Jurisprudencia del Tribunal Supremo

AutorLa Redacción
Páginas19-38

Page 19

Sentencia de 21 de noviembre de 1940 Objeto de la relación jurídica

Se trata de una sentencia sobre cuestiones de competencia. Destaca el segundo "Considerando", que reza como sigue: "Que aun siendo muy diversos los sentidos que cabe atribuir en Derecho al término "objeto" y las teorías que ha formulado la doctrina científica al tratar de determinar qué ha de entenderse por objeto en las relaciones jurídicas o en los derechos subjetivos, no cabe duda que en las relaciones que dan lugar a los "derechos personales" o de "obligación" el objeto del derecho y, consiguientemente, de la relación jurídica radica, no eri la cosa del mundo exterior que pueda constituir el contenido de la prestación, sino en un elemento vinculado a la esfera personal y de libertad del sujeto obligado, o sea la conducta, comportamiento o "prestación" misma del deudor, y sólo en las relaciones que dan lugar a los llamados "derechos reales" se puede considerar como objeto o substrato del correspondiente derecho subjetivo a la cosa, mueble o inmueble, sometida al señorío del titular y susceptible de utilización económica."

Sentencia de 15 de octubre de 1940 Comunidad de bienes y sociedad,

La sentencia recurrida opina que entre las partes existe una comunidad de bienes con respecto al café bar Miami, siendo la participación de cada una de las partes de la mitad del negocio. Varios motivos del recurso intentan hacer valer las pruebas, estimadas insuficientes por la Sala sentenciadora, en virtud de las cuales resulta una menor participación de una de las partes. Estos motivos son rechazados por el Tribunal Supremo por no citar preceptos legales infringidosPage 20por el Tribunal de Instancia, ni por aducir tampoco documentos auténticos expresivos de un error de hecho. El primer motivo impugna la aplicación de los artículos 392 y siguientes del Código civil, poniendo de relieve que se trata de una sociedad que no ha llegado a nacer por deficiencia de forma. El Tribunal Supremo caracteriza la comunidad de bienes por su fin de mera conservación y aprovechamiento en la comunidad; mientras que la sociedad aspira a un lucro común partible, adaptándose por eso un cafébar más bien al tipo de la sociedad. Sin embargo, la carencia de los requisitos formales de escritura e inscripción dejaría intacta una sociedad irregular entre las partes, según se infiere de los artículos 117 y 120 del Código de Comercio, y del 1.667, en relación con el 1.278, del Código civil, que es lo que en nuestro caso interesa. En consecuencia, ha de desestimarse el recurso.

Sentencia de 16 de octubre de 1940 Aplicación de derecho extranjero; legatarios alícuotas

El subdito ruso Eslavine confirió al señor Locatelli, en España, los cargos de tutor y albacea. Después de la muerte de Eslavine, desempeñó Locatelli ambos cargos hasta su muerte. Fue heredado por la demandada y varios legatarios alícuotas. En el pleito presente, los herederos de Eslavine piden de la demandada rendición de cuentas y, como obligación complementaria, la de entregar la mitad del saldo que resulte de la cuenta. El recurso de casación aborda dos cuestiones interesantes: una referente a la aplicación de Derecho extranjero; otra referente a las obligaciones de los legatarios alícuotas.

  1. La Sala de instancia entiende que debiera aplicarse la Ley Nacional del testador. Pero como no se demostró en autos la reglamentación jurídica del Derecho ruso de la tutela y del albaceazgo, aplicó por analogía la legislación española referente a la gestión de negocios ajenos. El Tribunal Supremo pone de relieve la deficiencia de este razonamiento. Por un lado, aplicando ya Derecho español, debían aplicarse las disposiciones del Código civil sobre la tutela y el albaceazgo; por otro lado, no se puede establecer una analogía entre un término conocido (Derecho español) y otro desconocido (Derecho ruso). Luego sigue el Tribunal Supremo: "Que este tema admite como soluciones posibles la desestimación de las pretensiones del litigante que invocó en su favor la legislación rusa y1 no la acreditó en autos, la aplicaciónPage 21de aquel derecho que más se acerque al Derecho ruso, o la aplicación de la Lex fori, y si bien la primera de estas soluciones cuenta en su apoyo con la antigua y arraigada teoría llamada del mero hecho, según la cual incumbe a las partes la invocación y demostración del derecho extranjero, la mayoría de los tratadistas ven en ella cierto aspecto de denegación de justicia, más acusado aún en la tendencia actual de la ciencia jurídica, que en vez de mantener la pasividad del Juez en la comprobación de la norma extranjera aplicable, quiere que la indague o coopere a la indagación de oficio (jura nouit curia), sin que, por lo tanto, recaiga toda la responsabilidad de la carga probatoria sobre el litigante, porque la doctrina científica más justificada se pronunció en estos casos por la aplicación de la Lex fori, solución que esta Sala acepta, máxime en el caso de autos, en que casi todos los elementos en las relaciones jurídicas de que se trata tienen su asiento en nuestro país, ya que en España se realizaron, siquiera irregularmente o de hecho, las gestiones de tutela y albaceazgo, y en España tuvieron su residencia habitual los pupilos, hijos del señor Eslavine, lo que lleva también a la aplicación de la Ley española, conforme al espíritu que informa el artículo 3.° del Convenio de 12 de julio de 1902, ratificado el 30 de junio de 1904, y que en este plano no es dudosa la obligación de rendir cuentas de la tutela y albaceazgo por aplicación de los artículos 281 y 907 del Código civil, por lo que procede mantener el fallo condenatorio y desestimar también el cuarto motivo del recurso. Distingamos, en primer lugar, el Derecho de colisión material y el aspecto procesal de la aplicación del Derecho extranjero: a) Derecho aplicable en este caso: Hemos de tratar separadamente de la tutela y del albaceazgo, aa) Derecho aplicable a la tutela: Desde luego, no se aplica el Convenio de La Haya de 12 de junio de 1902, puesto que Rusia no forma parte de los contratantes. Por lo tanto, falta un precepto legal expreso. Sin embargo, existe casi unanimidad que debe aplicarse la Ley nacional del pupilo (véanse artículos 1.° del Convenio de La Haya, 84 del Código Bustamante) , principio que, con buena voluntad, puede encontrarse en el artículo 9 del Código civil (v. Lasala Llanas, "Sistema Español de Derecho civil internacional e interregional", Madrid, Editorial Revista de Derecho Privado, 1933, p. 173). Con toda probabilidad, debe aplicarse, por lo tanto, en nuestro caso, el Derecho ruso. El Código Bustamante (artículo 88) declara expresamente que la ley personal del menor rige también las obligaciones re-Page 22lativas a las cuentas. Pero aun faltando una disposición expresa, no se duda que el Derecho nacional del menor rige los derechos y deberes del tutor (v. Martin Wolff, "Internationales Privatrecht", Berlín, 1933, § 45, III, p. 140, libro traducido al español por la Editorial Labor). Ahora bien; el Tribunal Supremo mantiene la aplicabílidad del Derecho español apoyándose sobre el espíritu del artículo 3.° del Convenio de La Haya. Pero el mencionado artículo permite la aplicación del Derecho de la residencia del menor sólo en plan subsidiario. Y en nuestro caso la tutela ha sido establecida según el Derecho ruso, ya que parece que se basa en el testamento del padre, que era subdito ruso. En consecuencia, aun el espíritu del Convenio se opone a la aplicación del Derecho español. Bien es verdad que nos limitamos en este lugar al aspecto material del problema; y que puede resultar una modificación desde el punto de vista procesal, bb) Derecho aplicable al albaceazgo: Según el artículo 10, párrafo segundo del Código civil, ha de regirse el albaceazgo por la Ley nacional del difunto, es decir, por el Derecho ruso. Sobre este particular no existe duda (v., por ejemplo, el libro citado de Lasala Llanas, p. 269). b). Aplicación del Derecho extranjero en el proceso: De nuevo hemos de distinguir: aa) Comprobación del Derecho...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR