La nueva Ley del IRPF y la reforma parcial de los Impuesto sobre Sociedades, No residentes y Patrimonio 2007

AutorCarlos Marín Lama [et al.]
Cargo del AutorAbogado y Profesor de la Universidad de Barcelona
Páginas33-70

Page 33

4.1. Introducción

El día 1 de enero de 2007 entró en vigor, con carácter general, la nueva Ley 35/2006, de 28 de noviembre, del IRPF, que incluye asimismo numerosas novedades en relación con otros impuestos (Sociedades, No Residentes y Patrimonio) y que se publicó en el BOE del día 29 de noviembre de 2006. El Anteproyecto de Ley había sido presentado al Consejo de Ministros por el Vicepresidente Segundo del Gobierno y Ministro de Economía y Hacienda el 20 de enero del año 2006, y fue sometido a información pública durante tres semanas y se realizaron diversas modificaciones, hasta su aprobación definitiva por las Cortes Generales.

A continuación trataremos de resumir las principales novedades contenidas en esta Ley 35/2006, empezando por el IRPF, y posteriormente analizando los cambios en el Impuesto sobre Sociedades, No Residentes y Patrimonio, así como otras medidas de interés que se contenga en esta norma.

No obstante, debemos tener en cuenta que el estudio de las modificaciones en la norma citada debe completarse con el estudio de la Ley 36/2006, de 29 de noviembre, de Medidas para la prevención del fraude fiscal, que contiene medidas que, de forma indirecta o por remisión plena afecta al IRPF y al Impuesto sobre Sociedades, al referirse, entre otros, a aspectos como la modificación del régimen de las operaciones vinculadas, y que analizaremos en el Capítulo 5 de este informe.

4.2. Novedades en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF)
4.2.1. Introducción

Debemos empezar afirmando que la Ley 35/2006 constituye una nueva Ley del IRPF, cuya entrada en vigor se ha producido con carácter general el día 1 de enero de 2007, con lo que su aprobación supone la derogación del TRLIRPF.

La nueva Ley 35/2006 del IRPF mantiene el esquema diseñado por la Ley 40/1998 del IRPF y por las reformas introducidas posteriormente. Por ello, aunque existen cambios de importancia en la Ley 35/2006, quizás el aspecto más llamativo es precisamente el carácter continuistas de muchas normas, incluso manteniendo la redacción y sistemática utilizada por el Texto Refundido del IRPF aprobado por el Real Decreto Legislativo 3/2004 de 5 de marzo.

No obstante, aun manteniendo la línea de la anterior normativa, encontramos algunas modificaciones importantes en la nueva Ley, fundamentalmente la de convertir el IRPF en un impuesto dual, ya que la Ley 35/2006 distingue de forma clara dos grupos de rentas, cada una de ellas con una tributación distinta; así las rentas del trabajo, del capital inmobiliario y de actividades económicas va a ser gravadas a una tarifa progresiva que oscila entre un tipo mínimo del 24% y un máximo del 43%, mientras que las rentas del capital mobiliario, en su casi totalidad, y la gran Page 34mayoría de las ganancias patrimoniales, van a ser gravadas a un tipo único del 18%, independientemente de la capacidad económica del contribuyente y del período de generación de las mismas, en lo que la Ley denomina renta del ahorro.

Con relación a la fiscalidad del ahorro, además de lo señalado anteriormente, la nueva Ley suprime la reducción del 40% aplicable las prestaciones percibidas en forma de capital de los sistemas de previsión privados, incentivándose la percepción en forma de renta. Por tanto, los seguros de vida cobradas en forma de capital y planes de pensiones que no se cobren en forma de renta pierden atractivo y en los planes y fondos de pensiones la fijación del máximo de deducción también los hace menos atractivos.

Por otro lado, desaparece la deducción por doble imposición de los dividendos , aunque aparece una nueva exención para los dividendos con el límite de 1.500 Euros anuales.

En cuanto al régimen beneficioso para las plusvalías procedentes de bienes adquiridos con dos años de antelación al 31 de diciembre de 1996 (Disposición transitoria novena del TRLIRPF que permitía que las ganancias patrimoniales derivadas de transmisiones de bienes no afectos a actividades económicas quedaran exentas totalmente o bien parcialmente mediante la aplicación de los coeficientes de abatimiento o coeficientes reductores) se "congela" para las producidas hasta el 19 de enero de 2006, es decir, si dichos bienes se venden a partir de dicha fecha la plusvalía generada hasta el 19 de enero de 2006 tiene el beneficioso régimen fiscal anterior, lo que supone mantener los derechos adquiridos, pero la plusvalía generada a partir de la repetida fecha tributará de acuerdo con la nueva normativa.

También podemos destacar otra modificación de especial interés como es la relacionada con el mínimo personal y familiar . La Ley 35/2006 aumenta, en general, las cuantías y además se regula de forma unitaria, de manera similar a la Ley 40/1998, en vez de distinguir una parte que se minora de la base imponible y otra parte que se minora de la base liquidable, como ocurría en el Texto Refundido. Sin embargo, la modificación más significativa es que dicho mínimo deja de minorarse en la base (como en la Ley 40/1998 y el Texto Refundido), y pasa a excluirse en cuota a través de un mecanismo que luego se comentará con detalle.

También hay que destacar la modificación de la tarifa del IRPF , lo que tiene importantes consecuencias desde el punto de vista teórico y práctico. Así, con relación a la escala de gravamen, se reduce a 4 tramos en lugar de los 5 actuales, rebajándose, también, el tipo máximo del 45 al 43%, mientras que el tipo mínimo sube del 15 al 24%.

Por otro lado, no podemos dejar de comentar que la Ley 35/2006 trata de favorecer fiscalmente los problemas derivados del envejecimiento y la dependencia incentivando aquellos instrumentos destinados a proporcionar una renta complementaria en un futuro bajo la forma de contrato de seguro, cuyas rentas tributarán como rentas del trabajo, y también declarando exenta la posible ganancia obtenida por la venta de determinado patrimonio inmobiliario para las personas que se encuentren en dicha situación, para lo cual la Ley introduce diversas modificaciones que se irán detallando posteriormente. Page 35

PRINCIPALES OBJETIVOS DE LA REFORMA DEL IRPF

* Disminuir la carga...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR