La reforma de la reforma (Comentarios al Real Decreto 2.388/1984 de 10 Octubre)

AutorPedro Avila Alvarez
Páginas1073-1082

No es un secreto para los lectores de esta Revista (y, por tanto, no es publicidad divulgarlo) que recientemente el Ilustre Colegio Nacional de Registradores de la Propiedad de España, con motivo del cincuentenario de su creación y de la aparición de importantes reformas en la legislación hipotecaria, ha publicado un libro de Comentarios a las reformas hipotecarias de 1982-84, de cuyo autor no queremos acordarnos. Pues bien: fresca aún la tinta de aquél, se ha publicado con fecha 31 de enero de 1985 el Real Decreto 2388/1984, de 10 de octubre, por el que se da nueva redacción a varios preceptos introducidos en el Reglamento Hipotecario de 1947 por el Real Decreto de 12 de noviembre de 1982 y se deja sin efecto la derogación de nueve artículos realizada por este último, es decir, se reforma la reforma y se deroga la derogación... Y por si el citado Colegio estuviera en alguna medida obligado a proporcionar un nuevo comentario de los preceptos reformadores y derogatorios, nos permitimos publicar estas páginas, que deben suplir a las pertinentes del aludido libro. En ellas, por el diferente "tamaño de los Reales Decretos citados, llamamos Reforma a la introducida por el de 1982 y reforma a la producida por el de 1984-85. Y para mayor comodidad del lector transcribimos cada precepto comentado en la redacción de 1982 y en la de 1984 vigente desde el 31 de enero último.Page 1073

Articulo 1 del reglamento Texto de 1982

Los Registros de la Propiedad tendrán la circunscripción territorial, capitalidad y denominación actuales, las cuales podrán modificarse cuando el interés público lo aconseje, de acuerdo con lo establecido en la Ley y en este Reglamento.

Texto de 1985

Los Registros de la Propiedad tendrán la circunscripción territorial, capitalidad y denominación actuales, las cuales podrán modificarse cuando el interés público lo aconseje, de acuerdo con lo establecido en las Leyes y en este Reglamento.

Comentario

La diferencia entre ambos textos no puede ser más nimia, por no emplear un adjetivo peyorativo. Consiste en que en el segundo se emplea en plural el sustantivo Ley, que en el primero se empleaba en singular. Ante esta diferencia sólo queremos hacer tres observaciones:

  1. a Que la palabra "Ley" es un nombre singular que se usa muchas veces genéricamente para referirse al conjunto de las Leyes, al Ordenamiento jurídico. El mismo artículo 1.° del Código Civil, cuando determina las fuentes del Derecho, no habla de las Leyes, sino de la Ley, a pesar de que el Derecho se origina de más de una ..

  2. a Que aunque con alguna suspicacia se entendiera que el antiguo texto se refería a una Ley, la ordinariamente llamada hipotecaria, ello no impediría la aplicación en cualquier modificación de los Registros de la Propiedad de las Leyes aplicables ni podrían hacerse contrariando sus preceptos.

  3. a Que es extraño que importantes defectos de nuestros Cuerpos legales, vgr.: la famosa contradicción entre los artículos 759 y 799 del Código Civil, pervivan casi un siglo, y el insignificante que pudiera ser el empleo del singular por el plural se haya "resuelto en menos de dos años.

Y como el "mandato" no va dirigido al Registrador aunque naturalmente le afecte, podemos hacer caso omiso de las motivaciones políticas de la modificación introducida en este artículo. Page 1074

Articulo 51, 9 ', 2
Texto de 1982

el adquirente fuera casado se harem constar el nombre y apellidos del cónyuge y el régimen económico de su matrimonio si lo acredita o manifiesta. En la misma forma se hará constar, en su caso, la nacionalidad y la vecindad civil.

Texto de 1985

Si el adquirente fuera casado, viudo o separado legalmente, y el acto o contrato que se inscriba afectare a los derechos presentes o futuros de la sociedad conyugal, se hará constar el nombre y apellidos del otro cónyuge. También se hará constar, en su caso, la nacionalidad y la vecindad civil si se acredita o manifiesta.

Comentario

Este precepto en la redacción que le dio la Reforma de 1982:

1) Sólo exigía la constancia en la inscripción del nombre del cónyuge del adquirente, si éste fuere casado.

2) Exigía tal constancia en todo caso, es decir, cualquiera que fuera el régimen económico matrimonial y cualquiera que fuera el alcance del acto adquisitivo.

3) Exigía igualmente la constancia del régimen económico matrimonial si constaba en el título por demostración del adquirente o al menos por manifestación del mismo.

4) Y exigía la constancia de la nacionalidad y la vecindad en su caso, es decir, si constaba en el título.

La reforma de la Reforma deroga la redacción de 1982 y da otra que coincide exactamente con la anterior de 1947, es decir, que deja sin efecto en este punto la Reforma de 1982. En la nueva redacción:

1) Se exige la constancia en la inscripción del nombre del cónyuge del adquirente, no sólo cuando éste fuera casado, sino también cuando fuera viudo o separado legalmente.

2) Sólo exige la constancia cuando el acto o contrato inscribible afectase a los derechos presentes o futuros de la sociedad conyugal.

3) No exige la constancia' en la inscripción del régimen económico matrimonial en ningún caso. Page 1075

4) Y sólo exige la constancia de la nacionalidad y la vecindad civil si se acreditan o manifiestan y en su caso (sin precisar cuál sea ese caso).

Examinemos cada una de estas diferencias y los problemas que plantea esta nueva redacción.

1) Lo primero que se ocurre preguntar es por qué se ha incluido aquí el separado legalmente, siendo así que éste es también casado y cuando la separación legal de los cónyuges produce la extinción de la sociedad de gananciales (y luego se verá por qué traemos a colación esta sociedad), según el artículo 1.392, 3.° del Código Civil, y la vigencia del régimen de separación, según el artículo 1.435, 3.º (salvo acuerdo en contrario).

Tampoco se explica...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR