Las microfinanzas en países con economías desarrolladas

AutorJuan María Nin Génova
CargoVicepresidente Ejecutivo y Consejero Delegado de CaixaBank.
Páginas117-122

Page 117

Los microcréditos, una idea nacida en un país emergente, se están convirtiendo en un instrumento financiero cada vez más útil en el contexto actual de los países desarrollados de Europa.

Desde la década de los 90, diferentes entidades, entre ellas las Obras Sociales de algunas Cajas de Ahorros, apostaron por la concesión de microcréditos con el objetivo de contribuir, financiando proyectos de autoempleo, a la autonomía laboral y la integración social de personas en situación de exclusión o vulnerabilidad.

Este primer abordaje, inspirado directamente en un modelo nacido para sacar de la pobreza a las familias más necesitadas de países en vías de desarrollo, ha necesitado múltiples ajustes para adaptarse a las importantes diferencias entre el contexto de los países emergentes y el de los países europeos desarrollados.

En primer lugar, la naturaleza de la pobreza es distinta en ambos contextos: si en países en vías de desarrollo ésta supone la privación de acceso a los recur-sos básicos para la subsistencia, en los países europeos, aunque también exista una parte de la población en situación de pobreza severa, los mecanismos de asistencia social cubren parte de estas necesidades y, por tanto, el concepto de pobreza deriva progresivamente hacia la carencia de oportunidades de desarrollo para las personas y familias.

Esta situación conocida como pobreza relativa, en la cual se encuentra un porcentaje creciente de la población europea, en épocas de crisis se extiende a personas y familias que antes no estaban en situación de vulnerabilidad económica pero llegan a esta situación a raíz de la pérdida de su empleo.

Page 118

Si bien en los países en vías de desarrollo la autoocupación puede ser la mejor y, a veces, la única alternativa para que las personas en situación de exclusión puedan generar ingresos, en las economías más desarrolladas el empleo por cuenta ajena suele ser la vía de inclusión laboral con mayor capacidad de ofrecer oportunidades a estos mismos colectivos.

El entorno económico más competitivo de los países con mayor desarrollo comporta una mayor exigencia a la hora de hacer realidad una nueva propuesta de negocio. Si la voluntad y las habilidades propias de la persona pueden ser suficientes para iniciar un proyecto de autoocupación en las economías menos desarrolladas, las barreras de entrada que imponen las economías más competitivas a distintos niveles (formación, competencia, inversiones, financiación, tecnología, legislación, etc.), suponen un nivel de exigencia mucho mayor. Así pues, sin descartar en absoluto la alternativa que supone el autoempleo como vía de generación de ocupación para colectivos...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR