Prova

AutorManuel Faus
Cargo del AutorNotario

La autocontratación es el supuesto en el que en un negocio jurídico el representante de una de las partes contrata consigo mismo.-

Contenido
  • 1 Doctrina general sobre la autocontratación y conflicto de intereses
    • 1.1 Concepto de autocontratación
    • 1.2 Admisión de la autocontratación
    • 1.3 Diferencias autocontratación y otras situaciones
      • 1.3.1 a).- La representación múltiple
Doctrina general sobre la autocontratación y conflicto de intereses Concepto de autocontratación

Entendemos como autocontrato el supuesto en el que en un negocio jurídico el representante de una de las partes contrata consigo mismo; por tanto, estamos en el caso de un negocio bilateral en que una de las partes, que llamaremos A, actúa en un doble concepto: como tal persona A y además con otra persona, que llamaremos B que está representada por la primera. También cuando una persona representa a ambas partes en el negocio jurídico.

La Sentencia del Tribunal Supremo de 12 de junio de 2001 [j 1] Sala 1ª, recuerda que existe autocontrato cuando:

existe una sola voluntad que hace dos manifestaciones jurídicas conjugadas y económicamente contrapuestas, es decir, cuando una persona cierra consigo misma un contrato actuando a la vez como interesada y como representante de otra. La figura jurídica carece de una regulación general en nuestro derecho positivo, aunque se refieren a la misma diversos preceptos aislados (singularmente destacan el art. 1459 del Código Civil (CC) y el art. 267 del Código de Comercio). (CCom) y ha sido objeto de una importante atención, tanto por el Órgano directivo registral, como por la jurisprudencia de esta Sala.

Y concreta la STS 494/2008, Sala 2ª, de lo Penal, 11 de Julio de 2008: [j 2]

La autocontratación o contrato consigo mismo tiene lugar cuando una sola persona, que concentra la representación o poder de disposición de dos patrimonios, pone a éstos, a virtud de una sola declaración de voluntad, en una relación de obligación. En tal caso, en tesis general, se puede reconocer su posibilidad, siempre que no haya conflicto de intereses entre los dos patrimonios relacionados, pues de existir esa oposición, se hace, lógicamente, precisa la intervención de otra voluntad.

La representación puede ser legal (titulares de la patria potestad, tutor, etc.) o voluntaria (poder, administrador de sociedad, etc.)

El caso más sencillo es aquel en que una persona confiere Poder a otra para enajenar un inmueble y ese apoderado, actuando en el doble concepto...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR