Libertad de establecimiento

AutorRafael Calvo Ortega (director)

En enero vendí unas acciones que cotizan en Bolsa, obteniendo por ello una pérdida de 500.000 pesetas. En febrero volví a comprar acciones de la misma sociedad y las vendí en marzo, con una plusvalía de 1.250.000 pesetas. ¿Puedo compensar las ganancias y las pérdidas en el IRPF? T. D. M., Málaga.

Sí, en este caso concreto la ganancia y pérdida patrimonial obtenida como consecuencia de las sucesivas compras y ventas de acciones de la misma compañía pueden integrarse y compensarse en el IRPF.

Aun cuando, en principio, entraría en juego la norma antiaplicación de pérdidas (en la medida que los valores vendidos y recomprados sean valores homogéneos), que intenta evitar la generación de pérdidas patrimoniales por motivos puramente fiscales, lo cierto es que concurren ciertas circunstancias que hacen que podamos aplicarnos tanto la pérdida obtenida en primer lugar como la ganancia posterior, y así compensarlas a efectos fiscales.

Esta norma, en lo que se refiere a acciones cotizadas, no permite tener en cuenta las pérdidas patrimoniales obtenidas por la venta de acciones, cuando en los dos meses anteriores o posteriores a la fecha de venta se hayan adquirido valores homogéneos. Pero esto no significa que nunca podamos aplicarnos la pérdida, sino que podremos aplicarla a medida que se vendan los valores recomprados (artículo 31.5 f) y g) de la Ley 40/1998 del impuesto sobre la renta).

El arrendamiento de una vivienda a una sociedad que lo cederá como vivienda para sus empleados, ¿está sujeto a retención y a IVA? L. O., Cáceres.

Respecto al IVA y de acuerdo con el artículo 20 Uno 23 b) de la Ley 37/1992, que regula este impuesto, están exentos de gravamen los arrendamientos de edificios o partes de ellos destinados en exclusiva a viviendas, incluidos garajes, anexos y muebles, arrendados conjuntamente.

El arrendador, persona física o jurídica, debe repercutir el IVA, ya que el arrendamiento tiene como destino una empresa. La exención requiere un destino exclusivo y directo a vivienda. Independientemente de que el destino final sea la utilización como vivienda, el destinatario efectivo de los servicios, la sociedad arrendataria, no va utilizar el inmueble como vivienda.

En lo que se refiere a la retención, el artículo 56.1 e) de la Ley 43/1995, del impuesto de sociedades, si el arrendador es una persona jurídica, determina que están sujetas a retención las rentas de arrendamiento de inmuebles urbanos, aun cuando constituyan ingresos de...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR