Presentación

AutorJosé Luis Cruz Maceín
Páginas7-9
7Revista Española de Desarrollo y Cooperación nº 48. Año 2021, pp. 7-9
Presentación
JOSÉ LUIS CRUZ MACEÍN*
Energía y desarrollo están estrechamente relacionados� La historia del desarrollo
transcurre paralela a la historia de las formas de generación y uso de la energía�
La revolución que supuso la máquina de vapor en el siglo XVIII, implicaba la
transformación de la energía calorífica en energía mecánica� Hasta esa fecha,
la capacidad de trabajo provenía fundamentalmente de las calorías que ingerían
los seres humanos y animales de carga� En menor medida, la energía del viento,
el agua o la fuerza de la gravedad eran aprovechadas para mover molinos, barcos o desplazar
cargas a través de sistemas de poleas�
Primero el carbón y luego el petróleo han permitido el trabajo en industrias, el transporte de
mercancías y personas o el crecimiento de las ciudades� Sin embargo, según el Grupo Intergu-
bernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), el uso de los combustibles fósiles
y la agricultura han sido las principales causas del aumento de gases de efecto invernadero de
los últimos 250 años� La acción por el clima pasa por repensar ambos sistemas en aras de inno-
vaciones y modelos que no solo frenen y disminuyan dichas emisiones, sino que incluso sean
sumideros de carbono� El reto es acelerar la transición hacia un sistema energético asequible,
fiable y sostenible� Para ello las claves son invertir en recursos energéticos renovables, dar prio-
ridad a las prácticas de generación y gestión de la energía más eficientes, adoptar tecnologías e
infraestructuras de energía no contaminante, así como transitar hacia sistemas agroalimentarios
de bajas emisiones y que fijen carbono de la atmósfera�
El Acuerdo de París, aprobado en 2015, está orientado a reforzar la respuesta mundial a la amenaza
del cambio climático manteniendo el aumento global de la temperatura durante este siglo por
debajo de 2 grados Celsius con respecto a los niveles preindustriales� A este reto hay que añadir
que mil doscientos millones de personas aún viven sin electricidad y más de dos mil ochocientos
millones usan combustibles contaminantes para cocinar y calentarse, lo que impacta en su salud,
productividad y calidad de vida�
El ODS 7 y el ODS 13 marcan de forma explícita las metas a lograr en este ámbito hasta el año
2030, además, las interrelaciones con el resto de ODS evidencian que el desarrollo sostenible
pasa por unos sistemas energético y agroalimentario sostenibles�
* José Luis Cruz Maceín es investigador y jefe del Servicio de Desarrollo Rural del Instituto Madrileño de
Investigación y Desarrollo Rural, Agrario y Alimentario (IMIDRA) de la Comunidad de Madrid�

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR