Moody's va a tener en cuenta las posiciones

"En nuestras calificaciones, vamos a focalizarnos

más en las cuotas de mercado de los bancos en línea y

en la solidez de esas posiciones en un cibermercado

que cada vez evoluciona más deprisa", ha indicado

Moody's en este estudio consagrado a los bancos europeos frente a la revolución de Internet.

Debilidades y fortalezas, al descubierto

Moody's no observa cambios a corto plazo en la

calificación de los bancos europeos simplemente por

el impacto de Internet, pero piensa que con el paso del

tiempo puede haber diferencias marcadas entre los ratings. A su juicio, "estos cambios en la calificación de

bancos no estarán relacionados únicamente con sus

ratios financieros, que por sí solos no pueden predecir

futuros desarrollos. Lo que sucede es que Internet hará

más transparentes las debilidades y fortalezas de los

bancos, haciendo que los fracasos y éxitos sean más

visibles".

En este contexto, el estudio advierte que "existe el

peligro potencial de un cambio exagerado en la calificación, que refleje la rapidez de las dinámicas del

mercado". A este respecto, la agencia destaca las posiciones líderes tomadas por los bancos suecos y finlandeses. Asimismo, resalta el rápido crecimiento en

Gran Bretaña y Alemania, con Italia, Francia y España por detrás, "aunque los grandes bancos españoles están demostrando mucho dinamismo para posicionarse en la era Internet".

Nuevo poder en manos

de los consumidores

Para Moody's, Internet está afectando a la evolución del sector bancario en dos niveles. Primero, porque representa un nuevo canal de distribución para los

productos ya existentes y, segundo, porque sirve de

catalizador en la reforma del mercado y de las entidades financieras. Con respecto al primer punto, la agencia de calificación dice que los bancos más asentados

esperan que las sucursales continúen jugando un importante papel. Sin embargo, anticipa que en algún

momento la mayoría de los bancos europeos tendrán

que cambiar, a medida que las sucursales sean menos

visitadas y generen por tanto menos beneficios. "Algunos grandes bancos, como Deutsche Bank y ABN

Amro, ya han empezado a afrontar parcialmente este

reto", afirma el estudio.

La agencia de calificación también advierte que

una masiva reestructuración de toda la industria bancaria europea puede ser perjudicial para realizar lo que

realmente es necesario. "Internet refuerza los poderes

del consumidor como nunca, permitiéndole comparar

rápidamente los productos propuestos por diferentes

...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR