STS, 3 de Noviembre de 1993

PonenteD. EDUARDO MONER MUÑOZ
Número de Recurso3662/1991
ProcedimientoRECURSO DE CASACIÓN
Fecha de Resolución 3 de Noviembre de 1993
EmisorTribunal Supremo - Sala Segunda, de lo Penal

En la Villa de Madrid, a tres de Noviembre de mil novecientos noventa y tres.

En el recurso de casación por infracción de ley, que ante Nos pende, interpuesto por el procesado Luis Miguel, contra sentencia dictada por la Audiencia Provincial de Madrid, que le condenó por delito de robo con intimidación, los componentes de la Sala Segunda del Tribunal Supremo que al margen se expresan se han constituido para la votación y fallo, bajo la Presidencia del primero de los indicados y Ponencia del Excmo. Sr. D. Eduardo Moner Muñoz, siendo también parte el Ministerio Fiscal y estando dicho recurrente representado por el Procurador Sr. García Barrenechea.I. ANTECEDENTES

  1. - El Juzgado de Instrucción número 6 de Madrid, instruyó sumario con el número 30/83, contra Luis Miguel, y, una vez concluso, lo remitió a la Audiencia Provincial de Madrid, que, con fecha siete de junio de mil novecientos noventa, dictó sentencia que contiene el siguiente hecho probado: Probado y así se declara: que el día 25 de Noviembre de 1.982, sobre las 20 horas, aproximadamente, Luis Miguel, mayor de edad y condenado por sentencia de fecha 18 de Enero de 1.982 a la pena de multa de 20.000 pesetas, por un delito de utilización ilegítima de vehículo de motor, concedida remisión condicional por auto de fecha 13-12-82, por dos años, cuando transitaba por al calle Virgen de Iciar, localidad de Alcorcón, en unión de otros dos, uno ya enjuiciado, al hacerlo a la altura de la DIRECCION000ubicada en el nº NUM000de aquella calle, y propiedad de Juan Luis, decidieron entrar en la misma para apoderarse de dinero, haciéndolo en primer lugar los dos ahora no enjuiciados, mientras Luis Miguelpermanecía vigilando, y como aquéllos tardaran en salir, Luis Miguelcoge una botella de un cubo de basura y penetra en el establecimiento portando aquélla en ademán de emplearla como medio de ataque y exige a Frida, hija del propietario, que en ese momento se encontraba al frente del establecimiento, que les entregara el dinero a lo que aquélla accede y les hace entrega de 600 pesetas que había en la caja, al tiempo que aquéllos se apoderan de un chaquetón de piel vuelta, un chaleco azul de señora, un pantalón, dos anillos de plata y un reloj propiedad de una joven, Julieta, que acompañaba a Frida, efectos tasados en 8.700 pesetas, que han sido recuperados y entregados a su propietario; asimismo aparece probado cómo las 600 pesetas fueron repartidas entre aquellos tres, uno de los no enjuiciados hizo entrega de 200 pesetas; no aparece probado que Luis Migueltuviese afectación psicopatológica que disminuyera su capacidad de comprender y querer.

  2. - La Audiencia de instancia dictó el siguiente pronunciamiento:

    FALLAMOS

    Que debemos CONDENAR Y CONDENAMOS a Luis Miguel, mayor de edad, como responsable en concepto de autor criminalmente, de un delito de robo con intimidación, previsto y penado en los artículos 500 y 501.5º y último párrafo del Código Penal, sin la concurrencia de circunstancias modificativas de la responsabildiad criminal, a la pena de CUATRO AÑOS, DOS MESES Y UN DIA DE PRISION MENOR; accesorias de suspensión de cargo público y derecho de sufragio durante el tiempo de la condena, al pago de la tercera parte de las costas procesales y a indemnizar con carácter solidario, con quien ya viene condenado a Juan Luisen CUATROCIENTAS PESETAS, debiéndose hacer entrega definitiva a este último de los objetos que en él vienen depositados. El Tribunal se dirigirá al Gobierno a través del Ministerio de Justicia, al amparo del artículo 2.2 del Código penal a fín de que conceda, al ahora condenado un indulto parcial de la pena impuesta, por el que la misma se reduzca a UN AÑO DE PRISION MENOR. Se ratifica el auto dictado en la pieza de responsabilidad civil del ahora condenado por el que se declara su insolvencia. Para el cumplimiento de la pena ahora impuesta le será de abono al condenado, el tiempo que por esta causa estuvo privado de libertad. Al notificar esta sentencia, dése cumplimiento a lo prevenido en el artículo 248.4º de la Ley Orgánica del Poder Judicial.

  3. - Notificada la sentencia a las partes, se preparó recurso de casación por infracción de ley, por el procesado Luis Miguel, que se tuvo por anunciado, remitiéndose a esta Sala Segunda del Tribunal Supremo las certificaciones necesarias para su sustanciación y resolución, formándose el correspondiente rollo y formalizándose el recurso.

  4. - El recurso se basó en los siguientes motivos:

Primero

Por infracción de ley, al amparo del número 2º del artículo 849 de la Ley de Enjuciamiento Criminal, por error en la apreciación de la prueba basado en documentos que obran en autos y cita.

Segundo

Por la misma via que el anterior, basado en el número 1º de dicho artículo por inaplicación del artículo 9.1º en relación con el 8.1º o el 9.10 todos del Código Penal.

Tercero

Por la misma via que el anterior, basado en el número 2º de dicho artículo y del artículo 5.4 de la Ley Orgánica del Poder Judicial por infracción del artículo 24.2 de la Constitución.

  1. - Instruído el Ministerio Fiscal del recurso interpuesto la Sala admitió el mismo, quedando conclusos para el señalamiento de fallo, cuando por turno correspondiera.

  2. - Hecho el señalamiento para el fallo, se celebró la votación el pasado día 27 de octubre último.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

PRIMERO

El inicial motivo de impugnación, se formula por infracción de ley, al amparo del número 2º del artículo 849 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, denunciándose error en la apreciación de la prueba, y que basa en la certificación expedida por el Juzgado Militar nº 1 de Ceuta, con fecha 29 de Mayo de 1.984, y la cartilla del servicio militar del procesado.

En primer término, los documentos alegados son simples fotocopias, que, en principio, carecerían de fuerza probatoria. Sin embargo, el Tribunal sentenciador, les otorga crédito suficiente para acordar la práctica de la prueba de examen médico- psiquiátrico del procesado que se realiza por la Clínica Médico Forense el 26 de Mayo de 1.990, cuyas conclusiones sin contradecir el contenido de los documentos mencionados, pues no afirma la inexistencia de la afección psíquica invocada, expresa una menor relevancia respecto a aquéllos.

En efecto, la cartilla militar y el certificado aludidos, acreditarían la exclusión del recurrente del servicio militar por razones psíquicas como la debilidad mental y psicopatía. El informe médico psiquiátrico, único obrante en la causa, realizado el 25 de Mayo de 1.990, ocho años despues de ocurrido los hechos, concluye: "Se trata de un individuo poco dotado intelectualmente, pero en el que no se detecta otra sintomatología psicopatológica. Dicha limitación intelectiva no es muy acusada y no es encuadrable en un cuadro de retraso notorio. No obstante, dicho deficit podría limitar su imputabilidad de forma discreta dependiendo de la complejidad de los supuestos actos delictivos".

Conjugando, pues, aquellos documentos, con el informe médico emitido por la Clínica Medico Forense, entre los que media un lapso de tiempo muy elevado, puede llegarse a la conclusión de que efectivamente concurría en el procesado una disminución en sus facultades intelectivas y volitivas, conservando no obstante la capacidad necesaria para apreciar la amoralidad y punibilidad del hecho que realiza el sujeto activo, lo que conduce a la estimación del motivo que se examina, como el segundo, en el que por la vía del número 1º del artículo 849 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, se alegaba falta de aplicación del número 1º del artículo 9, en relación con el número 1º del artículo 8, ambos del Código Penal, casando y anulando la sentencia de instancia, dictando a continuación lo procedente.

SEGUNDO

El motivo tercero de impugnación, al amparo del número 2º del artículo 849 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, en relación con el artículo 5.4 de la Ley Orgánica del Poder Judicial, denuncia infracción del derecho a un proceso sin dilaciones indebidas, consagrado en el artículo 24.2 de la Constitución Española.

El presente motivo describe pormenorizadamente los trámites y vicisitudes procesales de la presente causa en distintos pasos, entre los que se produjeron injustificadas o indebidas dilaciones, solo algunas de ellas imputables a la defensa del acusado.

Las Sentencias del Tribunal Constitucional de 14 de Abril, 6 de Mayo, 26 Junio, 6 Julio y 1 de Diciembre, todas de 1.992, y 26 y 29 Enero de 1.993, ha venido configurando el derecho fundamental a un proceso sin dilaciones indebidas que el artículo 24.2 de la Constitución Española contempla en términos similares al artículo 14.3 c) del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos de Nueva York de 19 de Diciembre de 1.966, como un concepto jurídico indeterminado, que no se identifica con el mero incumplimiento de los plazos procesales, ni resulta violado en todos los casos,sin que por su imprecisión, exige examinar cada supuesto en concreto,a la luz de los factores objetivos y subjetivos que sean congruentes con su enunciado genérico.

Siguiendo el criterio interpretativo del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, en torno al artículo 6 del Convenio para la protección de los Derechos Humanos y de las Libertades Fundamentales,que reconoce a toda persona el "derecho a que la causa sea oida dentro de un plazo razonable", dichos factores pueden concretarse en los siguientes: la complejidad del proceso, los márgenes ordinarios de duración de los procesos de la misma naturaleza en igual periodo temporal, el interés que arriesga quién invoca la dilación indebida, su conducta procesal, y la de los órganos jurisdiccionales en relación con los medios disponibles, sin que pueda entenderse que las deficiencias estructurales de la Administración de Justicia excluyan la violación del derecho fundamental, aunque si pueden exonerar de responsabilidad al titular del órgano judicial.

Sin embargo, para la apreciación de la pretensión de quien invoca tal derecho fundamental es preciso que previamente lo haya intentado hacer valer ante el órgano jurisdiccional, solicitando la supresión de las dilaciones y la finalización del proceso, con agotamiento de los recursos disponibles, y ello como manifestación del deber de colaboración que compete a la parte, y que puede configurarse como una verdadera carga procesal -Sentencias Tribunal Constitucional 224/91 de 25 Noviembre, 73/92 de 13 Mayo, y Sentencias Tribunal Supremo 12 Febrero y 6 de Julio 1.992-,debiendo razonarse y acreditarse también el perjuicio irrogado por la dilación indebida -Sentencia Tribunal Constitucional 152/87 de 7 Octubre-.

Conforme a lo expuesto, en la causa si bien algunas dilaciones se encuentran en la propia actitud del recurrente o sus Letrados que no han comparecido a los primeros señalamientos del juicio oral como incluso la exposición del motivo revela, sin embargo, aparecen dos actos de total inactividad, al parecer por extravio de la causa entre el 23 de julio de 1.985 y el 28 de Enero de 1.987. Posteriormente,se produce una dilación de dos años desde el 21 de junio de 1.987 al 21 de Marzo de 1.990. Se aprecia, pues, una injustificada dilación en la tramitación. Las consecuencias o efectos de apreciar lesión del derecho fundamental se concretan,en primer lugar,en la reparación "in natura", consistente en la adopción sin demora de la resolución que proceda -cfr. Sentencia del Tribunal Constitucional 43/85 de 22 de marzo; 155/85 de 12 de octubre, 133/88 de 4 de julio; 151/90 de 4 de Octubre- y cuando dicha reparación no sea posible, se sustituirá por el reconocimiento al afectado de la indemnización que corresponda por razón del funcionamiento anormal de la Administración de Justicia -artículo 121 de la Constitución-, o, en su caso, mediante la exigencia de responsabilidad al funcionario culpable, pero sin que pueda dar lugar a la nulidad del proceso en cuanto las dilaciones no implican por sí mismas una merma de las garantías procesales ni producen indefensión, por cuya razón no desvirtúan la justicia de la sentencia, y no pueden dar lugar más que a consecuencias colaterales -como la responsabilidad civil o criminal del reponsable, o la indemnización ya aludidas-, pero nunca directas, ni procesales ni de fondo -cfr. Sentencias del Tribunal Constitucional 36/84 de 14 de Marzo; 5/85 de 23 de Enero, 255/88 de 21 de Diciembre; 50/89 de 21 de Febrero; 81/89 de 8 de Mayo; 85/90 de 5 de Mayo; y Sentencias del Tribunal Supremo de 23 de Marzo, 14 de Septiembre y 20 de Diciembre de 1.990; 19 de Julio de 1.991; 27 de Marzo; 14 de Abril; y 5 y 9 de Junio; 24 de Septiembre 1.992-, de manera que el único medio corrector de estas situaciones que pueden utilizar los Tribunales es la petición de indulto -cfr. Sentencias 11 Marzo, 2 y 6 Julio y 7 y 30 de Octubre, 11 y 30 Diciembre de 1.992 y 5 Marzo de 1.993-, salvo que haya transcurrido el plazo prescriptivo.

Pero la propia Sentencia recurrida, reconociendo lo indebido de las dilaciones actúa en consonancia con la doctrina expuesta proponiendo un indulto parcial según el cual la pena impuesta de 4 años, 2 meses y 1 día de prisión, (mínimo legal) quedase rebajada a la de un año de prisión menor.

De esta forma la pretensión impugnatoria, pese a su enunciado procesal no se dirige a obtener una declaración y sus efectos de vulneración del derecho a un proceso sin dilaciones indebidas, toda vez que dicha declaración y su único efecto posible ya ha sido obtenidos en la instancia sino a obtener una mayor amplitud en la proposición del indulto propuesto.

En tal sentido, el motivo no puede prosperar pues ataca una decisión discrecional del Juzgador, cual es, el grado y proporción del indulto que se propone, decisión no revisable en casación, y de ahí la vía procesal y enunciado diverso del motivo.

Por otra parte, siempre queda a salvo al recurrente la posibilidad de solicitar por sí mismo el indulto en la amplitud que estime más ajustada a su interés, sin necesidad de recurrir para ello a la casación.

Por tanto, el motivo es inadmisible pues aunque fundado en cuanto a la lesión que invoca, es infundado en cuanto a los efectos que para la misma pretende, pues la Sala sentenciadora, reconociendo la infracción procesal decide su reparación por la vía del indulto de forma completamente correcta y con entidad no revisable en casación.III.

FALLO

QUE DEBEMOS DECLARAR Y DECLARAMOS HABER LUGAR AL RECURSO DE CASACION por infracción de ley, en su motivo primero y segundo con desestimación del tercero, interpuesto por la la representación del procesado Luis Miguel, contra la sentencia dictada por la Audiencia Provincial de Madrid, de fecha siete de junio de mil novecientos noventa, en causa seguida al mismo por delito de robo con intimidación, y en su virtud casamos y anulamos la mencionada sentencia en dicho particular, con declaración de oficio de las costas procesales.

Comuníquese esta resolución y la que seguidamente se dicta, al Tribunal sentenciador, con devolución de la causa que remitió en su día.

Así por esta nuestra sentencia, que se publicará en la Colección Legislativa lo pronunciamos, mandamos y firmamos

SEGUNDA SENTENCIA

En la Villa de Madrid, a tres de Noviembre de mil novecientos noventa y tres.

En la causa incoada por el Juzgado de Instrucción número 6 de Madrid, con el número 30/83, y seguida ante la Audiencia Provincial de Madrid, por delito de robo con intimidación, contra el procesado Luis Miguel, nacido en Madrid, el 15 de Junio de 1.963, hijo de Juan Ramóny Asunción, soltero, con antecedentes penales, y en cuya causa se dictó sentencia por la mencionada Audiencia, con fecha siete de junio de mil novecientos noventa, que ha sido casada y anulada por la pronunciada en el día de hoy por esta Sala Segunda del Tribunal Supremo, integrada por los Excmos. Sres. expresados al margen y bajo la Ponencia del Excmo. Sr. D. Eduardo Moner Muñoz, hace constar lo siguiente:I. ANTECEDENTES

UNICO.- Se aceptan los de la Sentencia de instancia, incluso el de hechos probados, eliminando la última frase de los mismos, y sustituyéndola por "el procesado es un sujeto poco dotado intelectualmente, con limitación intelectiva, el cual, podría limitar su imputabilidad de forma discreta, y que en un momento muy cercano a la comisión de los hechos además de esa debilidad mental padecía una psicopatía".

FUNDAMENTOS DE DERECHO

Se aceptan, salvo el 3º, si bien se acoge lo relativo a la carencia de relevancia de los antecedentes penales.

UNICO.- Por las razones expuestas en la Sentencia rescidente, concurre la circunstancia 1ª del artículo 9, en relación con la 1ª del artículo 8, graduándose su penalidad, conforme al artículo 66, con rebaja de un grado en la pena, e imponiendo la degradada, en su grado medio, manteniéndose los restantes pronunciamientos de la sentencia recurrida, en cuanto no se opongan a los de la presente.

VISTOS los preceptos legales de aplicación al caso.III.

FALLO

QUE DEBEMOS CONDENAR Y CONDENAMOS al procesado Luis Miguel, como responsable criminalmente en concepto de autor, de un delito de robo con intimidación, previsto y penado en los artículos 500 y 501.5º y último párrafo del Código Penal, con la concurrencia de la circunstancia modificativa de la responsabilidad criminal, 1º del artículo 9, en relación con la 1º del artículo 8 ambos del Código Penal, a la pena de OCHO MESES DE PRISION MENOR, accesorias de suspensión de cargo público y derecho de sufragio durante el tiempo de la condena, al pago de la tercera parte de las costas procesales y a indemnizar con carácter solidario, con quien ya viene condenado, a Juan Luisen CUATROCIENTAS PESETAS, manteniéndose los restantes pronunciamientos de la sentencia impugnada mientras no se opongan a los de la presente.

Así por esta nuestra sentencia, que se publicará en la Colección Legislativa lo pronunciamos, mandamos y firmamos

PUBLICACIÓN.- Leidas y publicadas han sido las anteriores sentencias por el Magistrado Ponente Excmo. Sr. D. Eduardo Móner Muñoz, mientras se celebraba audiencia pública en el día de su fecha la Sala Segunda del Tribunal Supremo, de lo que como Secretario certifico.

1 sentencias
  • SAP Asturias 611/2012, 20 de Diciembre de 2012
    • España
    • 20 Diciembre 2012
    ...que pertenecen a la esencia de la labor de juzgar ( Sentencias del Tribunal Supremo de 15 de octubre y 14 de diciembre de 1992, 3 de noviembre de 1993, 11 de junio de 1994 y 31 de octubre de 1996 ); y así en el supuesto que nos ocupa al haber impuesto la Juez de lo Penal la pena que entendi......

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR