La regulación jurídica de los contratos de multipropiedad y la protección de los adquirentes en la Comunidad Europea

AutorJavier Lete Achirica
Cargo del AutorDoctor en Derecho
Páginas27-60

Page 27

I La política comunitaria de protección de los consumidores

La protección jurídica de los intereses de los consumidores se ha venido desarrollando en la mayoría de los países occidentales desde finales de los años sesenta. Así, a iniciativa de la República Federal de Alemania, Francia, Bélgica, Estados Unidos y Holanda fue creada en 1969 en el seno de la OCDE una Comisión para la política de los consumidores, la cual publicó tres años después un informe de la situación de aquéllos en todos los países miembros de la organización13. Posteriormente, la Asamblea consultiva del Consejo de Europa aprobó el 17 de mayo de 1973, mediante resolución núm. 543, una Carta de protección del consumidor y, en la misma fecha, la Recomendación núm. 705 dirigida al Consejo de ministros para llevar a la práctica los principios de dicha Carta en los Estados miembros del Consejo de Europa14. La Carta de protección del consumidor, a pesar de su brevedad, pretendía reunir los principales derechos del consumidor, englobando entre ellos el de protección y asistencia contra los daños causados por productos peligrosos y contra los daños a sus intereses económicos; el de indemnización por perjuicios y los derechos a la información, a la educación y los de representación y consulta.

En el ámbito de la Comunidad Europea15, la protección de los consumi-Page 28dores tiene su origen en fechas cercanas a las iniciativas citadas de la Asamblea consultiva del Consejo de Europa, ya que la cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno, que se celebró en París los días 19 y 20 de octubre de 1972, instó a las instituciones de la Comunidad a presentar un programa de protección de los consumidores a principios de 1974. Como consecuencia de esa iniciativa política, la Resolución del Consejo de 14 de abril de 1975 aprobó el programa preliminar de la Comunidad Económica Europea para una política de protección y de información de los consumidores16, con la finalidad, se dice en la introducción, «[...] de efectuar una política comunitaria que se ocupe de proteger a los consumidores y que reagrupando, intensificando y completando los trabajos de la Comunidad en este sector, afirme el interés de ésta por la mejora cualitativa de las condiciones de vida de sus nacionales [...]». Este programa preliminar de 1975 es un documento amplio que pretende delimitar el ámbito de actuación de la Comunidad, señalando como objetivos de su política los llamados «cinco derechos de los consumidores»: protección de la salud y de la seguridad de los consumidores; protección de sus intereses económicos; asesoramiento, asistencia y reparación de los daños; información y educación y consulta y representación. El primero de los derechos, el de la protección de la salud y seguridad, tiene que ver con el objetivo de realizar una política activa de aproximación de las legislaciones de los Estados miembros de la Comunidad Europea en materia agrícola y alimentaria e industrial17, mientras que la protección de los intereses económicos se relaciona principalmente con situaciones de clara inferioridad del consumidor en el mercado; lo que obliga a intervenir en cuestiones como cláusulas abusivas, ventas a domicilio y ventas con premio, entre otras.

El asesoramiento, asistencia y reparación de daños implica que «[...] el consumidor deberá recibir asesoramiento y asistencia en materia de quejas y en caso de perjuicios sufridos debido a la compra o utilización de productos defectuosos o de servicios insuficientes», teniendo derecho, además,«[...] a laPage 29 justa reparación de tales perjuicios mediante procedimientos rápidos, eficaces y poco costosos». Para ello la Comisión realizará un estudio comparativo de las legislaciones nacionales de los distintos Estados miembros en este ámbito con la intención de publicar documentos de síntesis y comparación de ventajas e inconvenientes para, finalmente, presentar las propuestas oportunas. Los dos últimos derechos, el de información y educación de los consumidores y el de su consulta y representación, suponen una cooperación entre la Comisión Europea de una parte y las Administraciones Públicas nacionales y las asociaciones de consumidores de otra, así como entre los propios Estados y dichas asociaciones. El programa preliminar termina con dos Anexos en que se detallan las medidas de interés para los consumidores adoptadas anteriormente por la Comunidad Europea y, asimismo, una selección de las Directivas ya aprobadas sobre productos alimenticios, textiles, industriales, etc.

Cuatro años después de su aprobación, dicho programa preliminar fue objeto de una revisión que dio lugar al segundo programa de la Comunidad Económica Europea para una política de protección y de información de los consumidores de 19 de mayo del98118, lo que pone de manifiesto el interés creciente del tema en el ámbito comunitario. Esto no puede resultar extraño, si se atiende al hecho de que varios de los Estados miembros ya contaban con legislación específica de protección de los consumidores en sectores concretos de la contratación. El segundo programa se declara continuador del precedente, ya que asume en su conjunto sus motivaciones, objetivos y principios básicos, aunque aparece mediatizado por una situación económica difícil que sus orientaciones generales ejemplifican en la persistencia del desempleo y en las consecuencias de la dependencia energética de la mayoría de los Estados miembros. Lo que explica la importancia que debe prestarse, según sus palabras, a «[...] los precios de los bienes y servicios sobre los cuales, por otra parte, la acción de la Comunidad ya ejerce una determinada influencia, en particular a través de la política agrícola común, pero también de la política de la competencia y la calidad de los servicios que representan una parte cada vez mayor en los gastos domésticos, ya se trate de servicios públicos o privados [...]». La característica principal del segundo programa de la Comunidad esPage 30 que la política de protección de los consumidores que se plasma en él, tradicionalmente desarrollado desde un punto de vista defensivo, tiene que orientarse de una manera más positiva y abierta al diálogo de forma que permita al consumidor participar en la elaboración y ejecución de las grandes decisiones económicas. Se insiste en el desarrollo de procedimientos de consulta con los representantes de los intereses de los consumidores, pues subyace la idea de que la concertación entre todas las partes interesadas es indispensable para la elaboración de nuevas orientaciones en política económica y social.

Tras los resultados obtenidos en la aplicación de los dos programas de acción comunitaria de 1975 y 1981 y el envió por la Comisión al Consejo de la comunicación Nuevo impulso a la política de protección de los consumidores de 28 de julio de 198519 la Resolución del Consejo de 23 de junio de 1986 relativa a la orientación futura de la política de la Comunidad Económica Europea para la protección y el fomento de los intereses de los consumidores20 invita a la Comisión a elaborar y presentar propuestas en aquellas esferas que tengan una dimensión comunitaria, dentro de los objetivos generales de la política de consumo de la Comunidad. Como manifestación de dicha política, se encuentran la Resolución del Consejo de 23 de junio de 1986 relativa a la orientación futura de la política de la Comunidad Económica Europea para la protección y el fomento de los intereses de los consumidores; la Resolución del Consejo de 15 de diciembre de 1986 sobre la integración de la política de consumo en las demás políticas comunes; la Resolución del Consejo de 25 de junio de 1987 sobre el acceso de los consumidores a la justicia; la Resolución del Consejo de 9 de noviembre de 1989 sobre futuras prioridades para el relanzamiento de la política de protección del consumidor; el Plan trienal de acción sobre política de los consumidores en la Comunidad Europea (1990-1992); la Resolución del Consejo de 13 de julio de 1992 sobre futuras prioridades del desarrollo de la política de protección de los consumidores y el Segundo Plan trienal de acción para política de protección de los consumidores en la Comunidad Europea (1993-1995).

Pero hay que advertir que las diferentes iniciativas en materia de protección de los consumidores no se circunscriben a las instituciones comunitarias dotadas de mayor influencia y peso político, como lo prueba el Dictamen sobre la información y asesoramiento al consumidor en el contexto de la realización del mer-Page 31cado interior de 29 de septiembre de 198921, presentado por el Comité Económico y Social. La finalidad del Dictamen es general, consistente en la defensa del consumidor a través de la información y el asesoramiento como medios más adecuados para conseguir dicho fin. Si bien las observaciones preliminares del Dictamen de 1989 aluden reiteradamente a bienes y servicios, de un examen global del mismo parece deducirse que se refiere primordialmente a bienes o...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR