El régimen jurídico de los daños sacrificiales

AutorIgnacio Rodríguez Fernández
Páginas275-304

CAPÍTULO VIII
EL RÉGIMEN JURÍDICO
DE LOS DAÑOS SACRIFICIALES
  
-
bilidad de aplicar la misma institución a personas privadas».
Eduardo GARCÍA DE ENTERRÍA, Los principios
I. INTRODUCCIÓN. EL PROBLEMA SACRIFICIAL
EN EL ESTADO SOCIAL DE DERECHO
La noción de Estado social de Derecho se compone de dos ideas fragmen-
tarias, Estado de Derecho y Estado social, que, pese a representar modelos his-
tóricos contrapuestos, están llamadas a integrarse en un solo enunciado consti-
 1. En las palabras de Ernst Benda, el mo-
delo constitucional de Estado no es el de «un Estado social incompleto debido
a la garantía de Estado de Derecho o, inversamente, de un Estado de Derecho
incompleto por mor del mandato de Estado social. Nuestra tarea es más bien li-
1 No obstante, como ha señalado Rodríguez de Santiago, esa tensión entre Estado social y
 -

derechos fundamentales. En las palabras del propio autor, «hace ya décadas que el Estado social
se explica como una atribución de funciones al Estado dirigidas a universalizar los derechos fun-
damentales del Estado de Derecho». Vid. J. M.ª RODRÍGUEZ DE SANTIAGO, La administración del
Estado social, Madrid, Marcial Pons, 2007, pp. 19-23.
276 IGNACIO RODRÍGUEZ FERNÁNDEZ
gar dos conceptos en principio opuestos, es decir, [lograr] la unidad de Estado
de Derecho y Estado social» 2.
El antagonismo histórico y conceptual entre ambos modelos de Estado, es-
bozado en la primera parte de esta obra, es, sin embargo, tan extremo que puede
dar la impresión de que la unidad constitucionalmente pretendida no es más que
un desiderátum evanescente. Nada más lejos de la realidad: abundan en la vida
diaria los supuestos fácticos en los que las cláusulas de Estado social y Estado
de Derecho chocan frontalmente, planteándonos el desafío de buscar soluciones
-
cultad de la empresa, renunciamos anticipadamente a acometerla no tendremos
más remedio que optar, en cada caso, por dar primacía puntual a una de las dos
cláusulas en pugna, resignándonos, con ello, a un Estado de Derecho incomple-
      
instituciones jurídicas en las que la demanda de protección de los derechos fun-
damentales se enfrenta cotidianamente a los imperativos de la vida en comuni-
 -
tado de Derecho y Estado social:
i) La cláusula de Estado de Derecho, entendida en sentido material, exi-
ge, de un lado, que el poder público proteja los derechos fundamentales
en cuanto «porciones autónomas derivadas de la dignidad humana» 3.
-
dole un ámbito de autonomía, una esfera de derechos donde es dueño
-
canzarlos 4. Puede así desarrollar libremente su personalidad (art. 10.1
CE). Nadie es siervo de otro, razón por la cual nadie ha de utilizar coac-
     
negándole su condición de persona 5
2 E. BENDA, «El Estado social de Derecho», en E. BENDA, W. MAIHOFER, H.-J. VOGEL, K. HESSE
y W. HEYDE et al., Manual de Derecho Constitucional, Madrid, Marcial Pons, 2001, p. 526.
3 E. BENDA, «Dignidad humana y derechos de la personalidad», en E. BENDA, W. MAIHOFER,
H.-J. VOGEL, K. HESSE y W. HEYDE et al., Manual de Derecho Constitucional, Madrid, Marcial
Pons, 2001, p. 125.
4 Las fórmulas utilizadas en este punto por algunos textos constitucionales, como el alemán
o el español, no son casuales. La dignidad de la persona y los derechos que le son «inherentes»
son, en nuestra Constitución, fundamentos del orden jurídico que establece el constituyente, que
reconoce con ello que son una realidad previa, entroncando su orden de valores en una tradición
cultural de claro signo iusnaturalista. En este sentido, no estamos ante conceptos «creados por el
constituyente, esto es, por el Estado, sino que el Estado los encuentra previamente dados». A su
vez, la idea de que esas nociones previas fundamentan el «orden político» y la «paz social», es
-
cepto, que despliega sus efectos en las relaciones con el poder público y entre particulares. Vid.
I. VON MÜNCH, «La dignidad del hombre en el Derecho constitucional», Revista Española de De-
recho Constitucional, año 2, núm. 5, 1982, pp. 26-30.
5 En ese sentido, nuestra Constitución contempla una concepción de la dignidad «no condi-

personalista, en la que la dignidad se hace coincidir con la autonomía de cada sujeto para deci-

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR