Real Decreto 374/2022, de 17 de mayo, por el que se modifican el Real Decreto 95/2019, de 1 de marzo, por el que se establecen las condiciones de contratación en el sector lácteo y se regula el reconocimiento de las organizaciones de productores y de las organizaciones interprofesionales en el sector, y por el que se modifican varios reales decretos de aplicación al sector lácteo, y el Real Decreto 319/2015, de 24 de abril, sobre declaraciones obligatorias a efectuar por los primeros compradores y productores de leche y productos lácteos de vaca, oveja y cabra.

MarginalBOE-A-2022-8119
SecciónI - Disposiciones Generales
EmisorMinisterio de Agricultura Pesca y Alimentacion
Rango de LeyReal Decreto

El Real Decreto 1363/2012, de 28 de septiembre, por el que se regula el reconocimiento de las organizaciones de productores de leche y de las organizaciones interprofesionales en el sector lácteo y se establecen sus condiciones de contratación, contenía la normativa básica que reguló en España las medidas del llamado «paquete lácteo». Se elaboró ajustándose a lo establecido en la normativa de la Unión Europea de referencia en ese momento y supuso un importante avance en la articulación del sector lácteo.

Posteriormente, mediante el Reglamento (UE) n.º 1308/2013 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 17 de diciembre de 2013, por el que se crea la organización común de mercados de los productos agrarios y por el que se derogan los Reglamentos (CEE) n.º 922/72, (CEE) n.º 234/79, (CE) n.º 1037/2001 y (CE) n.º 1234/2007, se dictaron un conjunto de disposiciones de la Unión Europea entre cuyos objetivos principales se encontraban mejorar el equilibrio de la cadena de valor y reforzar la posición negociadora de los productores.

Con objeto de actualizar las disposiciones de aplicación del paquete lácteo en el Reino de España al nuevo Reglamento, se publicó el Real Decreto 125/2015, de 27 de febrero, por el que se modifica el Real Decreto 1363/2012, de 28 de septiembre, que introdujo una serie de adaptaciones y modificaciones sobre la norma original.

Finalmente, estos aspectos se regulan actualmente en el Real Decreto 95/2019, de 1 de marzo, por el que se establecen las condiciones de contratación en el sector lácteo y se regula el reconocimiento de las organizaciones de productores y de las organizaciones interprofesionales en este sector y por el que se modifican varios reales decretos de aplicación al sector lácteo, el cual deroga el citado Real Decreto 1363/2012, de 28 de septiembre. En dicha norma se regulan, entre otras cuestiones, las relaciones contractuales en la cadena de producción y suministro de leche, el reconocimiento de organizaciones y asociaciones de organizaciones de productores de leche o la mejora de la transparencia en el sector lácteo.

En el presente real decreto se acometen una serie de modificaciones concretas sobre la normativa nacional reguladora del paquete lácteo.

Por un lado, algunas de esas modificaciones dan respuesta a inconcreciones detectadas durante su puesta en práctica, que hacen ineludibles aclaraciones o puntualizaciones, necesarias para una correcta aplicación de la norma.

Con estos fines se especifican las obligaciones de suscripción de contratos en el caso de suministros de leche a compradores situados dentro o fuera del territorio español, se establece un plazo para que el productor rechace la oferta de contrato así como las consideraciones en ausencia de respuesta, se concreta que la existencia de contratos simultáneos entre el mismo vendedor y comprador se aplica sólo a suministros de leche de la misma especie, se aclaran ciertos aspectos en relación a las tolerancias y adendas en el volumen de contratos y, finalmente, se especifican ciertos requisitos formales y documentales.

Lo mismo ocurre en relación al segundo real decreto del ámbito del sector lácteo que se modifica, el Real Decreto 319/2015, de 24 de abril, sobre las declaraciones obligatorias a efectuar por primeros compradores y productores de leche y productos lácteos de vaca, oveja y cabra. En particular, se considera necesario aclarar el contenido de la declaración complementaria con el objeto de concretar la no inclusión de los costes derivados del transporte de la leche.

Del mismo modo, en las primeras fases de puesta en marcha de esta normativa conocida como «paquete lácteo», se consideró fundamental que cada organización de productores que se fuese a reconocer en el sector lácteo, concentrase un volumen importante de producción, con el objetivo de que éstas lograran un verdadero poder de negociación. No obstante, la experiencia acumulada, en particular en el sector vacuno de leche, ha demostrado que la exigencia de un tamaño excesivo puede llevar a problemas de gestión y funcionamiento que pueden comprometer la eficacia y el objetivo último para el que se crea este tipo de entidad asociativa o incluso desincentivar el reconocimiento de organizaciones como ha sido el caso del caprino de leche. Por ello se ha considerado aconsejable reducir la exigencia relativa a la producción comercializable mínima para su reconocimiento. Dicha reducción debe guardar una apropiada proporción que garantice por un lado la creación de nuevas organizaciones viables y efectivas en la consecución de sus objetivos, y por otro, evite un efecto llamada para la creación de organizaciones débiles e ineficaces.

En consecuencia, tratando de encontrar ese equilibrio para su reconocimiento, se reduce a 75.000 y a 15.000 toneladas el volumen de la producción comercializable mínima de leche de vaca y cabra respectivamente, recogidas en el anexo IV del Real Decreto 95/2019, de 1 de marzo. También se reduce el volumen de la producción comercializable mínima de leche de vaca para las «islas Baleares, Canarias y denominaciones de calidad» de 10.000 a 5.000 toneladas.

En segundo lugar, este real decreto acomete una serie de modificaciones que derivan de la necesidad de tener en cuenta, para el debido encaje entre grupos normativos, la reciente modificación operada en la Ley 12/2013, de 2 de agosto, de medidas para mejorar el funcionamiento de la cadena alimentaria, mediante la Ley 16/2021, de 14 de diciembre.

En este sentido, es importante, para preservar el principio de no destrucción de valor a lo largo de la cadena de comercialización de la leche, posibilitar la aplicación de los preceptos que la presente norma incorpora para dichos fines desde el mismo momento de su entrada en vigor, de manera que la obligación de realizar una nueva oferta operará de manera inmediata para los contratos ya suscritos también en el momento de la entrada en vigor de este real decreto, si se constata durante al menos 3 meses consecutivos a lo largo del periodo de duración de los mismos que el precio establecido no cumpla con lo dispuesto en el artículo 9.1.c) de la mencionada Ley 12/2013, de 2 de agosto, y el productor haya vendido la leche por debajo de sus costes de producción durante esos 3 meses. En consecuencia, se ha recogido una referencia explícita al cumplimiento de lo previsto en dicha ley en los precios a establecer en los contratos lácteos y se ha incluido un nuevo apartado en el artículo relativo a la formación, subrogación y rescisión de contratos.

Se añade además un nuevo artículo, en concordancia con la ley, sobre la obligación de conservación durante cuatro años todos los documentos relativos a...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR