Presentación. 25 años de cooperación, del voluntarismo a la profesionalidad

AutorSoraya Rodríguez Ramos
CargoSecretaria de Estado de Cooperación Internacional.
Páginas7-10

Page 7

Hace 25 años, allá por 1986, aquello que luego se definió como cooperación internacional oscilaba todavía entre la caridad, el asistencialismo y la buena voluntad de organizaciones y de personas dedicadas a la lucha contra la pobreza en el mundo y a la defensa de los derechos humanos básicos en cualquier lugar. España acababa de dejar atrás una larga y compleja transición democrática y el país reorientaba, entre otras cosas, su política y su acción exteriores. Las imágenes de cooperación internacional de aquella época reflejaban a escolares con huchas pidiendo fondos para erradicar el hambre en África, a mochileros que participaban en campañas de alfabetización en Amé-rica Latina o a médicos que utilizaban sus vacaciones para realizar intervenciones quirúrgicas en países pobres. Se trataba de esfuerzos muy meritorios, pero que no formaban parte de un diseño común ni de una estrategia como país.

Entretanto, al compás de la consolidación democrática española, la cooperación internacional se convirtió en un fenómeno emergente que comenzó a implicar a muchos ciudadanos, de todas las edades, ideologías y procedencias, y que suscitó la atención de los organismos públicos, desde el Gobierno a los ayuntamientos pasando por las comunidades autónomas o las universidades. Este proceso vino motivado y acompañado por el surgimiento y expansión de las Organizaciones No Gubernamentales (ONG) que derivaron en una de las principales fuerzas de la sociedad civil organizada en España. Desde pequeñas ONG con sede en pueblos hasta grandes e históricas potencias como Cruz Roja, Cáritas, Acción contra el Hambre o Médicos sin Fronteras, todas ellas despertaron las simpatías de amplias capas sociales y, en especial, de las gene-raciones más jóvenes. Este crecimiento de la solidaridad y de la preocupación por los países en vías de desarrollo recibió, a lo largo de los años noventa y sobre todo a comienzos del siglo XXI, un respaldo social masivo que, incluso

Page 8

en la actualidad y a pesar de la crisis, se ha mantenido en España. De hecho, alrededor del 70 por ciento de la población española, según las últimas encuestas más rigurosas, se muestra partidaria de mantener o de incrementar la ayuda oficial al desarrollo (AOD) y la política de cooperación con los países más desfavorecidos del mundo.

A lo largo de ese camino, por supuesto que ha cambiado también la tipología del cooperante español. Cabe reseñar, en cualquier caso, una diferencia fundamental...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR