Novedades fiscales y contables del ejercicio 2009

Autor1. Carlos Marín Lama - 2.Josep Estradé Marín - 3.Carlos García Inocencio - 4.Joan Pallerola Comamala - 5.Albert Mª Ducable Guerrero
Cargo del Autor1.Abogado.Profesor de la Universidad de Barcelona. Responsable de contenidos de Planificación Jurídica - Centro de Documentación. - 2.Economista y Consultor de la UOC.- 3.Inspector de Hacienda.- 4.Licenciado en Económicas. Director Financiero de IPSI, SA. Profesor de la UPC.- 5.Abogado. Asesor Fiscal. Juristes i Economistes Associats.
Páginas9-36

Page 9

1.1. Novedades fiscales en el Cierre del ejercicio 2009

Como viene siendo habitual, en cada ejercicio fiscal nos encontramos con una serie de normas y disposiciones de ámbito tributario y contable que debemos tener presente de cara a los últimos meses del año 2009 para realizar el cierre contable fiscal del Impuesto sobre Sociedades y del IRPF tanto para sociedades personas jurídicas como para empresarios o profesionales individuales.

Este ejercicio 2009 viene marcado por ser el segundo de aplicación del nuevo Plan General de Contabilidad y Plan General de Contabilidad para PYMES aprobados por los Reales Decretos 1514/2007 y 1515/2007 respectivamente. Como ya sabemos, la Ley 16/2007, de 4 de julio, de reforma y adaptación de la legislación contable para su armonización internacional con base en la normativa de la Unión Europea, ha introducido unos cambios muy importantes tanto en materia contable como mercantil, y que tienen su último reflejo en una reforma fiscal de adaptación a la reforma contable.

No obstante, la reforma contable contenida en la Ley 16/2007 no altera el modelo de determinación de la renta gravada en el Impuesto sobre Sociedades, es decir, se calcula el beneficio neto según contabilidad y después se aplican los correspondientes ajustes extracontables.

En consecuencia, la reforma contable, es el eje principal que debemos analizar en este segundo año de su aplicación desde su entrada en vigor el 1 de enero de 2008. Y, dentro de ella, los ajustes que facilitan el tránsito del nuevo modelo contable.

En general, podemos decir que las normas contables y fiscales se han acercado más con el nuevo modelo contable y que las principales modificaciones del Texto Refundido de la Ley del Impuesto se han producido para intentar paliar, en alguna medida, la incidencia fiscal de algún cambio contable como puede ser la imposibilidad de amortizar el fondo de comercio o los intangibles de vida útil indefinida o la que tienen los ajustes del régimen transitorio.

Lógicamente, estos cambios han propiciado una profunda modificación de los modelos de declaración. Así, en mayo de este año 2009 se aprobó un nuevo modelo 200 de declaración del Impuesto sobre Sociedades que incluye las modificaciones derivadas del Nuevo Plan General Contable, que da lugar a que el antiguo modelo del Impuesto de Sociedades para ejercicios anteriores se haya quedado obsoleto, y por otro la simple aplicación de la nueva normativa contable ha tenido efectos directos sobre la liquidación del Impuesto y que sin duda ha generado y generará abundantes dudas, al margen de los inevitables ajustes transitorios que se han tenido que realizar.

Otras novedades que afectan al Impuesto sobre Sociedades y al IRPF se producen por las modificaciones reglamentarias que, asimismo, adaptan el Reglamento del IS a la nueva contabilidad y las que desarrollan la Ley de medidas de prevención del fraude fiscal, en especial, la nueva valoración de operaciones vinculadas. Sin bien el nuevo régimen de operaciones vinculadas, con un nuevo perímetro de vinculación y con la obligatoriedad para el sujeto pasivo de valorar estas operaciones a valor de mercado, entró en vigor para ejercicios iniciados a partir de 1 de enero de 2007, sin embargo, el desarrollo reglamentario no se publicó hasta noviembre de 2008, en general con efectos para ejercicios iniciados a partir de 1 de enero de 2008, excepto en lo relativo a las obligaciones de documentación que entraron en vigor para las operaciones realizadas a partir de 19 de febrero de 2009. No obstante, están excluidas de dicha obligación las siguientes operaciones: las operaciones entre entidades que se integren en un mismo grupo de consolidación fiscal que haya optado por el régimen regulado en el capítulo VII del título VII de la LIS, las operaciones realizadas con sus miembros por las agrupaciones de interés económico (AIE) y las uniones temporales de empresas (UTE) inscritas en el registro especial del Ministerio de Economía y Hacienda, lasPage 10operaciones realizadas en el ámbito de ofertas públicas de venta o de ofertas públicas de adquisición de valores y las operaciones cuyo importe conjunto no supere los 100.000 € a valor de mercado de acuerdo con el método de valoración que se haya elegido.

Centrándonos en el ejercicio 2009, al margen de las modificaciones y actualizaciones introducidas en el Impuesto sobre Sociedades en la Ley 2/2008 de Presupuestos Generales del Estado para el año 2009, también se han regulado importantes modificaciones que se ha introducido por otras normas aprobadas en el último trimestre del año 2008 y durante el año 2009 que han tenido un especial repercusión, como pueden ser principalmente la Ley 4/2008, de 23 de diciembre, por la que se suprime el gravamen del Impuesto sobre el Patrimonio, se generaliza el sistema de devolución mensual en el Impuesto sobre el Valor Añadido, y se introducen otras modificaciones en la normativa tributaria, así como el Real Decreto 1793/2008, de 3 de noviembre, por el que se modifica el Reglamento del Impuesto sobre Sociedades, aprobado por el Real Decreto 1777/2004, de 30 de julio.

También se han aprobado otras normas con implicaciones fiscales par adaptarse a estos tiempos de crisis y que han significado las inevitables modificaciones tributarias que, en su conjunto, han sido de cierta magnitud.

Así podemos citar el Real Decreto-ley 3/2009, de 27 de marzo, de medidas urgentes en materia tributaria, financiera y concursal ante la evolución de la situación económica, o las Ordenes de 30 de abril y 18 de junio de 2009, por las por la que se eleva a 18.000 € el límite exento de la obligación de aportar garantía en las solicitudes de aplazamiento o fraccionamiento de deudas derivadas de tributos.

Por todo ello, el cierre del ejercicio 2009 se presenta para asesores y sujetos pasivos más complicado que en ejercicios anteriores. Todavía se está asimilando la reforma contable con las complicaciones que ello conlleva. Las dificultades comienzan al intentar comprender una nueva filosofía mercantil y contable más dinámica, donde prima la foto a la empresa en funcionamiento sobre la estática, donde los administradores van a tener un mayor protagonismo y responsabilidad al verse obligados a tomar decisiones que se reflejan en las Cuentas Anuales. También se han tenido que asimilar las nuevas normas de valoración, nuevos estados financieros, algún nuevo mecanismo de contabilización y, por último, las nuevas obligaciones de información, mucho más exigentes que las anteriores.

Finalmente, por lo que se refiere a las deducciones fiscales para incentivar la realización de determinadas actividades, hay que señalar que en el ejercicio 2009 muchas deducciones se ven nuevamente reducidas, en línea con la progresiva reducción hasta su eliminación en muchos casos establecida en la normativa. Esta circunstancia debe tenerse en cuenta por los empresarios a la hora de planificar sus...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR