificación jurídica, atribuyendo al contrato, por sí solo, una eficacia no querida por las partes. 3.' Que problema distinto, pero conectado con el anterior, es el modo de asegurar el cumplimiento de las obligaciones contraídas en la escritura, cuestión que está íntimamente unida a si la relación jurídica que tratamos tiene carácter real u obliga-cional, todo ello desde el punto de vista registral. Es pues aconsejable el establecimiento de una condición resolutoria expresa, que tendrá acceso al Registro por vía del artículo 11 de la Ley Hipotecaria. Que en el caso que se estudia, no se estableció ninguna garantía para salvaguardar los derechos de la propietaria del solar y 4. Que, supuesto lo anterior, se concluye afirmando que la calificación recurrida respetó escrupulosamente la voluntad de las partes, que quisieron dar al contrato los efectos estipulados y no más. Que el contrato fue calificado de permuta, pero ya se ha visto que se trata realmente de un contrato atípico, de cesión de un solar con la contraprestación de una cosa futura que se obliga a entregar el cesionario, y sin que dicha obligación esté garantizada con condición resolutoria o hipoteca, que le hubiere dado trascendencia real. Que si las propias partes interesadas exigían un acta notarial como requisito para la perfección del contrato, no puede aceptarse que ahora, unilateral-mcnte, una de ellas pretenda obviar dicha exigencia, para conseguir la inscripción. Que otra cosa será que para conseguir la entrega y el reconocimiento de su derecho haya de acudir a los Tribunales de Justicia.

El Presidente del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía confirmó la nota de la Registradora fundándose en que es necesario el acta notarial de entrega que prescribe la cláusula quinta de la escritura y en los artículos 609. 1.005 y 1.462 del Código Civil.

VI

El Procurador recurrente apeló el Auto presidencial, manteniéndose en sus alegaciones, y añadió: 1.' Que el Código Civil exige la tradición para la adquisición de Derechos reales, pero no debemos olvidar: a) Que la propia Ley Hipotecaria admite la inscripción del título donde no se contempla la tradición (art. 14 del Reglamento), b) Que el Registro de la Propiedad no es constitutivo de derechos, c) Que lo que se solicita es la impugnación de la calificación registral. 2.' Que la calificación no es conforme a Derecho, pues si la protección jurídica del cedente de los terrenos (recurrente), no viene establecida ya con trascendencia real por las partes en el documento que sirve de soporte al contrato, lógicamente no puede tener acceso al Registro; 3.° Que a la recurrente le asiste el derecho dimanante del artículo 1.526 del Código Civil, que si se refiere a un inmueble surtirá efecto contra tercero desde la fecha de su inscripción en el Registro y 4.' Que la recurrente por virtud del contrato ha adquirido el derecho de propiedad de los inmuebles a que el mismo se refiere, pues en otro caso ningún sentido tendría el artículo antes citado.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

Vistos los artículos 392, 609, 1.095, 1.289. 1.462. 1.538 del Código Civil; 1, 2, 8, 9, 20, 38. 40. 220 de la Ley Hipotecaria. 21-1.° de la Ley de Propiedad Horizontal. 16-2.° del Reglamento Hipotecario y las Resoluciones de 5 de diciembre de 1982 y 18 de abril de 1988.

  1. En el supuesto de facto del presente recurso concurren los siguientes elementos definidores: a) El recurrente celebró contrato de permuta en escritura pública autorizada el 27 de noviembre de 1991 en la que entre otras estipulaciones se pactó lo siguiente: 1. La recurrente 'permuta determinada parcela con la entidad 'Promotora Atabal, S. A.'' ... por las cinco fincas que a continuación se mencionarán, que estarán integradas en el edificio que sobre la parcela permutada construirá dicha entidad, cuyas fincas responden a las siguientes descripciones:...; 4. Sobre la finca adquirida por permuta la entidad 'Promotora Atabal, S. A.' ajustándose a (determinado proyecto) se propone construir el edificio en que estarán integradas las cuatro fincas antes descritas; 5. La entidad 'Promotora Atabal,

  2. A.', se obliga a entregar a la recurrente, las cinco fincas que adquiere en esta escritura de permuta en el plazo de dieciocho meses a contar desde hoy. La indicada entrega se verificará mediante el otorgamiento de la correspondiente acta notarial de entrega y cumplimiento de obligación...;

  3. El permutante, 'Promotora Atabal, S. A.', se obliga a realizar la escritura de declaración de obra nueva y división horizontal del edificio en que se encuentran integradas las fincas que en esta escritura adquiere la recurrente...; 7. Las fincas se permutan libres de cargas y arrendamientos... b) El mismo día y ante el mismo Notario, (número inmediato posterior) la entidad 'Promotora Atabal. S. A.', otorga escritura de declaración de obra nueva en construcción y división en régimen de propiedad horizontal del edificio construido sobre la parcela adquirida, el cual aparece integrado, entre otros elementos privativos, por cinco fincas cuyas descripciones coinciden íntegramente (número del piso o local en el edificio, cuota, linderos, etc.) con las que esa entidad permutó con la recurrente, c) Estas dos escrituras se presentan en el Registro de la Propiedad el día 29 de noviembre de 1991. practicándose una primera inscripción de dominio de la parcela segregada a favor de la 'Promotora Atabal. S. A.', el día 2 de diciembre de 1991. y con la misma fecha una segunda inscripción de obra nueva en construcción y división horizontal del edificio construido, así como la primera inscripción separada de cada uno de los pisos y locales resultantes, todas ellas a favor de la entidad 'Promotora Atabal, S. A.' d) Presentada nuevamente la escritura de permuta antes referida, el día 23 de marzo de 1993, con el objeto de que se inscriba a favor de la recurrente las cinco fincas adquiridas por permuta, el Registrador suspende la inscripción mientras no se aporte el acta notarial de entrega a que se aludía en la cláusula 5.a de dicha escritura.

  4. Si se tiene en cuenta que aunque el contrato de permuta aparezca configurado en nuestro Código Civil como un contrato que precisa de la tradición para que se opere el traspaso dominical (arts. 1.538, 609 y 1.095 del Código Civil), le es igualmente aplicable la tradición instrumental prevista en el artículo 1.462-2 del Código Civil (cfr. art. 1.541 Código Civil), la cuestión debatida consistirá en decidir si en el concreto negocio realizado, puede estimarse que en favor de la recurrente se ha operado ya, desde el momento del otorgamiento de la escritura de permuta y por efecto de ese mismo otorgamiento, el juego traditorio respecto de los cinco pisos o locales que ella adquiría, o si. por el contrario, la tradición y el consiguiente traspaso dominical quedan claramente diferidos a un momento posterior: el del acta notarial de entrega.

    Prescindiendo por ahora de las especiales características de los bienes que una de las partes -el constructor- da en permuta, de los términos del negocio celebrado no resulta concluyente la exclusión respecto de ellos, del efecto traditorio inherente a la escritura pública. Ciertamente, la cláusula 5.a en cuanto alude a una obligación de entrega que se cumplirá mediante el otorgamiento de acta notarial de entrega y cumplimiento de la obligación, parece confirmar esa exclusión; ahora bien, si se tiene en cuenta que la escritura pública puede equivaler a la entrega a los efectos de tener por realizada la transmisión dominical, aun cuando no provoque igualmente el traspaso posesorio, de modo que a pesar de la transmisión del dominio puede no estar completamente cumplida la obligación de entrega; y que en la escritura calificada se reitera (en las cláusulas 5.a y 6.a) la expresión: 'las cinco fincas que en esta escritura adquiere la recurrente', difícilmente podría negarse en el caso debatido el efecto traditorio inherente al otorgamiento de la escritura pública respecto de esas cinco fincas que adquiere la recurrente, si las mismas estuviesen totalmente construidas en el momento del otorgamiento de aquélla, ese deber de entrega que se difiere durante un plazo de dieciocho meses y que ha de cumplirse por medio de acta notarial, más deberá valorarse como la regulación del modo en que ha de cumplirse una obligación de entregar una cosa ya ajena al deudor, que como exclusión inequívoca (tal como exige el párrafo 2.° del art. 1.462 Código Civil) del efecto traditorio inherente a la escritura pública; ello vendría avalado además por el criterio de reciprocidad que ha de inspirar la interpretación de los contratos onerosos (cfr. art. 1.289 Código civil), por cuanto es indudable el efecto traditorio sobre el solar permutado por la recurrente.

  5. Corresponde analizar ahora si por las especiales características del derecho adquirido por una de las partes permutantes, puede alterarse las anteriores conclusiones sobre la efectividad del juego traditorio respecto de tales derechos. En este sentido, debe tenerse en cuenta que el piso o local de un edificio a construir es un objeto jurídico complejo y en proceso de transformación, en cuanto que de presente implica la participación, por la cuota que se asigne al piso, en la comunidad recayente sobre el solar, comunidad que no es la ordinaria del Código Civil, sino una comunidad con su propia normativa rectora (cfr. art. 392-11 Código civil) encaminada a regular el desenvolvimiento de la construcción prevista (quién ha de realizarla, a costa de quién, etc.); con la terminación de la obra, las participaciones en esta comunidad especial darán paso a la aplicación sobre el edificio resultante del régimen de propiedad horizontal y a la conversión de aquella cuota inicial en la propiedad separada del piso o local correspondiente; la edificación accede al derecho que tiene el adquirente del piso o local en edificio anterior, a medida que avanzan las obras y el deber de entrega que en la escritura de permuta se difiere durante un plazo de dieciocho meses y que ha de cumplirse por medio de acta notarial deberá valorarse como la regulación del modo en que ha de cumplirse la obligación de entregar por quien tiene la obligación de construir sobre el solar. El derecho que se adquiere por quien compra un piso o local en un edificio a construir tiene, pues, el carácter de un verdadero y actual derecho real, y nada obsta a su adquisición, y desde el mismo momento de su celebración, en virtud de uno de los contratos traslativos del dominio sí éste se otorga en escritura pública (cfr. arts. 609 y 1.462 del Código Civil).

  6. Por otra parte, reconocido el carácter de verdadero y actual derecho real del piso o local en edificio a construir ha de examinarse ahora las posibilidades de su reflejo registral inmediato. En este sentido, ha de señalarse que, si el párrafo 5.' del artículo 8 de la Ley Hipotecaria impide la apertura de folio registral independiente en tanto no se haya inscrito el régimen de propiedad horizontal sobre todo el edificio (lo que, a su vez, queda supeditado al comienzo de la construcción -cfr. art. 8-4.° Ley Hipotecaria-), nada obsta a su inscripción inmediata en el folio abierto a la finca aunque todavía figure registralmente como solar; antes al contrario, avalan tal inscripción: el carácter real del derecho cuestionado (arts. 1, 2 y 9-3.° Ley Hipotecaria); la posibilidad de consignar en el folio abierto al solar los pisos meramente proyectados (art. 8-4, párrafo 2.° in fine. Ley Hipotecaria); la admisión de la inscripción, aun antes de iniciarse la construcción, de los concretos acuerdos jurídico-reales entre los copropietarios del solar sobre el régimen de aquélla y del edificio resultante (cfr. arts. 392-11 Código Civil, 2 Ley Hipotecaria, 21-1.° Ley Propiedad Horizontal, 8-4.° Ley Hipotecaria y 16-2.° Reglamento Hipotecario y Resoluciones de la Dirección General de los Registros y del Notariado de 5 de diciembre de 1982 y 18 de abril de 1988). Además, y de conformidad con lo anteriormente apuntado, una vez iniciada la construcción e inscrito el régimen de propiedad horizontal sobre el todo, esa inscripción del piso o local a construir en el folio abierto al solar, determinará que la primera inscripción del elemento privativo cuya descripción coincida íntegramente con el piso o local ha de practicarse directamente a favor del adquirente respectivo.

  7. La aplicación de la anterior doctrina al supuesto debatido no puede aparecer obstaculizada por el hecho de que la contraprestación por la adquisición de esos cinco pisos, sea la cesión del propio solar sobre el que ha de realizarse la edificación en el que aquéllos se integran; aun cuando en tal hipótesis pudiera resultar más adecuado, la celebración de un negocio atípico, do ut des. por el que el dueño de la parcela que retiene sobre ella el derecho sobre cinco pisos o locales a cuya construcción se compromete la otra parte contratante, y da a ésta derechos (comunidad) sobre la parcela que le permitieran hacerse dueño exclusivo de los restantes pisos del edificio que se compromete a construir, nada obsta a la validez del negocio tal como ha sido configurado, esto es. como un negocio de permuta, (si bien con ciertas particularidades que lo singularizan), por el que una de las partes cede íntegramente el suelo a la otra y ésta, a cambio, asume la obligación de realizar determinadas edificaciones y transfiere inmediatamente a aquélla el derecho a cinco pisos o locales del edificio convenido; las respectivas prestaciones son posibles, lícitas y perfectamente determinadas, sin que la imposible simultaneidad teórica del intercambio suelo-piso, obstaculice la inmediata eficacia traditoria que respecto de todos los bienes intercambiados tiene el negocio, al estar otorgado en escritura pública.

  8. Queda, por último, la cuestión de si inscritos a favor del constructor todos los pisos y locales del edificio construido, puede practicarse una segunda inscripción de los cinco pisos y locales objeto de la permuta, a favor del cedente, en virtud de ese mismo título. Puede pensarse que los principios regístrales de legitimación, tracto y salvaguardia judicial de los asientos regístrales (cfr. arts. 1. 20, 38, 40 y 220 Ley Hipotecaria), impiden esta segunda inscripción, toda vez que a favor del permutante promotor se inscribió en pleno dominio la totalidad del solar (sin que en el folio respectivo constara como carga, gravamen o coparticipación en esa titularidad dominical, los derechos que adquiría o retenía la recurrente) lo cual, a su vez, determinó que por él solo se declarara e inscribiera el régimen de propiedad horizontal, y a su favor se extendieran los primeros asientos de cada uno de los pisos resultantes. Ahora bien, tales obstáculos son sólo aparentes, pues, la inscripción parcial de un negocio en modo alguno puede impedir la inscripción en un momento posterior de los efectos jurídico-reales entonces omitidos, siempre que la situación registra! no haya variado respecto de la existente al practicarse el primer asiento. En definitiva, lo que se pretende es inscribir esos cinco pisos a favor de otra persona, en virtud de una transmisión otorgada por el propio constructor y titular registral actual, con la única particularidad, de que dicho negocio traslativo es anterior a la inscripción a favor del transmitente. de los bienes transmitidos.

    Esta Dirección General ha acordado confirmar el recurso en los términos de los anteriores considerandos, revocando el Auto y la nota.

    Madrid, 16 de mayo de 1996.-El Director general. Fdo.: Julio Burdiel Hernández.-Excmo. Sr. Presidente del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía.

    (B.O.E. 12-6-96)

35 sentencias
  • STS 153/2006, 28 de Febrero de 2006
    • España
    • 28 Febrero 2006
    ...sobre el local antes de la constitución e inscripción de la hipoteca, conforme al criterio de la Resolución de la Dirección General de los Registros y del Notariado de 16 de mayo de 1996 luego incorporado al artículo 13 del Reglamento Hipotecario mediante la modificación llevada a cabo......
  • AAP Valencia 322/2015, 18 de Diciembre de 2015
    • España
    • 18 Diciembre 2015
    ...un valor jurídico muy relativo. CUARTA Fundamentos jurídicos doctrinales sobre el fondo del asunto. A.- Con carácter general. RDGRN de 16 de mayo de 1.996. B.- Posturas doctrinales sobre la transmisión de la C.- La Tradición instrumental y la aplicación del art. 1462 CC . Huerta Trólez. Díe......
  • SAP Valencia 302/2017, 16 de Mayo de 2017
    • España
    • 16 Mayo 2017
    ...debate doctrinal y a un diferente posicionamiento entre la Dirección General de los Registros y del Notariado en Resoluciones de 16 de mayo de 1996, 5 de enero de 1999, 25 de enero de 2001, 31 de marzo de 2001, 30 de marzo de 2002, 13 de julio de 2005 y 8 de septiembre de 2005 (admitiendo l......
  • SAP Baleares 4/2003, 9 de Enero de 2003
    • España
    • 9 Enero 2003
    ...en la citada sentencia n° 333/2000, "Por su parte, y de forma más explícita y fundamentada, la Resolución de la Dirección General de los Registros y del Notariado de 16 de mayo de 1996 viene a señalar que el derecho que se adquiere por el que compra o permuta un piso o local a construi......
  • Solicita tu prueba para ver los resultados completos
29 artículos doctrinales
  • Bibliografía
    • España
    • Los elementos comunes en la propiedad horizontal (Aspectos jurídico reales)
    • 26 Octubre 1997
    ...Mar, 25-28 setembre 1986, Barcelona, PPU, 1988, pp. 201-221. __ Derecho Civil, dir. A. Carrasco Perera, Madrid, Tecnos, 1996 __ “RDGRN de 16 de mayo de 1996” , CCJC, nº 43, enero-marzo 1997, pp. CARRASCO PERERA, A., CORDERO LOBATO, E. y GONZÁLEZ CARRASCO, C., Derecho de la construcción y la......
  • Bibliografía
    • España
    • Actuación Notarial y Registral en la Escritura de Declaración de Obra nueva La declaración de obra nueva en construcción
    • 14 Mayo 2016
    ...Mayo-junio 1992. HERNÁNDEZ DÍAZ-AMBRONA, M.D., "Permuta de parcela por pisos y locales a construir. (Comentario a la RDGRN de 16 de Mayo de 1996). Cuadernos de Derecho y Comercio. Núm. 21, Diciembre, HERNÁNDEZ PEZZI, C., Obligaciones y responsabilidades en el ámbito de la edificación. ......
  • Dictamen del tercer ejercicio de las oposiciones al Cuerpo de Aspirantes a Registradores de la Propiedad, Mercantiles y de Bienes Muebles, convocadas por Resolución de la Dirección General de los Registros y del Notariado, de 14 de diciembre de 2004<i> (BOE</i>de 1 de febrero de 2005)
    • España
    • Revista Crítica de Derecho Inmobiliario Núm. 696, Julio - Agosto 2006
    • 1 Julio 2006
    ...mismos, salvo que se quisiera configurar con alcance puramente obligacional, cosa que no resulta de la escritura (así resulta de la RDGRN 16 de mayo de 1996, cuya doctrina recogió el artículo 13 RH tras la reforma del Real Decreto 1867/1998, de 4 de septiembre, aunque este último fuera anul......
  • Sentencias
    • España
    • Anuario de Derecho Civil Núm. LXII-2, Abril 2009
    • 1 Abril 2009
    ...ello, hay que añadir, sobre el tema de la «prehorizontalidad» en la que basa su decisión el Tribunal a quo, citando al efecto la RDGRN, de 16 de mayo de 1996, que ya lo recogió la S de esta Sala de 14 de noviembre de 1977, que da una solución distinta a la propuesta por la Audiencia diciend......
  • Solicita tu prueba para ver los resultados completos

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR