La cooperación política en el ámbito migratorio: la lucha contra las mafias y el crimen organizado

AutorConcepción Anguita Olmedo
Cargo* Profesora Titular Interina de Relaciones Internacionales. Departamento de Derecho Internacional Público y Relaciones Internacionales de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología. Universidad Complutense de Madrid. Subdirectora del Master en Relaciones Internacionales y Comunicación.
Páginas139-153
Introducción

Desde el Consejo Europeo de Tampere, celebrado en octubre de 1999, las amenazas a la seguridad europea se han convertido en uno de los ejes fundamentales de discusión, entendidas éstas, entre otras, como “el terrorismo, la proliferación de armas de destrucción masiva y la descomposición de Estados que vienen a ser sustituidos por la delincuencia organizada”1, tal y como ha puesto de manifiesto el informe Solana, donde se formula una Estrategia de Seguridad para Europa2.

No podemos desvincular el fenómeno migratorio del crimen organizado, teniendo en cuenta que hoy por hoy la inmigración ilegal y la trata de seres humanos para la explotación sexual y/o laboral son un negocio muy lucrativo para las mafias y el crimen internacional. La inmigración ilegal alimenta a la criminalidad organizada que no tiene escrúpulos en traficar con personas como lo hace con drogas o armas. Es por ello por lo que uno de los objetivos de la Unión Europea en este ámbito ha sido fomentar la estabilidad y la paz en los países en desarrollo3, porque la inestabilidad y la inseguridad no sólo son un gran obstáculo para el avance de esos Estados con estructuras económicas pobres, sino también causas principales de los flujos migratorios, de los que se aprovechan los delincuentes para su beneficio en un flagrante atentado contra los derechos fundamentales de los emigrantes y en especial de aquéllos que se encuentran en una situación de mayor riesgo, por su doble, o incluso, triple condición de mujer, menor de edad y, además, migrante.

La cooperación política de los países receptores de inmigración o de tránsito se hace necesaria si se quiere acabar con las redes clandestinas y el uso que hacen de las personas menos favorecidas. La prevención, pero también la represión, deben ser los instrumentos de los se valgan los países desarrollados para combatir con efectividad a estas mafias.

Page 141

La prevención debe centrarse no sólo en campañas de opinión pública en los países migrantes con las que se podría reducir la vulnerabilidad de aquéllos que están dispuestos a ponerse en manos de las redes de inmigración, sino en la cooperación policial y judicial, la cooperación en el acceso a la información y la cooperación para el desarrollo, siendo esta última esencial para eliminar desde la raíz las causas, principalmente económicas, que obligan a los seres humanos a emigrar.

La inmigración ilegal y el crimen organizado

La inmigración ilegal es un desafío mundial, es un problema propio de la globalización y como tal debe tener una respuesta globalizada. El fenómeno de la inmigración ilegal tiene su origen hacia mediados de los 70, principios de los años 80, fecha en la que los países desarrollados comienzan a dificultar la entrada legal de inmigrantes. La Comunidad Europea inicia políticas de control con la creación del espacio Schengen a través de la concesión de visados, la firma de acuerdos de readmisión, la restricción en la concesión del asilo y la creación alrededor de la Europa Occidental de un cinturón de seguridad, constituido por sus vecinos del Este que serían los responsables de quienes pasando por su territorio soliciten asilo en un país comunitario. Con esto se pone en práctica lo acordado en el Consejo de Dublín sobre la noción “terceros países seguros”4, medidas que se endurecen a partir de los
90. Esta situación, unida a la eliminación de las restricciones para emigrar que imponían las antiguas repúblicas socialistas, provocó un incremento de la inmigración ilegal y la necesidad de acudir a las mafias como único instrumento para alcanzar con éxito una vida mejor, escapando de la pobreza, del desempleo, del hambre o la opresión, a pesar de que ello implicara un riesgo para la propia vida o la esclavitud laboral y/o sexual, en el caso de la mujeres, para saldar la deuda contraída con estas redes de tráfico de personas.

No podemos decir, sin embargo, que estas medidas de control implementadas por los países desarrollados hayan logrado el efecto deseado: la reducción del número de inmigrantes. La respuesta a estos controles ha sido la proliferación de redes transnacionales de tráfico de seres humanos y una modificación de las rutas tradicionales por otras menos seguras pero con más probabilidades de éxito.

Page 142

El crimen organizado no es un fenómeno nuevo, sin embargo, no es considerado a nivel transnacional hasta principios de los 90, cuando la Comisión Antimafia del Parlamento italiano advertía que “las organizaciones Criminales Internacionales han llegado a acuerdos y tratos para dividirse las zonas geográficas, desarrollar nuevas estrategias de mercado, elaborar formas de asistencia mutua y solventar conflictos, todo ello a escala planetaria”5. Estas consideraciones que por aquel entonces hacía la Comisión Antimafia revelan, sin embargo, la magnitud que empezaba a cobrar la criminalidad internacional.

En efecto, los grupos delictivos materializan acuerdos tácitos con otros grupos criminales de otros países para hacer prevalecer sus intereses frente al Estado. En estos momentos, la criminalidad organizada está profesionalizándose a través del reclutamiento de expertos como abogados, procuradores o incluso formando mejor a sus propios miembros. También empiezan a realizar servicios de “consultoría”, aconsejando a otros grupos delictivos sobre la mejor forma de delinquir y por la que obtienen cuantiosos beneficios. Las organizaciones criminales tienen una gran capacidad de adaptación al entorno donde desarrollan sus acciones delictivas, utilizan en su provecho las vulnerabilidades de cada país, además de beneficiarse de las posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías y las telecomunicaciones. La porosidad de las fronteras es aprovechada por la delincuencia organizada para instalarse en otros países y ampliar sus actividades, principalmente al tráfico de seres humanos, entre los que destacan las mafias chinas, las latinoamericanas y las de los países del Este6.

En este sentido, Naciones Unidas, consciente del gran problema que supone el crimen organizado y su cada vez mayor implicación en el tráfico de seres humanos (entre 800 y 900 mil personas caen cada año en las redes del tráfico ilegal)7, aprobó la Convención contra el Crimen Organizado Transnacional donde se define el crimen organizado como un grupo estructurado de tres o más personas que con una continuidad en el tiempo y actuando de acuerdo tienen el objetivo de cometer uno o más delitos para obtener, directa o indirectamente, un beneficio económico o cualquier otro de orden material8. Convención que se completa con el Protocolo para prevenir, suprimir y castigar Page 143 el tráfico de personas, especialmente mujeres y niños9, que en su artículo 3 define el tráfico de seres humanos como “el reclutamiento, transporte, traslado, escondite o recepción de personas por medio de amenazas o uso de la fuerza u otras formas de coerción, secuestro, fraude, engaño, abuso de poder o de una posición de vulnerabilidad o dando o recibiendo pagos o beneficios para conseguir el consentimiento de una persona que tiene el control sobre otra con propósitos de explotación. Ésta debe incluir al menos la explotación de la prostitución, de otra u otras formas de explotación sexual, trabajos forzados o servicios, esclavitud o prácticas similares a la esclavitud, servidumbres o la extracción de órganos”10.

Para que una actividad delictiva se considere crimen transnacional debe cumplir las siguientes condiciones: a) que sea cometido en más de un Estado, b) que sea cometido sólo en un Estado pero que una parte sustancial de la preparación, planificación, dirección o control tenga lugar en otro Estado, c) que sea cometido en un solo Estado pero en el que esté involucrado un grupo organizado criminal que desarrolle sus actividades criminales en más de un Estado o d) que sea cometido en un Estado, pero que tenga efectos sustanciales en otro Estado.

Dicho esto, no es de extrañar que el crimen organizado esté relacionado con el tráfico de mujeres y niños, teniendo en cuenta que es el segundo negocio criminal más lucrativo después del narcotráfico11. Este negocio tiene unos beneficios anuales de entre 7 y 10 mil millones de dólares12, siendo el riesgo de detención muy limitado ya que utilizan una combinación de mecanismos de coerción para evitar ser delatados por sus víctimas, entre los que podemos destacar la limitación de movimientos, la retirada del pasaporte y todo el dinero para evitar su huida, amenazas de ser entregadas a las autoridades locales, malos tratos, violaciones y amenazas de muerte a ellas y a los familiares que aún permanecen en los países de partida. A veces, si quieren recuperar sus documentos se los revenden a precios desorbitados con lo que aumenta la deuda y, por lo tanto, la servidumbre se hace necesaria para sobrevivir. Casi siempre este delito está íntimamente relacionado con el tráfico de drogas y el Page 144 blanqueo de dinero. Por todo ello, no es de extrañar que en una encuesta sobre qué temen los ciudadanos de la Unión Europea, la delincuencia organizada se situara como la segunda gran preocupación13.

Existen claras diferencias entre los inmigrantes ilegales que utilizan las mafias para entrar en los países elegidos y aquellos otros que son captados con el engaño, principalmente mujeres y niños, y cuyo destino será la prostitución o la explotación laboral. En el caso de los primeros, los flujos migratorios están muy bien definidos. Los países de destino suelen ser países desarrollados, occidentales, principalmente Estados Unidos y Europa. Es una emigración Sur-Norte. Estos...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR