La morosidad asfixia a las empresas españolas

Page 12

Atajar la morosidad empresarial sigue siendo una asignatura pendiente en España. Pese a las advertencias y recomendaciones que la Comisión Europea viene lanzando desde hace 11 años, cientos de miles de proyectos empresariales se frustran anualmente por dificultades de tesorería que provienen del impago de facturas. Ni siquiera la adopción de la Ley 3/2004, de 29 de diciembre, por la que se establecen medidas de lucha contra la morosidad en las operaciones comerciales, ha servido para mejorar este problema histórico en nuestro país.

Cifras desalentadoras

Las pérdidas por impagados ascienden en España a 16.000 millones de euros, lo que representa un 3,2% de las ventas totales de las empresas, según un informe de Intrum Justitia. El porcentaje supera en más de tres veces a países como Finlandia, mucho más cumplidores y disciplinados en los pagos. En concreto, España cuenta con unas 150.000 empresas morosas y ocupa el tercer lugar del ranking de malos pagadores de toda Europa, sólo superada por Italia y Portugal. Las empresas españolas tardan en pagar a sus proveedores una media de 82,1 días, lo que contrasta con los 26,2 días de Noruega o los 26,6 días de Finlandia, según el estudio de Intrum Justitia. El dato también está muy lejos de la media europea de pago, que se sitúa en 59,2 días.

La gravedad del problema se pone en evidencia al comprobar que uno de cada cuatro casos de insolvencia empresarial se produce debido a la morosidad. Esto genera en España la destrucción de unos 40.000 empleos anuales. En concreto, el 90% de las Page 13 reclamaciones de laudos judiciales son por problemas económicos derivados del incumplimiento de compromisos de pago. Ante la magnitud de las cifras, son muchas las instituciones empresariales que reclaman más medidas para terminar o, al menos, disminuir las pérdidas económicas que genera esta informalidad en los pagos. No obstante, pese a sus negativas consecuencias, el interés por ponerle remedio deja mucho que desear. ??España no ha mostrado interés en mejorar la situación y tampoco ha seguido las excepcionales pautas que se lanzaban desde Europa??, opina Miguel Ángel Bustillo, director financiero de ACAM (Asociación Comunitaria de Arbitraje y Mediación).

Ley insuficiente

Hace ya once años, la Unión Europea advirtió que la morosidad empresarial era un problema creciente que requería soluciones en la mayoría de los países de la región. En 1995, la Comisión Europea lanzó las primeras recomendaciones...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR