STS 792/2002, 19 de Julio de 2002

PonenteXavier O'Callaghan Muñoz
ECLIES:TS:2002:5505
Número de Recurso461/1997
ProcedimientoCIVIL - 01
Número de Resolución792/2002
Fecha de Resolución19 de Julio de 2002
EmisorTribunal Supremo - Sala Primera, de lo Civil

D. JOSE ALMAGRO NOSETED. XAVIER O'CALLAGHAN MUÑOZD. FRANCISCO MARIN CASTAN

SENTENCIA

En la Villa de Madrid, a diecinueve de Julio de dos mil dos.

Vistos por la Sala Primera del Tribunal Supremo, integrada por los Magistrados al margen indicados los recursos de casación contra la sentencia dictada en grado de apelación por la Sección Quinta de la Audiencia Provincial de Alicante, como consecuencia de autos de juicio declarativo de menor cuantía, seguidos ante el Juzgado de Primera Instancia nº 4 de Alicante; cuyos recursos fueron interpuestos por la Procuradora Dª Carmen Otero García, en nombre y representación de Dª Amelia , D. Aurelio , Dª Gema , Dª Milagros y D. Inocencio y por el Procurador D. Julián del Olmo Pastor, en nombre y representación de D. Jose Miguel , D. Jesús María , D. Ángel Daniel . D. Blas y la mercantil Novaprom II, S.L., defendidos por el Letrado D. Rafael Terol Gisbert.

ANTECEDENTES DE HECHO

PRIMERO

1.- La Procuradora Dª Mª Dolores Navarro Saez, en nombre y representación de D. Jose Miguel , D. Jesús María , D. Ángel Daniel , D. Blas y la mercantil Novaprom II, S.L, interpuso demanda de juicio declarativo ordinario de menor cuantía, contra D. Aurelio , Dª Amelia , Dª Gema , Dª Milagros y D. Inocencio y alegando los hechos y fundamentos de derecho que consideró de aplicación, terminó suplicando al Juzgado dictase sentencia en la que estimando la demanda: A) Se declare resuelto y sin efecto alguno, por incumplimiento y no sobrevenimiento de la condición suspensiva (obtención de licencia municipal de obra, y consecución de la misma en plazo) que lo había de hacer nacer o perfeccionar, el contrato de permuta de fecha quince de octubre de 1988 -documento nº 1- suscrito en Campello por los demandados como v4endedores y los demandantes como compradores. B) Se condene a los demandados, cada uno en la proporción que equivalga a su participación e interés en el resuelto contrato y en el dominio (o expectativa de tal), proindiviso, en las fincas que se permutaban en aquél, a satisfacer a los demandantes las siguientes cantidades: 1.- Los 36.000.000 de pesetas que recibieron de los mismos en el acto de la firma del extinguido contrato. (documento 1, cláusula cuarta A). 2.- Los 4.049.040 de pesetas a que asciende el costo total de la demolición de los vetustos "Hotel Costa Azul" y bloque de apartamentos que se hallaban en las fincas objeto de permuta, adelantados por los demandantes. C).- Se condene asimismo a los demandados al pago de las costas procesales.

  1. - El Procurador D. Vicente Miralles Morera, en nombre y representación de Dª Amelia , D. Aurelio , Dª Gema , Dª Milagros y D. Inocencio , contestó a la demanda oponiendo los hechos y fundamentos de derecho que consideró de aplicación y formulando acción reconvencional, terminó suplicando al Juzgado dictase sentencia por la que desestimando la demanda, absolviendo a mis mandantes y estimando la demanda reconvencional formulada por mis mandantes frente a los actores, condenando a los mismos a: 1.- Que reconozcan la existencia, validez y perfeccionamiento del contrato de permuta suscrito el 18 de octubre de 1988. 2.- El incumplimiento de las obligaciones contractuales por los cesionarios y actores de este proceso. 3.- Como consecuencia de lo anterior, y ante la imposibilidad del cumplimiento contractual, se dé por resuelto el contrato de permuta suscrito, con pérdida para los cesionarios de las cantidades inicialmente entregadas en concepto de arras o señal. 4.- Indemnizar los daños y perjuicios ocasionados a mis mandantes, titulares de las parcelas objeto de la permuta por futura edificación, y concretándose inicialmente ello, en el valor de la reconstrucción de las edificaciones existentes y derribadas a instancia de los cesionarios, tanto del hotel como de los apartamentos existentes calculado como mínimo en 90.000.000 de pesetas sin perjuicio de la cantidad exacta a determinar por técnicos competentes en su momento procesal oportuno, así como al pago del lucro cesante o beneficios industriales dejados de obtener desde 1988, como consecuencia del derribo en relación a la actividad hostelera llevada a cabo por los dueños de los inmuebles, calculando como mínimo el beneficio anual en proporción a los ingresos obtenidos por la propiedad por la explotación hotelera en el ejercicio de 1987; y ello aplicándolo a los años siguientes hasta que los demandados en vía reconvencional abonen a mis mandantes sus importes, previa resolución firme que así lo acuerde. 5.- Condenando a los mismos al pago de los intereses legales de las cantidades a indemnizar a mis mandantes por los daños y perjuicios ocasionados, a determinar a lo largo de la litis y a contar desde esta fecha, hasta que se proceda al pago. 6.- Condenando a los mismos al pago de todas las costas causadas en este proceso.

  2. - La Procuradora Dª Mª Dolores Navarro Saez, en nombre y representación de D. Jose Miguel , D. Jesús María , D. Ángel Daniel . D. Blas y la mercantil Novaprom II, S.L., contestó a la demanda reconvencional oponiendo los hechos y fundamentos de derecho que consideró de aplicación y terminó suplicando al Juzgado dictase en su día sentencia absolviendo de la misma a mis mandantes y estimando lo peticionado en la demanda.

  3. - Recibido el pleito a prueba, se practicó la que propuesta por las partes fue declarada pertinente. Unidas las pruebas a los autos, las mismas partes evacuaron el trámite de resumen de pruebas en sus respectivos escritos. El Ilmo. Sr. Magistrado- Juez del Juzgado de Primera Instancia número 4 de Alicante, dictó sentencia con fecha 20 de mayo de 1994, cuya parte dispositiva es como sigue: FALLO: Que estimando parcialmente la demanda deducida por la Procuradora Srta. Carratalá, en representación de D. Jose Miguel , D. Jesús María , D. Ángel Daniel . D. Blas y Novaprom , S.L, contra D. Aurelio , Dª Amelia , Dª Gema , Dª Milagros y D. Inocencio , representados por el Sr. Miralles debo declarar: A) Se declara resuelto y sin efecto el contrato de permuta celebrado entre las partes con fecha 15-10-88. b) Se condena a los demandados, cada uno en la proporción que equivalga a su participación e interés en el contrato resuelto y en el dominio proindiviso a abonar a la actora la cantidad de 36.000.000 de pesetas que recibió la demandada a la firma del contrato. En cuanto a la demandada reconvencional deducida por la demanda frente a la actora se desestima en su contenido. En cuanto a las costas, cada parte deberá pagar las costas causadas a su instancia y las comunes por mitad, y en cuanto a la reconvención, se imponen, las causadas, a la parte demandada, actora reconvencional.

SEGUNDO

Interpuesto recurso de apelación contra la anterior sentencia por la representación de D. Aurelio , Dª Amelia , Dª Gema , Dª Milagros y D. Inocencio , la Sección Quinta de la Audiencia Provincial de Alicante, dictó sentencia con fecha 24 de diciembre de 1.996, cuya parte dispositiva es como sigue: FALLAMOS: Con estimación en parte del recurso de apelación deducido contra la sentencia dictada por el Juzgado de 1ª Instancia nº 4 de Alicante de fecha veinte de mayo de mil novecientos noventa y cuatro en las actuaciones de que dimana el presente rollo, debemos revocar y revocamos dicha resolución y en su lugar estimando en parte la demanda formulada por Novaprom II, S.L. y otros y la reconvención planteada por D. Aurelio y otros, debemos declarar y declaramos resuelto el contrato de 15-10-88, condenando a los demandados a abonar a los actores la suma de 21.000.000 de pesetas e intereses legales desde la firmeza de esta resolución, sin hacer declaración respecto a las costas de ambas instancias.

TERCERO

1.- La Procuradora Dª Carmen Otero García, en nombre y representación de Dª Amelia , D. Aurelio , Dª Gema , Dª Milagros y D. Inocencio interpuso recurso de casación contra la anterior sentencia, con apoyo en los siguientes MOTIVOS DEL RECURSO: PRIMERO.- Al amparo del art. 1692 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, por infracción del artículo 1124 del Código civil y por vulneración de la jurisprudencia del Tribunal Supremo aplicable a la cuestión objeto del debate. SEGUNDO.- Al amparo del art. 1692 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, por infracción del artículo 1281, párrafo 1º, del Código civil y por vulneración de la jurisprudencia del Tribunal Supremo aplicable a la cuestión objeto del debate. TERCERO.- Al amparo del art. 1692 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, por infracción del artículo 1106 del Código civil. CUARTO.- Al amparo del art. 1692 1º, inciso 1º, de la Ley de Enjuiciamiento Civil, por infracción de las normas reguladoras de la sentencia y, en concreto, por infracción del artículo 359 de la Ley de Enjuiciamiento Civil.

  1. - El Procurador D. Julián del Olmo Pastor, en nombre y representación de D. Jose Miguel , D. Jesús María , D. Ángel Daniel . D. Blas y la mercantil Novaprom II, S.L. interpuso recurso de casación contra la anterior sentencia, con apoyo en los siguientes MOTIVOS DEL RECURSO: PRIMERO.- Al amparo del art. 1692 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, infracción de los artículos 1113 y 1114 e inadecuada aplicación de los artículos 1104 y 1124, todos del Código civil. SEGUNDO.- Al amparo del art. 1692 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, infracción de los artículos 1203, 1204 y 1214 del Código civil. TERCERO Infracción de la doctrina jurisprudencial en torno a la cuestión de enriquecimiento injusto.

  2. - Admitidos los recursos y evacuado el traslado conferido, la Procuradora Dª Carmen Otero García, en nombre y representación de Dª Amelia , D. Aurelio , Dª Gema , Dª Milagros y D. Inocencio y el Procurador D. Julián del Olmo Pastor, en nombre y representación de D. Jose Miguel , D. Jesús María , D. Ángel Daniel . D. Blas y la mercantil Novaprom II, S.L., interpusieron sendos escritos de impugnación.

  3. - No habiéndose solicitado por todas las partes la celebración de vista pública, se señaló para votación y fallo el día 16 de julio del 2002, en que tuvo lugar.

Ha sido Ponente el Magistrado Excmo. Sr. D. XAVIER O'CALLAGHAN MUÑOZ

FUNDAMENTOS DE DERECHO

PRIMERO

  1. - El planteamiento fáctico y jurídico del presente supuesto tiene como punto de partida el contrato de 15 de octubre de 1.988 en virtud del cual una parte formada por los demandados Don Aurelio , Doña Amelia , Doña Gema , Doña Milagros y Don Inocencio se obliga a transmitir la propiedad de un terreno en el que se halla edificado un hotel y un bloque de apartamentos en estado de ruina, a cambio de que la otra parte, formada por los demandantes Don Jose Miguel , Don Jesús María , Don Alejandro y Don Blas -que posteriormente constituyeron la sociedad, también demandante "Novaprom, S.L."- se obliga a transmitirle el 45% del total de la obra nueva que se prevé construir en el solar, previo derribo de la edificación, la entrega inmediata de treinta y seis millones de pesetas que efectivamente se hace y una entrega posterior como adelanto de quince millones de pesetas que no se llega a efectuar.

    Este contrato se califica de permuta, aplicando lo dispuesto en el artículo 1.446 del Código civil ya que la intención de las partes se manifiesta claramente en este sentido y, además, el valor de la cosa (el solar y el 45% de la edificación futura) es muy superior al dinero entregado. Como permuta, es una permuta de cosa futura, ya que el objeto es una cosa presente -el solar- que se obliga a entregar una parte a cambio de una futura -parte de la nueva edificación- que la otra parte permutante se obliga a entregar cuando construya la edificación que asimismo se obliga a hacer. La jurisprudencia ha contemplado este contrato y lo ha calificado de contrato de permuta atípico: sentencias de 31 de Octubre de 1.986 que recoge jurisprudencia anterior, 5 de Julio de 1.989, 10 de marzo de 1.990, 7 de junio de 1.990, 18 de diciembre de 1.990, 7 de mayo de 1.993, 30 de septiembre de 1.993, 24 de noviembre de 1.993.

  2. Son de destacar dos extremos, como pactos adicionales, del referido contrato de permuta.

    En primer lugar, que la memoria y el proyecto de la edificación que se construirá en el solar -hacer el derribo de lo construido en estado de ruina (estado que declara expresamente la sentencia de instancia)- se hará de común acuerdo ("colaboración, supervisión y consenso" dicte el texto del contrato) entre ambas partes permutantes; así lo expresa claramente la cláusula primera, que dedica a este consenso los párrafos segundo, tercero y cuarto: lo elaborará un determinado arquitecto y los transmitentes del solar lo deben aprobar, previendo incluso que una discrepancia da lugar a la resolución del contrato.

    En segundo lugar, se prevé explícitamente en la cláusula tercera que debe obtenerse la licencia de construcción en relación con el proyecto referido y se prevé, en la cláusula referida, párrafo cuarto, la siguiente condición:

    La denegación expresa de la licencia de obras solicitada por los compradores, dará lugar a la extinción de este contrato, por impedir su perfeccionamiento, salvo que los defectos que impidieran la licencia fueran subsanables. En todo caso, puesto que la obtención de la licencia tiene un plazo previsto de 3 meses a contar desde su solicitud, según resulta habitual en el Ayuntamiento de Campello, en base a ello, las partes pactan que sólo a partir de un retraso en la obtención de la licencia superior a seis meses desde su solicitud, cualquiera de las partes podrá optar por resolver este contrato.

    La naturaleza jurídica no es tanto lo expresado con mala técnica jurídica ("... extinción del contrato por impedir su perfeccionamiento...") sino que el contrato se perfeccionó en el día de su fecha, en que incluso se pagó una cantidad de dinero y esta cláusula transcrita tiene naturaleza jurídica de condición resolutoria: si se cumple la condición -denegación o retraso de seis meses de la licencia de edificación (siempre respecto al proyecto consensuado)- se resuelven el contrato y las obligaciones derivadas del mismo y las partes deben restituirse aquello que hubiesen percibido, como dice el artículo 1.123 del Código civil volviendo al statu quo anterior.

  3. La condición resolutoria efectivamente se cumplió: la licencia de edificación fue denegada; el proyecto que contemplaba un determinado volumen de construcción del que el 45% debía entregarse a la parte transmitente del solar, fue denegado. Hacer otro proyecto en contra de la voluntad de una de las partes contratantes (la adquirente del solar) era precisamente lo que rechazaba el contrato.

    Por tanto, el efecto jurídico del cumplimiento de la condición resolutoria es -como se ha dicho- la vuelta al status quo anterior. Mantenimiento por una parte del derecho de propiedad del solar y devolución del dinero percibido.

    Esta ha sido la petición de la demanda interpuesta por la parte permutante, la que adquiría el solar; reclama asimismo otros conceptos. La otra parte permutante, propietaria del solar, en demanda reconvencional, mantiene la validez del contrato y reclama la resolución por incumplimiento de las obligaciones de la otra parte, con pérdida de éste de la cantidad entregada e indemnización de daños y perjuicios.

    La sentencia del Juzgado de Primera Instancia número Cuatro de Alicante ha estimado esencialmente la demanda y desestimado la reconvención. La dictada por la Audiencia Provincial, Sección Quinta, de la misma ciudad ha revocado la anterior y ha declarado resuelto el contrato compensando cantidades reclamadas, llegando a la solución de que la parte permutante que había percibido treinta y seis millones de pesetas es condenada a abonar a la otra parte, veintiuno. Las dos partes han formulado sendos recursos de casación.

SEGUNDO

  1. El recurso de casación formulado por la parte permutante, que se obligaba a construir, entregar la cosa futura y pagar dinero, demandante en la instancia, se fundamenta en el nº 4º del artículo 1.692 de la Ley de Enjuiciamiento civil y contiene tres motivos.

    En el primero de ellos alega la infracción de los artículos 1.113 y 1.114 e inadecuada aplicación de los artículos 1.104 y 1.124 del Código civil. En el desarrollo del motivo el tema que plantea es el de cumplimiento de la obligación por parte de estos recurrentes: el cumplimiento e incumplimiento son quaestiones iuris, objeto de casación, partiendo de la quaestio facti declarada en la sentencia de instancia y que es inamovible en casación.

    De los hechos que la propia sentencia declara acreditados no se desprende incumplimiento alguno por parte de los demandantes en la instancia, recurrentes en casación, que se obligaba a, previo derribo de lo construido y ruinoso, edificar un volumen determinado, según el proyecto de edificación hecho de común acuerdo; este proyecto, así realizado, no obtuvo la licencia de construcción y se cumplió la condición resolutoria. Lo que no cabe duda es que no se da una autoría en la denegación de la licencia por la parte recurrente, como parece insinuar la sentencia ("... desinterés de la parte actora..." dice el último inciso del fundamento 2º) que dice que "impide mantener la condena a reintegrar a la misma la cantidad íntegra que abonó a los demandados"; pese a lo cual, sí condena a éstos a devolverles aquella cantidad.

    En definitiva, no aparece incumplimiento por parte de los demandantes y recurrentes y, en este sentido y respecto a las consecuencias jurídicas, debe acogerse este motivo, por entenderse infracción de los artículos 1.113 y 1.114 del Código civil que regulan el régimen de las obligaciones condicionales y sin que puedan aplicarse los artículos 1.104 y 1.124 relativos al incumplimiento contractual.

  2. El motivo segundo alega la infracción de los artículos 1.203, 1.204 y 1.214 del Código civil y en el desarrollo del motivo hace referencia a la indemnización que fue rechazada en la demanda reconvencional y que la sentencia de instancia no estima, pero ésta sí acepta que los demandantes (demandados reconvencionales) paguen quince millones de pesetas en cumplimiento del pacto contenido en la cláusula cuarta del contrato, apartado B, que fue modificada en fecha posterior, 27 de septiembre, con este texto:

    "B) 15.000.000.- ptas. en el plazo máximo de dos meses a contar de la fecha, se haya obtenido o no licencia de construcción y coincidiendo con la toma de posesión del solar, dicha cantidad será retornada a los compradores en el momento de la primera venta de local comercial que se realice por parte de los vendedores.

    Esta cláusula la entiende la sentencia de instancia como pactada "en base a la existencia de dichos inmuebles y sirve de afianzamiento y compensación a su derribo, de forma que no se computara a los efectos de esta permuta y no será objeto de devolución en ningún supuesto; como esa cantidad no llegó a abonarse, debe en cumplimiento de ese pacto descontarse de la cantidad reclamada por la parte actora."

    El motivo debe ser estimado. Este pacto, en novación modificativa objetiva del anterior del contrato original, es un adelanto del valor de lo que después se obtenga y se descontará "en el momento de la primera venta de local comercial" y se pagará cuando se produzca "la toma de posesión del solar" por los recurrentes, lo que nunca llegó a producirse. Por lo cual, no se hizo el pago y no debe condenarse a ello.

  3. El motivo tercero mantiene la infracción de la doctrina jurisprudencial del enriquecimiento injusto y no hace sino insistir en las peticiones de fondo contenidas en los dos anteriores motivos. Hace una breve referencia al coste del derribo, que fue rechazado por la sentencia del Juzgado de Primera Instancia confirmada por la de la Audiencia Provincial por razón del mutuo acuerdo en tal derribo a sabiendas de que estaba pendiente la condición resolutoria y las consecuencias derivadas de la misma. Razonamiento acertado y no se produce enriquecimiento sin causa, tanto más cuanto esta doctrina solo tiene aplicación subsidiaria, cuando no media una regulación normativa de las relaciones inter partes, lo que sí ocurre en el presente caso.

TERCERO

  1. El recurso de casación que formulan los demandados en la instancia, demandantes reconvencionales, que son los dueños del solar, que se obligaron a transmitir su propiedad a cambio de cosa futura y de un dinero que se pagó en el momento, tiene cuatro motivos.

    El primero de ellos, fundado en el número 4º del artículo 1.692 de la Ley de Enjuiciamiento civil alega la infracción del artículo 1.124 del Código civil y en el desarrollo del motivo expresa que dándose la resolución del contrato por causa imputable a la parte contraria, debe ésta indemnizarle por el valor de las construcciones que fueron objeto del derribo.

    Este motivo se desestima por dos razones. La primera, porque es hecho acreditado y así declarado por la sentencia de instancia que la edificación existente "se encontraba en estado de ruina" y "la necesidad de demolición era imperiosa" y, asimismo, en el contrato de permuta ofrecen un solar en que la edificación carecía de interés y no tenía otro destino que el ser derribado. La segunda, porque, como se ha dicho al tratar del recurso de la otra parte litigante, no hubo incumplimiento de obligaciones por los permutantes que se obligaron a construir y entregar cosa y dinero, pero en contrato sometido a condición resolutoria que se cumplió, lo que llevó consigo la resolución del contrato, no por incumplimiento de las obligaciones, con lo que no entró en aplicación el artículo 1.124 del Código civil.

  2. El segundo de los motivos de casación, fundado en el mismo número 4º del artículo 1.692 de la Ley de Enjuiciamiento Civil alega la infracción del artículo 1.281.1º del Código civil relativo a la interpretación literal de los contratos. Todo el desarrollo se refiere a la interpretación del pacto B) de la cláusula cuarta del contrato.

    El motivo parte de un error de principio. Se refiere una y otra vez a la cláusula del contrato de 15 de octubre de 1.988, lo que no es admisible porque la misma fue sustituida por otra, según pacto de 27 de septiembre de 1.990. No puede tomarse en cuenta a efectos de interpretación ni de ningún otro, un texto de una cláusula que ha sido eliminada y sustituida por otra.

    Partiendo de la cláusula vigente, nada se refiere a indemnización por derribo. Pacta un adelanto, de una cantidad de quince millones de pesetas que "será retornada a los compradores en el momento de la primera venta de local comercial..." y se subordina a un plazo: la toma de posesión del local, la cual nunca tuvo efecto. Por lo cual, el motivo se desestima.

  3. El motivo tercero, también se formula al amparo del número 4º del artículo 1.692 de la Ley de Enjuiciamiento Civil por infracción del artículo 1.106 del Código civil por no haberse dado lugar a indemnización por el lucro cesante producido por la falta de explotación del negocio hotelero que existía en la edificación que fue objeto de derribo.

    La indemnización por lucro cesante deriva del incumplimiento de la obligación y en el caso presente se ha dicho repetidas veces que no hubo incumplimiento por la parte permutante, que procedió al derribo de común acuerdo con la otra parte, a sabiendas de la pendencia de la condición resolutoria.

    Por ello, el motivo se desestima.

  4. El motivo cuarto, fundado en el número 1º del artículo 1.692 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, denuncia infracción del artículo 359 de la misma ley y, en el desarrollo del motivo, expresa que la sentencia de instancia ha incurrido en incongruencia omisiva al haber prescindido de toda respuesta a la petición, contenida en el suplico de la demanda reconvencional, de indemnización de daños y perjuicios por razón del derribo de la edificación y por razón del lucro cesante.

    No es así y el motivo se desestima. La sentencia de instancia estima parcialmente la demanda reconvencional sólo en el extremo de condenar a los demandados reconvencionales (demandantes) al abono de quince millones de pesetas que se descuenta de la devolución que deben hacer (fundamento tercero), lo que implica la desestimación de los demás pedimentos de la demanda reconvencional. Lo cual ha sido objeto de los motivos anteriores, pero no hay incongruencia, pues la respuesta en el fallo de la sentencia desestimatoria de estos extremos, impide la apreciación de tal defecto.

CUARTO

  1. En consecuencia, de lo expuesto hasta ahora aparece la estimación del recurso de casación formulado por los demandantes en la instancia Don Jose Miguel y otros, por lo que esta Sala asume la instancia, tal como dispone el artículo 1.715.1.3º de la Ley de Enjuiciamiento Civil y resuelve lo que corresponde, en los términos en que aparece planteado el debate. Se desprende también de lo expuesto que debe estimarse parcialmente la demanda inicial en el sentido de declarar resuelto el contrato de permuta volviendo al statu quo anterior, es decir, permaneciendo el solar en la titularidad de sus propietarios y debiendo devolver éstos los treinta y seis millones de pesetas percibidos, sin dar lugar a los demás pedimentos de la demanda y sin estimar la demanda reconvencional. Es decir, procede casar la sentencia recurrida y confirmar la dictada en primera instancia.

  2. Respecto al recurso de casación formulado por Don Aurelio y otros, demandados en la instancia y demandantes reconvencionales, no se ha estimado procedente ningún motivo y debe declararse no haber lugar al mismo, tal como establece el artículo 1.715.3 de la Ley de Enjuiciamiento Civil.

  3. En cuanto a las costas, las de primera instancia quedan previstas en la sentencia del Juzgado de Primera Instancia, que se confirma también en este extremo. En las de segunda instancia, no se hace condena alguna. En los presentes recursos de casación, en el formulado por la parte demandante, que se ha dado lugar al mismo, cada parte satisfará las suyas, conforme dispone el artículo 1.715.2 de la Ley de Enjuiciamiento Civil y en el formulado por la parte demandada, se le imponen las costas a los recurrentes, según ordena el artículo 1.715.3.

Por lo expuesto, en nombre del Rey y por la autoridad conferida por el pueblo español

FALLAMOS

QUE DEBEMOS DECLARAR Y DECLARAMOS NO HABER LUGAR al recurso de casación interpuesto por la Procuradora Dª Carmen Otero García, en nombre y representación de Dª Amelia , D. Aurelio , Dª Gema , Dª Milagros y D. Inocencio , contra la sentencia dictada por la Sección Quinta de la Audiencia Provincial de Alicante, en fecha 24 de diciembre de 1.996 y DEBEMOS DECLARAR Y DECLARAMOS HABER LUGAR al recurso de casación interpuesto por el Procurador D. Julián del Olmo Pastor, en nombre y representación de D. Jose Miguel , D. Jesús María , D. Ángel Daniel . D. Blas y la mercantil Novaprom II, S.L., contra la misma sentencia, que CASAMOS y ANULAMOS y, en su lugar, confirmamos la dictada por el Juzgado de Primera Instancia nº 4 de Alicante, de 20 de mayo de 1994, que hacemos nuestra en todos sus pronunciamientos.

En cuanto a las costas de primera instancia, se confirma lo dispuesto por dicha sentencia dictada por el Juzgado. En las de segunda instancia no se hace ningún pronunciamiento. En casación, se condena a los primeros en las costas causadas por su recurso y no se hace condena en las del recurso de los segundos, en que cada parte satisfará las suyas.

Así por esta nuestra sentencia, que se insertará en la COLECCIÓN LEGISLATIVA pasándose al efecto las copias necesarias, lo pronunciamos, mandamos y firmamos .-JOSE ALMAGRO NOSETE.- XAVIER O´CALLAGHAN MUÑOZ.- FRANCISCO MARIN CASTAN.- RUBICADOS.- PUBLICACIÓN.- Leída y publicada fue la anterior sentencia por el EXCMO. SR. D. Xavier O'Callaghan Muñoz, Ponente que ha sido en el trámite de los presentes autos, estando celebrando Audiencia Pública la Sala Primera del Tribunal Supremo, en el día de hoy; de lo que como Secretario de la misma, certifico.

41 sentencias
  • SAP A Coruña 336/2018, 22 de Noviembre de 2018
    • España
    • 22 Noviembre 2018
    ...lo califican, entre otras, las SS TS 24 octubre 1983, 31 octubre 1986, 5 julio 1989, 7 junio 1990, 24 noviembre 1993, 19 noviembre 1994, 19 julio 2002, 1 junio 2005 y 3 noviembre 2009). Tampoco se discute que en la actualidad todavía no se ha hecho efectivo el cumplimiento por las demandada......
  • STS, 16 de Julio de 2012
    • España
    • 16 Julio 2012
    ...de 1990 , 7 de junio de 1990 , 18 de diciembre de 1990 , 7 de mayo de 1993 , 30 de septiembre de 1993 , 24 de noviembre de 1993 , 19 de julio de 2002 ) ya que dicha relación contractual no encaja plenamente en ninguna de las especialidades típicas que define y regula el Código Civil, aunque......
  • STSJ Andalucía 31/2019, 15 de Enero de 2019
    • España
    • 15 Enero 2019
    ...de marzo de 1990, 7 de junio de 1990, 18 de diciembre de 1990, 7 de mayo de 1993, 30 de septiembre de 1993, 24 de noviembre de 1993, 19 de julio de 2002 ) ya que no encaja plenamente en ninguna de las especialidades del Código Civil aunque sus notas lo aproximan a la permuta pese a que uno ......
  • SAN, 26 de Abril de 2012
    • España
    • 26 Abril 2012
    ...de 1990 , 7 de junio de 1990 , 18 de diciembre de 1990 , 7 de mayo de 1993 , 30 de septiembre de 1993 , 24 de noviembre de 1993 , 19 de julio de 2002 ) ya que dicha relación contractual no encaja plenamente en ninguna de las especialidades típicas que define y regula el Código Civil, aunque......
  • Solicita tu prueba para ver los resultados completos
3 artículos doctrinales
  • Compraventa con integración in natura versus permuta con compensación pecuniaria
    • España
    • Cuestiones sobre la compraventa en el Código Civil. Principios Europeos y Draft
    • 1 Enero 2012
    ...Sentencia–), a “la intención de las partes (que) se mani?esta claramente” en uno u otro sentido59(llamarlo compraventa o permuta) (STS de 19 de julio de 2002 –fundamento de derecho primero–), a “la voluntad contractual” (STS de 6 de abril de 2001 –fundamento de derecho Page 244 to–), a “la ......
  • Sentencias
    • España
    • Anuario de Derecho Civil Núm. LXIV-IV, Octubre 2011
    • 1 Octubre 2011
    ...que la compraventa de cosa futura, y encajable en el concepto de permuta que da el artículo 1.538 del CC (SSTS de 8 de marzo de 2001 y 19 de julio de 2002, que citan numerosas sentencias El contrato de permuta de cosa futura es un contrato perfecto por el consentimiento, objeto y causa; aun......
  • Quien permuta busca el cambio directo de los objetos en juego mediando en el negocio unos intereses y motivaciones que quizá nada tengan que ver con el valor real o valor en venta de las cosas intercambiadas
    • España
    • Revista Crítica de Derecho Inmobiliario Núm. 701, Junio - Mayo 2007
    • 1 Mayo 2007
    ...5 de julio de 1989, 10 de marzo, 7 de junio y 18 de diciembre de 1990, 7 de mayo de 1993, 30 de septiembre y 24 de noviembre de 1993 y 19 de julio de 2002. VI Su tratamiento en el código civil: artículos 1.538 a 1.541 Por su parte, estudiando el artículo 1.539 del Código Civil, en sentido g......

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR