Normas comunes de la segunda instancia en la ley de enjuiciamiento civil.

AutorManuel Richard González

Prevé la LEC, junto a las normas relativas a la sustanciación de la segunda instancia propias de cada juicio, una regulacion general de los recursos y sus efectos.

Estas normas generales se hallan reguladas en los arts. 386 a 410 LEC y afectan a distintas e importantes cuestiones. Asi: la interposición y admisión del recurso (arts 382 y ss), la ejecución provisional de la sentencia sometida a recurso (art. 385 LEC), el desistimiento del apelante (409 y 410 LEC), o la firmeza de la sentencia no sometida a recurso y, por tanto, el efecto de cosa juzgada (art. 408 LEC).

A nuestro parecer, el procedimiento de segunda instancia que se contiene en los arts. 887 y ss. LEC y que regula la apelación de sentencias y autos dictados en incidentes y en los juicios que no sean de mayor cuantía tiene un carácter general, por cuanto las normas que allí se incluyen, junto con las de los arts. 382 y ss. LEC, son de aplicación en tanto que regulación subsidiaria[70].

Por esta razón, su estudio lo incluimos dentro de éste epígrafe dedicado a las normas comunes de la segunda instancia en nuestro proceso civil.

  1. La admisión del recurso y la suspensión de la eficacia de la sentencia

    El efecto suspensivo suele relacionarse con la admisión en dos efectos del recurso y con la ejecución provisional de la sentencia[71].

    En este sentido, se produciría el efecto suspensivo cuando la apelación se admite en dos efectos. A sensu contrario, cuando o bien se admite en un sólo efecto, o bien en dos efectos y posteriormente se acuerda a instancia de parte la ejecución provisional de la sentencia, no tendría lugar aquél efecto[72].

    También se relaciona el efecto suspensivo con la suspensión de la jurisdicción del Juez. No obstante, éste es, únicamente, uno de los contenidos o facetas del efecto suspensivo respecto al que más bien habría que hablar siguiendo a ORTELLS RAMOS de suspensión de la competencia funcional, es decir de las facultades que le corresponden al Juez «a quo» respecto al proceso como Juez de la primera instancia[73].

    En primer lugar, y respecto a este último aspecto del efecto suspensivo, el art. 389 LEC establece que quedará en suspenso la jurisdicción del Juez, para seguir conociendo de los autos principales y de las incidencias a que puedan dar lugar, desde el momento que se admita una apelación en ambos efectos. Del redactado de la Ley parece deducirse, precisamente, una relación necesaria entre la admisión del recurso en ambos efectos y la suspensión de la jurisdicción del Juez. Sin embargo, la admisión del recurso en dos efectos no es más que una fórmula formal que no supone la suspensión de la competencia del Juez «a quo».

    Obsérvese, que la admisión del recurso en dos efectos no supone que el Juez «a quo» pierda su jurisdicción para seguir conociendo de los autos principales e incidencias, a pesar que así se pueda deducir del literal del art. 389 LEC[74].

    De ser así se daría la paradoja que admitida la apelación contra sentencia definitiva en ambos efectos (art. 384 y 386 LEC) perdería el Juez su jurisdicción, por lo que, en consecuencia, no podría pronunciarse respecto a la ejecución provisional instada por alguna de las partes (art. 385 LEC)[75].

    Por otra parte, también en los supuestos en los que se admita la apelación en un sólo efecto, quedará en suspenso la jurisdicción o competencia funcional del Juez «a quo», sin que sea óbice que quede en el Juzgado testimonio de lo preciso para ejecutar la sentencia de instancia.

    En segundo lugar, al menos en principio, la admisión del recurso en dos efectos, que es la norma general en las apelaciones contra sentencias definitivas, supone la suspensión de la eficacia de la sentencia (art. 384.1 LEC)[76].

    En este sentido, el art. 391.2 LEC relaciona la admisión en un efecto y la ejecución provisional, y dispone que admitida la apelación en un efecto o cuando se disponga la ejecución provisional, quedará en el Juzgado testimonio de lo necesario para ejecutarla remitendo los autos al Tribunal superior[77].

    De todos modos, este aspecto del efecto suspensivo puede quedar modificado cuando se acuerde, a instancia de cualquiera de las partes, la ejecución provisional de la sentencia (art. 385 LEC). En su virtud, la suspensión de la eficacia de la sentencia por mor de la admisión del recurso en ambos efectos quedaría enervada por la ejecución provisional, que supone o equivale a la admisión del recurso en un efecto[78].

    La ejecución provisional de la sentencia no deviene en forma automática, requiriendo impulso de parte y prestación de fianza. Así, admitido por el Juez el recurso en ambos efectos cabe a las partes solicitar la ejecución provisional de la sentencia en aquellos supuestos en que la Ley lo permita[79].

    La petición se realizará dentro de los seis días siguientes a la notificación de la resolución admitiendo el recurso, dentro de los cuales ofrecerá la constitución de fianza suficiente para responder de lo que se perciba y del perjuicio que se pudiera ocasionar a la otra parte (art. 385 LEC)[80].

    La Ley restringe la posibilidad de instar la ejecución provisional, estableciendo tres supuestos en función de la naturaleza del asunto enjuiciado: 1º) Podrán ejecutarse provisionalmente las sentencias que condenen al pago de una cantidad líquida. O aquellas cuya liquidación pueda efectuarse por simples operaciones numéricas (art. 385.1 LEC). 2º) En ningún caso serán ejecutables las sentencias en juicios que versen sobre paternidad, maternidad, filiación, divorcio, capacidad, estado civil o derechos honoríficos[81].

    1. ) Por último, las sentencias con objeto o naturaleza diferente serán ejecutables si el Juez estima que no sería irreparable el perjuicio que pudiera causar la ejecución (art. 385.2 LEC)[82].

    Prestada fianza suficiente, y en los seis días siguientes, el Juez resolverá en forma de auto concediendo o denegando la ejecución provisional de la sentencia[83]. La fianza o aval habrán de constituirse dentro del tercer día a partir de la notificación de la resolución (385 LEC).

    Por último, se plantea la duda respecto a si el auto que resuelve el incidente de ejecución provisional, es susceptible de recurso. La LEC nada dice, no obstante prevé que las partes puedan solicitar ante el Tribunal «a quo» o «ad quem» una modificación de los efectos en los que fue admitido el recurso de apelación.

    Así: 1º) Podrá el apelante, cuando se admita la apelación en un solo efecto, pedir al Tribunal «ad quem» que la declare admitida en ambos efectos. Esta pretensión deberá deducirla en el término del emplazamiento (art. 394 a 396 LEC). 2º) Dentro del mismo término cuando la apelación se hubiere admitido en dos efectos, podrá solicitar el apelado que se declare admitida en un solo efecto (art. 397 LEC).

    En consecuencia, teniendo las partes oportunidad de solicitar al Tribunal «ad quem» la modificación de lo decidido por el Juez «a quo» entendemos que ese debe ser el cauce de impugnación de la resolución que acuerda o deniega la ejecución provisional de la sentencia. En cualquier caso, la resolución del Juez pronunciándose sobre la ejecución provisional será susceptible de ser modificada por el Tribunal «ad quem» previa petición de parte.

    No obstante, no debe negarse al interesado el recurso de apelación directo contra el auto del Juez en el plazo de cinco días[84];

    o, en su caso, previo recurso de reposición y posterior de apelación. En este sentido, M.A. FERNANDEZ argumenta que no existiendo correlación entre la admisión en dos efectos y la ejecución provisional de la sentencia y para mayor claridad y seguridad jurídica se debe, o bien admitir recurso de apelación directo contra el auto, o bien entender que la concesión de la ejecución provisional equivale a la admisión en un sólo efecto y su denegación en ambos[85].

    Sin embargo, la falta de claridad de la Ley en esta cuestión inclina a aquél autor a pensar que es más razonable que frente al auto que conceda o deniegue la ejecución provisional se interponga recurso de apelación, que se deberá resolver con carácter previo a la apelación principalsup>[86].

  2. La admisión del recurso y el emplazamiento de las partes

    En las normas generales relativas a los recursos y sus efectos se establece que el plazo para recurrir en apelación será de cinco dias (arts 382 y 385 LEC).

    Admitida la apelación en ambos efectos y transcurridos los seis días previstos para solicitar la ejecución provisional, sin que se inste, o bien resuelto lo procedente, el Juez «a quo» remitirá los autos y emplazará a las partes para que comparezcan ante el Tribunal Superior en el plazo de quince días (art. 387 LEC).

    Sin embargo, con relación al juicio de mayor cuantía se establece que interpuesta la apelación el Juez la admitirá en ambos efectos y remitirá los autos al Tribunal Superior con emplazamiento de las partes dentro de los veinte días siguientes al de la citación (art. 679 LEC). Respecto al juicio de menor cuantía el art. 704 LEC dispone que admitido el recurso se emplazará a las partes a comparecer en el plazo de diez días ante el Organo «ad quem».

    Antes de la Novela de reforma urgente de la ley de enjuiciamiento civil por ley 34/84 de 6 agosto, aún era posible entender que era aplicable, al juicio de menor cuantía, el plazo de 10 días del art. 704 LEC, puesto que, el art. 387 LEC prescribía un plazo de veinte días que coincidía con el establecido para el juicio de mayor cuantía (art. 679 LEC).

    Por tanto se entendía sin dificultad que los veinte días eran regla para el mayor cuantía y los diez días del art. 704 eran regla especial para el menor cuantía. Esta interpretación hoy no se puede sostener, pues el plazo establecido en el art. 387 LEC fue modificado, de forma que en la actualidad se solapan tres plazos distintos, dificilmente conciliables ( 15 días en el art.387 LEC; 20 días en el art. 679 LEC; 10 días art. 704 LEC).

    Con el fin de conciliar los distintos plazos legales, un primer criterio de solución de la cuestión sería el que atañe a la...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR