La Interoperabilidad de la Red Europea de Alta Velocidad

AutorProf. Dr. Ing. Andrés López Pita
Cargo del AutorCatedrático de Ferrocarriles Universidad Politécnica de Catalunya
Páginas299-311

Page 299

I El ferrocarril convencional y sus limitaciones para el tráfico internacional

La red europea de ferrocarriles se extiende a lo largo de más de 270.000 km. Su desarrollo se inició con la construcción de la primera línea entre Stockton y Darlington, en el Reino Unido, en 1825, que constaba de 44 km, y concluyó al finalizar la mitad del presente siglo.

La observación de los datos del cuadro 1 pone de relieve que transcurrieron más de treinta años desde la entrada en servicio de la citada línea y la introducción del ferrocarril en el conjunto de los países más significativos del continente europeo.

Es razonable, por tanto, pensar que los criterios con que fueron planificadas las diferentes líneas en lo que concierne a alguno de los parámetros más significativos de la explotación ferroviaria, como son: el ancho de vía, el gálibo de los vehículos y de los túneles, o el sistema de señalización, por no citar más que algunos de los referidos parámetros, variaron sustancialmente de un país a otro.

Es importante subrayar que en la toma de decisiones intervinieron tanto factores singulares, como sucedió con el ancho de vía adoptado para España y Portugal, como ligados al progreso de la tecnología; tal fue el caso del sistema de electrificación retenido por cada país.

Por otro lado, las velocidades comerciales máximas que se podían alcanzar a finales del pasado siglo se situaban en el entorno de los 50/60 km/h. Si se observan, en la fig. 1, las distancias existentes entre las principales ciudades europeas, se comprende que la problemática que pudiera derivarse, en términos de tiempo de viaje, por causa de la heterogeneidad ferroviaria a uno y otro lado de las fronteras, tenía un impacto relativa-Page 300

[ VEA EL GRAFICO EN EL PDF ADJUNTO ]

Page 301

mente secundario. En consecuencia, no sorprende tanto que cada país fuera adoptando criterios de diseño y equipamiento de su red sin tener en cuenta, al menos significativamente, las orientaciones de otros países.

De entre los elementos diferenciadores con que se construyó la red ferroviaria europea, cabe destacar, por su importancia, los tres siguientes:

* Ancho de vía

* Sistema de electrificación

* Gálibo.

Por lo que respecta al primero, la fig. 2 muestra, para el conjunto de los países europeos, la situación existente antes de comenzar a construir las líneas de alta velocidad. Se contaba con un ancho de vía de 1435 mm como magnitud con mayor extensión en la Europa Occidental; un ancho de vía de 1524 mm caracterizaba el ferrocarril de la antigua URSS; finalmente el ancho de vía de 1665/1668 mm era representativo del ferrocarril existente en la península ibérica.

En cuanto concierne al sistema de electrificación, la fig. 3 refleja los cinco tipos de corriente que se podían encontrar en el ferrocarril europeo. En corriente continua: los 850 voltios característicos del sur del Reino Unido, los 1500 voltios del sur de Francia, y los 3000 voltios de España e Italia. En corriente alterna, los 25000 voltios y 50 Hz, que se impondrían posteriormente con carácter cuasi - general y los 15000 voltios y 16 2, Hz del ferrocarril alemán entre otras redes.

Finalmente, en lo que se refiere al gálibo, la principal diferencia se encuentra en el Reino Unido, que tiene un gálibo cinemático...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR