Panorama general de los contratos

AutorSteven Shavell
Cargo del AutorDirector John M. Olin Center for Law, Economics & Business
Páginas327-362

Page 327

Este capítulo presenta un panorama general de los contratos; se ocupa de la definición de contrato, de las principales justificaciones de su existencia, y de aspectos importantes de la práctica contractual y del derecho de los contratos. Los capítulos sucesivos tratarán con mayor detalle ciertos aspectos del derecho de los contratos y algunos tipos concretos de contratos.1

1. Definiciones y marco de análisis
1.1. Definiciones básicas

Entendemos por contrato la especificación de unas actuaciones que se supo-ne que las partes designadas adoptarán en diversos momentos, normalmente en función de las condiciones que rijan en el contrato. Típicamente las actuaciones atañen a la entrega de bienes, prestación de servicios y pagos de dinero, y las condiciones incluyen contingencias inciertas, actuaciones pasadas de las partes, y mensajes enviados por ellos. Por ejemplo, un contrato puede estipular que un fotógrafo debería hacer las fotos de una boda el 1 de febrero, que el comprador debería pagar 1.000 dólares en el plazo de una semana desde la boda, que el comprador podría cancelarlo mediante notificación al fotógrafo antes del 1 de

Page 328

enero, y que el fotógrafo podría cancelarlo si se pusiera enfermo. Es evidente que, dado que los conceptos de actuaciones y de condiciones son amplios, el concepto de contrato es muy amplio.

Diremos que un contrato está completamente especificado (o, sencillamente, completo) si la lista de condiciones en las que se basan las actuaciones es explícitamente exhaustiva, es decir, si el contrato establece literalmente todas y cada una de las condiciones posibles en el espectro relevante de condiciones. En un contrato para que un fotógrafo haga las fotos de la boda, supongamos que el universo de condiciones es todo lo que pudiera sucederle al fotógrafo (ponerse enfermo, recibir una oferta para hacer fotografías en otra boda el mismo día) y cualquier cosa que pudiera ocurrirle a la pareja de novios (ponerse ellos enfermos, romper su compromiso). Un contrato completamente especificado tendría que incluir una estipulación explícita de cada una de esas condiciones que pudieran referirse al fotógrafo y a la pareja de novios. Aunque, como hemos expuesto, los contratos están lejos de estar completamente especificados en la práctica, el concepto de un contrato completo resultará útil para aclarar nuestro planteamiento de los contratos. Además, a veces querremos simplificar partien-do del supuesto de que el universo de condiciones relevantes es pequeño (podríamos suponer que incluye solamente o bien que que el fotógrafo de la boda se ponga enfermo, o bien que esté sano), en cuyo caso podemos perfectamente imaginar un contrato completamente especificado.

Diremos que un contrato es incompleto si no está completamente especificado, que significa que el contrato no enuncia explícitamente todas las condicio-nes que es posible considerar. Por ejemplo, un contrato que rece: “El fotógrafo hará las fotos de la boda el 14 de marzo”, sería obviamente incompleto porque no enuncia ninguna lista de condiciones; lo mismo pasaría con un contrato que dijera “El fotógrafo hará las fotos de la boda el 14 de marzo a menos que le sobrevenga una apendicitis” , porque este contrato menciona solo la única condición de la apendicitis en todo el universo de condiciones posibles. Consideremos que aunque estos dos contratos son incompletos, los dos estipulan implícitamente instrucciones completas de lo que las partes han de hacer en todas las condiciones. El contrato que afirma simplemente que el fotógrafo hará las fotos de la boda el 14 de marzo implica que debería hacer las fotos en cualquier condición. Por tanto, de acuerdo con la definición que estamos manejando, bien puede ser que un contrato incompleto establezca de modo implícito un conjunto completo de instrucciones.2

Page 329

Un contrato incompleto que no establece un conjunto completo de instrucciones, explícita o implícitamente, se dice que tiene lagunas. Por ejemplo, supongamos que el contrato de las fotografías de la boda establece que, si hace un tiempo soleado, la ceremonia se celebrará en el patio de la casa y que debería ilmarse en vídeo; y que si llueve y la ceremonia se celebra en el interior de la casa, solo será necesario tomar simples fotografías. Este contrato no estipula explícita ni implícitamente lo que hay que hacer si el día está nublado; por tanto, hay una laguna.

1.2. Contratos mutuamente beneficiosos

Se dice que un contrato es mutuamente beneficioso o, en la jerga económica, eiciente en el sentido de Pareto, si el contrato no puede ser modificado de modo que aumente el bienestar –la utilidad esperada– de ninguna de las partes implicadas. Cabría suponer que los contratos tenderán a ser mutuamente bene-iciosos: si un contrato puede modificarse de manera que aumente la utilidad esperada de cada una de las partes, cabría pensar que se modificaría. Por ejem-plo, supongamos que el contrato de la boda estipula que el fotógrafo debería aparecer a las 10:00 de la mañana, pero que tanto la pareja como el fotógrafo preieren un contrato alternativo según el cual llegaría a las 9:00 y se le pagarían 100 dólares más. En este caso, el primer contrato no sería mutuamente beneficioso, y cabría prever la modificación del mismo en el sentido de establecer que el fotógrafo llegaría antes y se le pagaría más.

1.3. Ejecución forzosa de los contratos

Suponemos que los tribunales ejecutan los contratos, tribunales que general-mente serán tribunales autorizados por el estado. En muchos casos, sin embargo, una entidad distinta de las autorizadas por el Estado –un órgano ejecutivo de

Page 330

una empresa, una asociación comercial o un grupo religioso, o una organización de arbitraje– podría actuar como tribunal y, en ocasiones, ejecutar contratos. Además, la reputación y los factores relacionados con ella también sirven en alguna medida para hacer cumplir los contratos. Estos medios de ejecución forzosa de los contratos ajenos al Estado se tratarán en la sección 10.

La ejecución de los contratos implica el funcionamiento y la actuación de los tribunales. Típicamente, los tribunales actúan solo cuando las partes de un contrato acuden ante ellos. Deberíamos mencionar a continuación varias funciones generales de los tribunales:

Una función básica de los tribunales es decidir sobre la formación de los contratos, es decir, cuándo se ha constituido un contrato válido.

Partiendo de que un contrato se haya realizado adecuadamente y sea indudablemente válido, a menudo los tribunales llevan a cabo la interpretación de los contratos, especialmente deben integrar las lagunas y resolver las ambigüedades.

Otra función de los tribunales se refiere al incumplimiento del contrato. Los tribunales deben decidir cuándo se ha producido su incumplimiento e imponer sanciones o “remedios” a tal efecto. Los tribunales pueden imponer dos tipos distintos de sanciones por incumplimiento del mismo por una de las partes: pueden obligar a la parte incumplidora a pagar una indemnización monetaria a la otra, o pueden insistir en que la prestación se entregue en sentido literal (por ejemplo, exigir que se entregue el terreno tal como se estipulaba en el contrato), es decir, insistir en el cumplimiento específico o ejecución in natura del contrato.

Finalmente, los tribunales pueden también decidir invalidar el contrato, esto es, incluso aunque el contrato se haya formado adecuadamente y en ese sentido no sea inválido, y no se haya incumplido, el tribunal puede rechazar su ejecución.3

Page 331

1.4. El bienestar social y el bienestar de las partes en el contrato

Partiremos con carácter general del supuesto de que el objetivo de los tribunales es mazimizar el bienestar social. Normalmente, ello implicará que los tribunales actúan para mejorar el bienestar de las partes en el contrato, porque habitualmente serán los únicos sujetos afectados por el mismo. Sin embargo, si el contrato afectara a otros sujetos, supondremos que el bienestar de dichos terceros también será tenido en cuenta por los tribunales.

2. La formación...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR