Introducción

AutorJavier Lete Achirica
Cargo del AutorDoctor en Derecho
Páginas21-26

Page 21

La multipropiedad constituye un fenómeno económico y por consiguiente también jurídico de innegable actualidad en el ámbito de la contratación inmobiliaria que se ha desarrollado a través de muy diversas técnicas. En cualquier caso, puede conceptuarse como el fraccionamiento de la propiedad de un inmueble en diversas unidades, cada una de las cuales pertenece, durante periodos fijos de tiempo que van de una semana a varios meses, a distintos titulares. Estos tienen a su favor un derecho exclusivo de ocupación del inmueble durante el periodo que les corresponda y vienen obligados a contribuir a los gastos comunes de su mantenimiento1. La mayoría de los autores coinciden en señalar que fue en una estación de esquí de los Alpes franceses (Superdévoluy) el lugar en que se acuñó la noción de multipropiedad a mediados de los años sesenta como medio de afrontar una importante crisis inmobiliaria2. La disminución del precio de adquisición de los inmuebles que conllevaba la nueva fórmula de propiedad, su destino en un lugar de vacaciones y el aumento de beneficio que podía implicar para el promotor al comercializar muchas unidades de un mismo inmueble eran todos factores atractivos que podían augurar el éxito de la nueva figura jurídica3. Implantada en Suiza,Page 22 no tuvo en Europa el rápido desarrollo que cabía esperar de ella, que sí se produjo, en cambio, a partir de la década de los años setenta en los Estados Unidos, especialmente en el Estado de Florida4. Este Estado fue el primero en dictar en 1976 una normativa específica para la multipropiedad, que fue objeto de sucesivas enmiendas y reformas5 e inmediatamente imitada por otros Estados con potencial turístico suficiente para albergar complejos de multipropiedad, al mismo tiempo que existen leyes modelo que han intentado crear una regulación federal uniforme6. Todas estas iniciativas legales tenían como fin servir de cauce a la nueva modalidad de promoción inmobiliaria, poniendo especial énfasis en la protección de los intereses de los posibles adquirentes frente a fraudes y abusos en la contratación y en el mantenimiento y organización del régimen de multipropiedad. En Europa es a partir de la década de los años ochenta cuando la multipropiedad se manifiesta con fuerza como una nueva forma de contratación de inmuebles con un fin de vacaciones, lo que ha dado lugar a diversas iniciativas del Parlamento Europeo dirigidas a la adopción de una normativa mínima uniforme dentro de la Comunidad Euro-Page 23pea. Se trataba así de fomentar una regulación jurídica que ofreciese cierta seguridad a los consumidores a la hora de abordar la adquisición de inmuebles en régimen de multipropiedad, cristalizando esta tendencia en la Directiva comunitaria de 19947.

El presente trabajo limita su estudio a los aspectos contractuales de la multipropiedad y, más concretamente, al periodo de formación del contrato de adquisición de la misma,, representado, entre otros aspectos, por los deberes precontractuales que se imponen al promotor al obligarle a entregar al posible adquirente un documento informativo que contenga los elementos principales del futuro contrato; por las formalidades, forma escrita y clausulado mínimo, que debe revestir el contrato de adquisición como medio de proteger el consentimiento del consumidor y, por último, por el reconocimiento a favor de los adquirentes de un derecho a desistir del contrato, sin alegar motivos, transcurrido un determinado plazo desde la firma del mismo y de un derecho de resolución para el caso de que el contrato carezca de ciertas menciones obligatorias. Todas estas cuestiones y otras que, aun no siendo citadas, se...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR