El renting: la evolución de un servicio

Es habitual encontrar noticias en la prensa en las que se habla sobre el éxito del renting de vehículos en España, y no es para menos, si tenemos en cuenta que según las últimas cifras publicadas por la AER (Asociación Española de Renting de Vehículos), estamos hablando de un sector que compra casi el 10% de los vehículos que se matriculan en España, que este año facturará una cifra superior a los 3.500 millones de euros, y que tiene un crecimiento sostenido en los últimos años por encima del 12%.

Estas cifras sólo pueden explicarse como resultado del reconocimiento del mercado ante un producto que en su momento fue novedoso en España, pero que hoy día se encuentra perfectamente aceptado por los responsables financieros y de recursos humanos, como la mejor forma de externalizar la adquisición y uso de los vehículos que cada compañía necesita, ya sea para el ejercicio de su actividad, o como parte de la retribución en especie a determinados colectivos de empleados.

Una apuesta por el producto

Este crecimiento sostenido no se origina por sí solo, como consecuencia del uso generalizado que las grandes empresas hacen del renting de vehículos para sus flotas corporativas, sino también por el esfuerzo continuado que las empresas de renting integradas en la AER. En los últimos años, estas organizaciones han introducido el producto en otros sectores como la pyme y los profesionales liberales, que ya significan más del 20% del volumen de negocio del sector.

Ello se justifica, porque, si bien inicialmente las ventajas financieras y fiscales han constituido la herramienta comercial básica a la hora de introducir el renting en un mercado nuevo como era el español, en los últimos años las empresas de renting han realizado un inmenso esfuerzo para adecuar su gestión y sus servicios a lo que demandaba un mercado que empezaba a madurar. Y es que no olvidemos que el renting de vehículos no es sólo un producto financiero, sino que también por encima de todo, es un producto de prestación de servicios, y como tal debe mostrar la máxima flexibilidad y una continua evolución, "escuchando" al mercado.

Esta estrategia se ha visto reforzada por la evolución de los precios, hasta alcanzar un justo equilibrioPage 17entre la oferta y la demanda, que obliga a las distintas...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR