Inteligencia artificial y Administración de Justicia: ¿Quo vadis, justitia?

AutorPere Simón Castellano
CargoUniversidad Internacional de La Rioja
Páginas1-15
https://idp.uoc.edu
ARTÍCULO
Inteligencia artifi cial y Administración
de Justicia: ¿Quo vadis, justitia?
Pere Simón Castellano
Universidad Internacional de La Rioja
Fecha de presentación: agosto de 2020
Fecha de aceptación: diciembre de 2020
Fecha de publicación: abril de 2021
Resumen
La presencia en nuestra vida cotidiana de las más modernas tecnologías de la información y la
comunicación, así como de la llamada inteligencia artifi cial (IA), es cada vez mayor a la par que
más valiosa. Las Administraciones públicas no pueden permanecer inmóviles ante una nueva
realidad social que ofrece también una brillante oportunidad para incrementar su efi ciencia y efi -
cacia en ámbitos muy concretos como, por ejemplo, la lucha contra el fraude y las irregularidades.
Los retos y desafíos jurídicos que presenta la IA, empero, son muchos y muy signifi cativos, cuya
afectación se proyecta en ámbitos tan diversos como la protección de datos personales, la igual-
dad, la seguridad jurídica, la transparencia y la rendición de cuentas, entre otros. Los problemas
se multiplican exponencialmente en el ámbito de la Administración de Justicia y, muy especial-
mente, para determinados usos en el marco del proceso penal. Aunque la justicia no es ni debe
convertirse en un mero acto de predicción ni en un modelo matemático que pueda encerrarse en
fórmulas, no es menos cierto que el empleo de la IA para fi nes concretos puede resultar muy útil
en todos los órdenes jurisdiccionales. El presente artículo plantea en este complejo entramado los
términos del debate analizando el marco legal europeo, los usos de la IA en el ámbito de la justicia
penal y su impacto en los derechos fundamentales.
Palabras clave
inteligencia artifi cial, decisiones automatizadas, Administración de Justicia, proceso penal
IDP N.º 33 (Abril, 2021) I ISSN 1699-8154 Revista de los Estudios de Derecho y Ciencia Política
1
2021, Pere Simón Castellano
de esta edición: 2021, Universitat Oberta de Catalunya
https://idp.uoc.edu
Universitat Oberta de Catalunya
Inteligencia artifi cial y Administración de Justicia: ¿Quo vadis, justitia?
2021, Pere Simón Castellano
de esta edición: 2021, Universitat Oberta de Catalunya
IDP N.º 33 (Abril, 2021) I ISSN 1699-8154 Revista de los Estudios de Derecho y Ciencia Política
2
Artifi cial Intelligence in Judicial Systems. Quo vadis, justitia?
Abstract
The presence in our daily life of information and communication technologies is moving up at the
same time as what we call artifi cial intelligence (AI) is increasing as well as being more valuable. Public
administrations cannot remain passive in the face of a new social reality that also offers a brilliant
opportunity to grow their effi ciency and effectiveness in very specifi c areas such as, for example, the
ght against fraud and irregularities. The legal challenges presented by AI, however, are many and very
signifi cant, whose impact is projected in very wide-ranging areas such as the protection of personal
data, equality, legal certainty, transparency and accountability, among others. The troubles increase
exponentially in the fi eld of justice and, especially, for certain uses in the framework of the criminal pro-
ceedings. Although justice is not and should not become a mere act of prediction, nor a mathematical
model that can be enclosed in formulas, the truth is that the use of AI in certain contexts can be very
useful, in all sorts of proceedings. The article sets out in this complex scenario the terms of the debate,
analysing the European legal framework, the uses of AI in the fi eld of criminal justice and its impact on
fundamental rights.
Keywords
Artifi cial Intelligence, Automated Decisions, Judicial Systems, Criminal Proceedings
2021, Pere Simón Castellano
de esta edición: 2021, Universitat Oberta de Catalunya
Eloi Puig
IDP N.º 33 (Abril, 2021) I ISSN 1699-8154 Revista de los Estudios de Derecho y Ciencia Política
3
https://idp.uoc.edu
Universitat Oberta de Catalunya
Inteligencia artifi cial y Administración de Justicia: ¿Quo vadis, justitia?
2021, Pere Simón Castellano
de esta edición: 2021, Universitat Oberta de Catalunya
Introducción: el debate en torno
a la inteligencia artifi cial en las
Administraciones públicas
La universalización de internet y el empleo masivo de las
más modernas nuevas tecnologías, dentro de las cuales
debemos incluir desde los sistemas de procesamiento
big data hasta la inteligencia artifi cial (en adelante, IA),
pasando por el internet de las cosas (o Internet of Things,
en adelante, IoT), lo han revolucionado prácticamente
todo. La forma como nos comunicamos y relacionamos,
la inmediatez en el acceso, la velocidad del mensaje y la
importancia que damos a la información que nos trasladan
nuestras «amistades». En un mundo inundado de infor-
mación irrelevante (Noah Harari, 2018), cada vez resulta
más fácil descontextualizar lo que leemos y compartimos
(Dumortier, 2010), subsumidos en una arquitectura en red,
sin jerarquía, que pone en tela de juicio la aplicación de
criterios y principios que tradicionalmente han permitido
a los operadores jurídicos dar respuesta a aquellos casos
difíciles en los que chocan o colisionan distintos bienes
jurídico-constitucionales que bien merecen protección
1
.
En este complejo escenario, asistimos a la proliferación de
nuevas técnicas que permiten la recolección, interpretación
y procesamiento masivo de datos (personales o no), y su uso
por sistemas expertos que piensan y actúan como humanos,
o bien piensan y actúan siguiendo la lógica racional (Kaplan,
2017, pág. 1). La IA se está aplicando hoy en día, fundamen-
talmente, en los campos del procesamiento del lenguaje
natural, la visión computerizada y la robótica (Kaplan, 2017,
pág. 53), para fi nes muy diversos, aunque como patrones o
elementos comunes cabe destacar que, en cualquier caso, to-
dos los sistemas de IA encuentran sus cimientos, de un lado,
en el procesamiento masivo de datos (personales o no) y, del
1. Buena muestra de ello es el arduo debate en torno al nacimiento y configuración legal del llamado «derecho al olvido digital», un asunto al que la
doctrina nacional ha prestado especial atención. Véase en este sentido Simón Castellano (2012 y 2015), Berrocal Lanzarot (2017) y Cobacho López
(2019). Otro ámbito paradigmático, por lo que se refiere a la proyección de nuevos problemas por la aplicación de los criterios y principios jurídicos
tradicionales al ámbito de internet y a las redes sociales, es el de los llamados «delitos de odio». Véase al respecto Cabellos Espiérrez (2018).
2. La doctrina se refiere tradicionalmente a ello como la black box o caja negra del algoritmo, que despliega numerosos rompecabezas desde
la óptica jurídica. Véase Cerrillo i Martínez (2019).
3. En esta misma dirección véase Asís Roig (2018, pág. 28); Barocas y Selbst (2016, pág. 672); Cerrillo i Martínez (2019); Cerrillo i Martínez y
Peguera Poch (2020).
4. Para muestra un botón. Se estima que la IA puede incrementar el producto interior bruto en 15,7 trillones (PriceWaterhouseCoopers, 2017,
pág. 1) y puede suponer un ahorro anual para el Gobierno estadounidense de 1.200 millones de horas y 41.000 millones de dólares (Eggers,
Schatsky y Viechnicki, 2018, pág. 3).
otro, en el uso de algoritmos que establecen reglas lógicas
para establecer una respuesta que emule, como decíamos
anteriormente, la forma de pensar o actuar de los humanos
(Mayer-Schönberger y Cukier, 2013, pág. 13).
Los algoritmos están muy presentes en nuestra realidad
cotidiana: especialmente, han sido empleados con notable
fortuna (aunque también con un porcentaje de fallo muy
signifi cativo) en procesos de marketing online y publicidad
comportamental, condicionando de forma considerable
las decisiones que acabamos tomando, por ejemplo, en
el ámbito del consumo de productos y servicios en línea.
Para algunos autores somos ya esclavos de la tiranía de los
algoritmos (Edwards y Veale, 2017, págs. 19-20).
En la actualidad, los esfuerzos científi cos se centran en
aquellos algoritmos que permiten el aprendizaje automá-
tico o machine learning, ya que tienen un mayor potencial
de impacto y también una mayor fi abilidad, por la capa-
cidad de aprender de los datos y la experiencia (Federal
Financial Supervisory Authority, 2018, págs. 20, 24). Sin
embargo, aún estamos lejos de contar con auténticos
sistemas de deep learning o aprendizaje profundo, cuya
principal arista desde la óptica del derecho público es la
falta de transparencia en el algoritmo, que se modifi ca y
perfecciona sin que el usuario sea capaz de descubrir de
forma sencilla por qué o cómo el algoritmo ha adoptado
una decisión o ha producido un determinado resultado
2
.
Sea como fuere, lo cierto es que la IA está de moda
3
, lo que
se acredita fácilmente con la atención que los mercados
le están prestando últimamente, así como con los infor-
mes de prestigiosas fi rmas que le auguran un crecimiento
imparable a lo largo de la próxima década
4
. De la IA se
dice que transformará de forma defi nitiva la forma como
vivimos, proyectando sus efectos sobre las relaciones del
trabajo y la producción, automatizando tareas manuales o
Eloi Puig
IDP N.º 33 (Abril, 2021) I ISSN 1699-8154 Revista de los Estudios de Derecho y Ciencia Política
4
https://idp.uoc.edu
Universitat Oberta de Catalunya
Inteligencia artifi cial y Administración de Justicia: ¿Quo vadis, justitia?
2021, Pere Simón Castellano
de esta edición: 2021, Universitat Oberta de Catalunya
rutinarias, en el marco de una nueva revolución industrial,
la cuarta o 4.0, que vendrá de la mano de un nuevo para-
digma en el que el aprendizaje constante y la especializa-
ción no serán una opción
5
.
No es de extrañar entonces que la IA cuente ya con nume-
rosas manifestaciones en las Administraciones públicas
6
,
que la doctrina la haya estudiado con profundidad
7
, que el
legislador se haya posicionado abrazando tal posibilidad
incluso con demasiada premura y sin sufi cientes cautelas
8
,
y que dispongamos de la primera resolución judicial que
ha declarado ilegal un algoritmo sobre evaluación de ca-
racterísticas personales de los ciudadanos
9
.
En este estado de cosas, las Administraciones públicas
utilizan la IA para distintos fi nes legítimos, entre los que
destacan la prevención de riesgos, la detección de irre-
gularidades, fraudes y casos de corrupción, o el apoyo o
asesoramiento en la toma de decisiones, por ejemplo, me-
diante sistemas de predicción policial, de asistencia a mé-
dicos para el tratamiento de enfermedades, para asignar
subvenciones o evaluar profesores, de alerta de abandono
escolar, etc. No se trata ni mucho menos de un listado
exhaustivo de fi nes, puesto que la IA también es utilizada
para la prestación de servicios públicos, para responder
de forma automática a las cuestiones más frecuentes de
los administrados mediante chatbots o incluso para la re-
solución de confl ictos entre las Administraciones públicas
y la ciudadanía, en cuyo caso la aplicación del algoritmo
5. Diversos estudios señalan que el 47% de los trabajos actuales están en alto riesgo de desaparecer, por el mero hecho de que serán
automatizados o desarrollados por robots en las próximas dos décadas. Véase Frey y Osborne (2017, pág. 38).
6. Atlanta predice el riesgo de incendio de los edificios, Hampton el riesgo de riadas y Chicago y Las Vegas identifican los locales que serán
objeto de inspección. Son solo algunos ejemplos; véase más al detalle el Informe IBM Center for The Business of Government (2018).
7. Más concretamente, se ha señalado con acierto que los algoritmos empleados por parte de las Administraciones públicas para la adopción
efectiva de decisiones han de ser considerados reglamentos por cumplir una función material estrictamente equivalente a la de las normas
jurídicas, al reglar y predeterminar la actuación de los poderes públicos. Véase Boix Palop (2020). Más en general, sobre los efectos y
retos jurídicos de la IA, véase Cotino Hueso (2019) y Cerrillo i Martínez y Peguera Poch (2020). Resultan de indudable interés también los
documentos de la Red DAIA, más concretamente la conclusión y la declaración final del I y II Seminario Internacional en Derecho Adminis-
trativo e Inteligencia Artificial, adoptadas en Toledo y Valencia, respectivamente [en línea] https://www.dropbox.com/s/5px5jkvauiz06vu/
CONCLUSIONES_toledoDAIAvfinal.pdf?dl=0 y https://www.dropbox.com/s/zlth1wq0n2z8c0b/declaracionDAIA_Valencia.pdf?dl=0 [Fecha
de consulta: 9 de enero de 2021].
8. Es el caso de la Ley 22/2018, de 6 de noviembre, de la Generalitat Valencia, que prevé un sistema de alertas tempranas anticorrupción
(SATAN), basado en los criterios de Falciani, respecto del que no tenemos constancia alguna de que se esté utilizando. La Agencia Española
de Protección de Datos (en adelante, AEPD), en el Informe 385661/2017, y la doctrina (Cotino Hueso, 2020) han valorado de forma crítica
la citada Ley, que consideran restringe de forma inadmisible los derechos al no cumplir los requisitos constitucionales de los límites a los
derechos ni los requisitos del artículo 23 del Reglamento General (EU) de Protección de Datos (en adelante, RGPD).
9. Nos referimos a la Sentencia de 5 de febrero de 2020 del Tribunal de Distrito de la Haya, asunto C/09/550982/HA ZA 18-388 [en línea]
https://gdprhub.eu/index.php?title=Rb._Den_Haag_-_C/09/550982/HA_ZA_18/388 [Fecha de consulta: 9 de enero de 2021]. Véase al
respecto Fernández Hernández (2020a) y Cotino Hueso (2020).
despliega plenos efectos jurídicos sobre los administrados
y, paralelamente, incrementa exponencialmente los retos
jurídicos.
En las próximas páginas nos proponemos compartir el
marco legal y los fundamentos tecnológicos de la IA, a fi n
de abordar a continuación el análisis de los usos de esta en
el ámbito de la Administración de Justicia y, posteriormen-
te, estudiar su impacto sobre los derechos fundamentales
de las partes en el proceso. Es un tema al que la doctrina
nacional, hasta la fecha, ha prestado poca atención, si bien
ya contamos con una obra de referencia al respecto, más
concretamente, el trabajo de Nieva Fenoll (2018).
1. Marco legal europeo
En la actualidad existen muchos instrumentos legales que
pueden considerarse directa o indirectamente aplicables
en relación con la IA. En este ámbito, y antes de empezar
con los instrumentos legales de la Unión Europea, convie-
ne hacer mención del Convenio 108 del Consejo de Europa
de 1981, que en 2018 se ha renombrado como Convenio
108+, incorporando como elementos clave los principios
de transparencia y proporcionalidad en el tratamiento de
datos e incrementando las garantías que han de adoptarse
junto a las adecuadas medidas técnicas y organizativas de
salvaguarda.
Eloi Puig
IDP N.º 33 (Abril, 2021) I ISSN 1699-8154 Revista de los Estudios de Derecho y Ciencia Política
5
https://idp.uoc.edu
Universitat Oberta de Catalunya
Inteligencia artifi cial y Administración de Justicia: ¿Quo vadis, justitia?
2021, Pere Simón Castellano
de esta edición: 2021, Universitat Oberta de Catalunya
Para lo que aquí interesa, en relación con la IA, el Consejo
Consultivo del Convenio 108 ha aprobado como herra-
mientas de derecho dúctil o soft law dos guías, una en
2018, dedicada a esclarecer cómo pueden utilizarse las
más modernas TIC para prevenir y combatir el crimen
10
;
otra en enero de 2019, sobre el uso de la IA y sus implica-
ciones para la protección de datos
11
.
Por lo que se refi ere a los instrumentos de la Unión Euro-
pea, y más allá del reconocimiento de derechos ya conoci-
dos en el Tratado de Lisboa y en la Carta de los Derechos
Fundamentales de la Unión Europea, la normativa más re-
levante en este ámbito procede, de un lado, del Reglamen-
to 2019/881, de 18 de abril de 2019, relativo a la Agencia
de la Unión Europea para la Ciberseguridad (ENISA) (en
adelante, Reglamento sobre la Ciberseguridad), si bien no
se trata de una normativa ad hoc de la IA (Fernández Her-
nández, 2020c); del otro, de la normativa europea en pro-
tección de datos, encabezada por el Reglamento 2016/679,
de 27 de abril de 2016 (en adelante, RGPD), y en especial,
el artículo 22, que recoge el derecho a no ser objeto de
decisiones basadas únicamente en un tratamiento auto-
matizado, cuando estas produzcan efectos jurídicos en el
titular de los datos. Un derecho que, a su vez, el apartado
segundo del citado artículo excepciona en determinadas
circunstancias siempre y cuando se establezcan medidas
adecuadas para salvaguardar los derechos y libertades y
los intereses legítimos del interesado.
El principal problema es que el RGPD no cubre ni ofrece
una visión homogénea para todos los supuestos. Hay que
tener en cuenta, no solo las normativas nacionales, sino
muy especialmente la Directiva 2016/680, de 27 de abril de
10. Consejo Consultivo del Convenio 108. Practical guide on the use of personal data in the police sector [en línea] https://rm.coe.int/practical-
guide-on-the-use-of-personal-data-in-the-police-sector-couv-/16807913b4 [Fecha de consulta: 9 de enero de 2021].
11. Consejo Consultivo del Convenio 108. New guidelines on artificial intelligence and data protection [en línea] https://rm.coe.int/guidelines-
on-artificial-intelligence-and-data-protection/168091f9d8 [Fecha de consulta: 9 de enero de 2021].
12. En España debemos hacer referencia necesariamente a la Ley 18/2011, de 5 de julio, reguladora del uso de las tecnologías de la información
y la comunicación en la Administración de Justicia, y a la mención expresa en relación con las actuaciones automatizadas. En caso de
actuación automatizada, deberá establecerse previamente por el Comité técnico estatal de la Administración judicial electrónica la
definición de las especificaciones, programación, mantenimiento, supervisión y control de calidad y, en su caso, la auditoría del sistema
de información y de su código fuente. La Ley define las actuaciones automatizadas en su anexo, y en el articulado solo se refiere a los
sistemas de firma electrónica, a las copias electrónicas, y a un sistema automatizado de remisión y gestión telemática que garantizará la
celeridad en la publicación de los edictos.
13. Como reacción a esta marcada insuficiencia, el Parlamento Europeo aprobó con holgadas mayorías el 20 de octubre de 2020 tres informes
que estudian cómo regular la IA para impulsar la innovación, el respeto de estándares éticos y la confianza en la tecnología, en el que anuncia,
además, que prepara una batería de medidas para abordar las oportunidades y desafíos de la IA, centradas en la confianza en la tecnología
y en su potencial impacto tanto en los ciudadanos a nivel individual como en la sociedad y la economía. Los eurodiputados quieren que
2016, relativa a la protección de datos personales por parte
de las autoridades competentes para fi nes de prevención,
investigación, detección o enjuiciamiento de infracciones
penales o de ejecución de sanciones penales (en adelante,
Directiva LED), que aplica solo en aquellos casos en los
que las autoridades tratan datos personales para los fi nes
citados, pero que en cambio no aplica a las instituciones,
órganos y agencias europeas. Para estas últimas debemos
estar a lo que regula el Reglamento 2018/1725 relativo
a la protección de datos por las instituciones, órganos y
organismos de la Unión Europea. Mención especial merece
el Reglamento 2017/1939, por el que se establece una coo-
peración reforzada para la creación de la Fiscalía Europea,
que tiene su propia regulación y previsión normativa en
relación con la protección de datos.
Como se observa, el hecho de contar con un marco jurídico
complejo atomizado en distintas directivas y reglamentos,
más las normativas nacionales de referencia
12
, incrementa
la difi cultad para establecer criterios comunes para la apli-
cación de sistemas expertos de IA en el ámbito de la justi-
cia, y evidentemente esta situación redunda en diferentes
estándares que en la práctica afectan a los individuos en
relación con el procesamiento de sus datos (Belfi ore, 2013,
pág. 367). La Directiva LED es la normativa de referencia
por tratarse de una ley especial que se refi ere precisa-
mente al tratamiento de datos con fi nes de prevención,
investigación, detección o enjuiciamiento de infracciones
penales.
Con todo, el principal problema es que el marco jurídico
actual europeo no ofrece necesariamente una protección
sufi ciente
13
para el derecho a la protección de datos y el
Eloi Puig
IDP N.º 33 (Abril, 2021) I ISSN 1699-8154 Revista de los Estudios de Derecho y Ciencia Política
6
https://idp.uoc.edu
Universitat Oberta de Catalunya
Inteligencia artifi cial y Administración de Justicia: ¿Quo vadis, justitia?
2021, Pere Simón Castellano
de esta edición: 2021, Universitat Oberta de Catalunya
respeto de la vida privada de las personas a la vista del
aumento de la utilización de los sistemas automatizados
de toma de decisiones y de elaboración de perfi les por las
fuerzas policiales y la jurisdicción penal
14
(González Fuster,
2020). Y ello, como consecuencia de que las cautelas y
garantías que contiene el RGPD no se aplican necesaria-
mente cuando el tratamiento se realiza con esos fi nes y
porque es el ámbito cubierto por la Directiva LED, que es
el verdadero instrumento jurídico aplicable que, si bien es
cierto que prevé salvaguardias similares a las del RGPD,
no son exactamente equivalentes en todos los casos, ade-
más de incluir restricciones, excepciones y derogaciones
parciales.
2. Usos de la IA en la Administración
de Justicia
El empleo de los sistemas expertos de IA en la Adminis-
tración de Justicia, en general, puede tener mucha lógica
y sentido, por ejemplo, para la propia gestión del segui-
miento de archivos, con indiferencia de la naturaleza del
proceso o del orden jurisdiccional. La creación de alertas
tempranas por parte del algoritmo en función de la inmen-
sa cantidad de datos procesados y la experiencia previa
que este haya acumulado puede contribuir a simplifi car su
gestión y aumentar la efi ciencia (CEPEJ, 2018, pág. 63).
Siguiendo en el plano general, las técnicas de IA pueden
mejorar el acceso a la jurisprudencia en base al aprendizaje
automático y son un activo considerable para complemen-
tar búsquedas o vincular varias fuentes legales y jurispru-
denciales, incluso mediante técnicas de visualización de
datos (CEPEJ, 2018, pág. 63). También la IA puede contri-
buir a fortalecer la relación entre la justicia y los ciudada-
nos, haciendo a la primera más transparente, gracias a los
chatbots, que podrían confi gurarse para facilitar el acceso
la futura legislación sobre IA en la UE promueva la innovación, garantice la seguridad y proteja los derechos humanos. Véase la nota de
prensa de la sesión plenaria [en línea] https://www.europarl.europa.eu/news/es/press-room/20201016IPR89544/el-parlamento-muestra-
el-camino-para-la-normativa-sobre-inteligencia-artificial [Fecha de consulta: 9 de enero de 2021].
14. La Comisión Europea es plenamente consciente de esta debilidad y, en el Libro Blanco sobre la IA señala que el nuevo marco regulador
en materia de IA debe ser eficaz para alcanzar sus objetivos sin ser excesivamente prescriptivo, y debe construirse siguiendo un enfoque
basado en el riesgo, para así garantizar que la intervención reguladora sea proporcionada. No obstante, requiere de criterios claros para
establecer diferencias entre las distintas aplicaciones de IA, en especial para determinar si entrañan un riesgo elevado o no. En el propio
Libro Blanco se señalan sectores en los que el uso de la IA debe siempre considerarse de riesgo, como la sanidad, la energía y determinados
ámbitos del sector público, como la Administración de Justicia. Libro Blanco sobre la inteligencia artificial: un enfoque europeo orientado
a la excelencia y la confianza, adoptado en Bruselas, 19.2.2020. COM (2020) 65 final.
a las diversas fuentes de información existentes utilizando
lenguaje natural, compartiendo información (plantillas de
documentos, solicitudes o modelos contractuales básicos)
o incluso generándola en línea (CEPEJ, 2018, pág. 63).
Por su parte, la aplicación de técnicas de IA sobre los da-
tos de la actividad judicial puede arrojar una información
clave para realizar evaluaciones cuantitativas y cualitati-
vas, cuyas conclusiones deberían contribuir a mejorar la
efi ciencia de la justicia, haciendo proyecciones relativas a
la carga de trabajo, los recursos humanos y el presupuesto
necesario para hacer frente a lo anterior (CEPEJ, 2018,
pág. 63).
La IA, en la jurisdicción civil y social, debe tener mucho re-
corrido en la llamada resolución extrajudicial de confl ictos
y controversias, ámbito en el que el empleo de sistemas
expertos solo puede redundar en benefi cios para todas las
partes, así como en el ámbito del llamado Online Dispute
Resolution (ODR). Sirva como ejemplo el uso de técnicas
de justicia predictiva por parte de las compañías asegu-
radoras, que calculan y evalúan las posibilidades de éxito
de acudir a los tribunales y, en el caso de que este resulte
inferior a un determinado porcentaje, prefi eren acudir a
sistemas de resolución extrajudicial de confl ictos, evitando
los costes del proceso judicial.
Otros usos, ya más cuestionables de la IA, antes de entrar
a analizar en concreto su empleo para fi nes propios de la
jurisdicción penal, son los relativos al perfi lado de jueces y
magistrados y los destinados a anticipar, en sentido literal,
el sentido de las resoluciones judiciales. Cuantifi car y ana-
lizar exhaustivamente la actividad de un juez contribuiría
a disponer de unos resultados que en el mejor de los casos
podría considerarse un asesoramiento cuantitativo y cua-
litativo para los propios jueces, con fi nes puramente infor-
mativos y de asistencia en la toma de decisiones (CEPEJ,
Eloi Puig
IDP N.º 33 (Abril, 2021) I ISSN 1699-8154 Revista de los Estudios de Derecho y Ciencia Política
7
https://idp.uoc.edu
Universitat Oberta de Catalunya
Inteligencia artifi cial y Administración de Justicia: ¿Quo vadis, justitia?
2021, Pere Simón Castellano
de esta edición: 2021, Universitat Oberta de Catalunya
2018, pág. 66). Así, el análisis por parte de sistemas exper-
tos de la predictibilidad y previsibilidad de las decisiones
judiciales estaría orientada exclusivamente a reducir el
margen de discrecionalidad de los jueces, considerado en
ocasiones excesivo (Fernández Hernández, 2020b). Estas
herramientas, empero, podrían estar abiertas al abuso si
se emplean no solo para gestionar los asuntos judiciales
de manera más efi ciente, sino también para evaluar el
grado de desempeño de los jueces, incluido el análisis de
supuestos sesgos ideológicos en sus patrones de compor-
tamiento.
En resumen y en términos generales, la IA se utiliza o
se está estudiando utilizarla en los sistemas jurídicos
europeos con diversos fi nes: entre otros, para facilitar el
acceso a la Justicia (por ejemplo, mediante los chatbots),
apoyar medidas alternativas de solución de con ictos en
el ámbito civil o para el perfi lado de jueces (CCBE, 2020).
Un bloque más concreto de usos son los relativos a la sus-
titución o apoyo por parte de los sistemas de IA aplicados
al proceso de determinación judicial de la responsabilidad
por la perpetración de un delito, esto es, al sentencing o
proceso de decisión, hasta la fecha propio de jueces hu-
manos que parten de los heurísticos o atajos intuitivos
(Kahneman, Slovic y Tversky, 1982; Nieva Fenoll, 2018,
págs. 44-60). Es lo que algunos autores han denominado
«inteligencia artifi cial judicial», que ha centrado el interés
dogmático-jurídico en España por las potenciales impli-
caciones para los derechos fundamentales derivadas de
un mal uso de estos sistemas (Miró Llinares, 2018, págs.
97-98).
Los esfuerzos, en cambio, en el marco del ámbito de la
jurisdicción penal se pueden englobar básicamente en dos
grandes bloques: la actividad predictiva (predictive poli-
cing) y el reconocimiento facial (González Fuster, 2020).
Respecto a la actividad predictiva, cabe señalar que esta
se basa en la consideración de que el procesamiento
algorítmico de grandes conjuntos de datos permite re-
velar patrones de probable comisión de actos delictivos
o la identifi cación de posibles víctimas de futuros delitos,
permitiendo su interceptación antes de que ocurran. La
15. Véase al respecto Valls Prieto (2017) y Miró Llinares (2020).
predicción ad hoc de la prevención del crimen es una ten-
dencia imparable cuya vis expansiva ha marcado notable-
mente los avances en materia de seguridad a nivel mundial
y en Europa desde los atentados del 11 de septiembre de
2001, lo que típicamente se ha asociado a la prevención de
la delincuencia (Menezes y Agustina, 2020).
Dentro de la actividad predictiva, podemos desglosar
cuatro grandes categorías de técnicas utilizadas con tal
n: los métodos destinados a predecir delitos, o a prever
lugares y momentos con mayor riesgo de que se produz-
ca un delito
15
; los métodos destinados a identifi car a las
personas que corren el riesgo de cometer un delito (o de
reincidir en él) en el futuro; los métodos destinados a pre-
decir, o a crear perfi les similares a los de los delincuentes
anteriores; fi nalmente, los métodos destinados a predecir
a las víctimas de delitos, utilizados para identifi car a gru-
pos o personas que tienen probabilidades de convertirse
en víctimas (González Fuster, 2020; y Fernández Hernán-
dez, 2020b). Los datos que nutren estos sistemas expertos
destinados a la actividad predictiva no deben ser necesa-
riamente datos personales (aunque estos siempre aportan
un mayor valor), ni estar inextricablemente vinculados a
una actividad delictiva; de hecho, sucede exactamente lo
opuesto: se trata de información muy diversa que procede
en su mayor parte de empresas privadas en el contexto
de su actividad ordinaria, y muy especialmente de empre-
sas del sector de la banca, salud, telecomunicaciones y
turismo, que también son las más interesadas en sistemas
de procesamiento big data, junto al sector asegurador o
actuarial.
La actividad predictiva permite realizar también un primer
cálculo o aproximación al riesgo de que un sujeto incurra
en conducta descrita por un tipo penal, en supuestos en
los que se debate acordar medidas cautelares (como la pri-
sión provisional) o en los que se enjuicia la concesión de la
libertad condicional. Se trataría de que el juez y el ministe-
rio público en su caso se apoyaran en los datos y la técnica
algorítmica. El uso de estos instrumentos de predicción
por parte de los jueces de la jurisdicción penal en Europa
es muy escaso (González Fuster, 2020); no obstante, ya
disponemos de resultados de experiencias signifi cativas
en modelos en perspectiva comparada, y más concreta-
Eloi Puig
IDP N.º 33 (Abril, 2021) I ISSN 1699-8154 Revista de los Estudios de Derecho y Ciencia Política
8
https://idp.uoc.edu
Universitat Oberta de Catalunya
Inteligencia artifi cial y Administración de Justicia: ¿Quo vadis, justitia?
2021, Pere Simón Castellano
de esta edición: 2021, Universitat Oberta de Catalunya
mente en Estados Unidos y el Reino Unido. Me refi ero a
los programas COMPAS
16
y HART
17
, respectivamente, que
calculan el riesgo de reincidencia de una persona que ha
sido anteriormente condenada, si bien ambos proyectos
han sido duramente criticados por organizaciones no gu-
bernamentales (ProPublica en el caso de COMPAS y Big
Brother Watch en el caso de HART).
Lo cierto es que las principales conclusiones o propuestas
formuladas por los citados algoritmos mostraron un pre-
ocupante sesgo; por ejemplo, en el caso de COMPAS, se
demostró la existencia de un sesgo racial indirecto en los
modelos que predicen el riesgo de reincidencia mediante el
uso de variables sustitutivas que no son neutrales. Aunque
la doctrina no es pacífi ca, diversos estudios afi rman que
aplicando el citado algoritmo los acusados negros tenían
casi el doble de probabilidades en relación con los blancos
de ser considerados en situación de alto riesgo de reitera-
ción delictiva (Babuta, Oswald y Rinik, 2018, pág. 7). Tanto el
proyecto COMPAS como HART muestran los problemas de
un enfoque discriminatorio o determinista, el cual debería
basarse más bien en los sistemas europeos, civilistas, que
abrazan la reinserción social.
En cuanto a las tecnologías de reconocimiento facial, estas
están siendo objeto de notable controversia y limitaciones
por lo que se refi ere a su utilización, especialmente por
parte de empresas privadas. Lo cierto es que se han im-
plementado hasta la fecha muchas iniciativas de recono-
cimiento facial
18
, tanto por parte de autoridades como por
parte de empresas privadas; el último caso, muy sonado
en España, es el de las cámaras de videovigilancia de Mer-
cadona, que han sido utilizadas para detectar a personas
con una orden de alejamiento que les prohíbe entrar a
las tiendas, cuestión sobre la que la AEPD ha abierto una
investigación
19
.
La idea es prevenir el delito o dar cumplimiento a prohibi-
ciones emitidas por sujetos de derecho público o privado
mediante la identifi cación con reconocimiento facial del
infractor. Muchos de estos proyectos están paralizados o
en moratoria por las cautelas en el tratamiento y las dudas
16. Correctional Offender Management Profiling for Alternative Sanctions.
17. The Harm Assessment Risk Tool.
18. En China, Rusia, Estados Unidos, Suecia, etc. Véase al respecto González Fuster (2020, págs. 24-25).
19. Véase la noticia publicada en el diario El País al respecto [en línea] https://elpais.com/tecnologia/2020-07-06/proteccion-de-datos-abre-
una-investigacion-sobre-las-camaras-de-vigilancia-facial-de-mercadona.html [Fecha de consulta: 5 de agosto de 2020].
en relación con la normativa de protección de datos. Sin
embargo, ciertas iniciativas han obtenido un beneplácito
expreso por parte de las autoridades nacionales de protec-
ción de datos, como es el caso de la autoridad de protec-
ción de datos danesa, que autorizó el empleo de sistemas
de reconocimiento facial por parte de un club de futbol
para evitar la entrada en el estadio de personas que tenían
el acceso prohibido (IT-Pol, 2019).
3. Impacto en los derechos
fundamentales y retos jurídicos
de la IA en la Administración de
Justicia
Los usos de la IA que acabamos de exponer plantean no-
tables retos para la Administración de Justicia desde el
punto de vista jurídico, así como amenazas signifi cativas a
la calidad de nuestros sistemas de justicia, a la protección
de los derechos fundamentales y al Estado de derecho, en
general. Los riesgos se multiplican en relación con los usos
que facilitan, ayudan o implican la toma de decisiones que
despliegan plenos efectos jurídicos sobre los ciudadanos,
como por ejemplo los derivados de la actividad preventiva
y del reconocimiento facial. Y es en este ámbito en el que
procede recordar que los derechos fundamentales de las
personas no pueden subordinarse a criterios como la mera
mejora de la efi ciencia o el ahorro de costes, ya sea para
los ciudadanos o para las propias autoridades judiciales
(CCBE, 2020).
Por ello resulta fundamental separar los distintos usos de
la IA en el ámbito de la justicia, puesto que unos generan
muchos más dilemas que otros, por su grado de afectación
a los derechos fundamentales (CEPEJ, 2018, pág. 66). De
un lado, encontramos un primer bloque de usos de la IA
vinculados a los fi nes relativos a mantener una comunica-
ción activa con los ciudadanos, a reforzar la transparencia
del Poder Judicial, a limitar el ámbito de discrecionalidad
judicial mediante el perfi lado de jueces y magistrados, a
Eloi Puig
IDP N.º 33 (Abril, 2021) I ISSN 1699-8154 Revista de los Estudios de Derecho y Ciencia Política
9
https://idp.uoc.edu
Universitat Oberta de Catalunya
Inteligencia artifi cial y Administración de Justicia: ¿Quo vadis, justitia?
2021, Pere Simón Castellano
de esta edición: 2021, Universitat Oberta de Catalunya
anticipar el sentido de las resoluciones judiciales y asistir
a las partes hacia otras fórmulas como la mediación o la
resolución extrajudicial de con ictos, a evaluar el funcio-
namiento de los tribunales y los jueces o para garantizar el
seguimiento de la ejecución de las resoluciones judiciales.
Este bloque plantea básicamente problemas en relación
con dos derechos o principios fundamentales de alcance
constitucional: las cautelas y salvaguardas propias de la
normativa en protección de datos personales y el principio
de transparencia.
El empleo de sistemas expertos basados en IA en el ám-
bito de las Administraciones públicas plantea siempre
problemas desde la óptica del derecho a la protección de
datos, debido a la naturaleza misma de la IA y a su funcio-
namiento a partir de la recogida, el tratamiento y la com-
binación de datos. Los algoritmos pueden afectar así, ne-
gativamente, a la vida privada de las personas (Crawford y
Schultz, 2014, pág. 96), y muy especialmente si se adoptan
técnicas basadas en el perfi lado y la toma de decisiones
automatizadas (Citron y Pasquale, 2014, pág. 3). A través
de la elaboración de perfi les, la Administración de Justicia
podrá evaluar aspectos de la vida privada de las personas
y sus circunstancias personales (familiares, hábitos, etc.) y
profesionales, y, en consecuencia, predecir su comporta-
miento, con un margen de error aún signifi cativo.
Por su parte, la transparencia es uno de los principios de
actuación de las Administraciones públicas que ha adqui-
rido sin lugar a duda un mayor reconocimiento y que es
teniendo un signifi cativo impacto en el proceso de trans-
formación de la Administración de Justicia en los últimos
años (Gómez Manresa y Fernández Salmerón, 2019). Lo
anterior exige poner límites a las cajas negras del algorit-
mo (Cerrillo Martínez, 2019 y Ponce Solé, 2019).
Un segundo bloque de usos de la IA en el ámbito de la
justicia penal lo integran los fi nes susceptibles de transfor-
mar nuestro modelo a mejor, pero que a la par despliegan
reforzadas amenazas que van más allá del principio de
transparencia y del derecho a la protección de datos. En
este segundo bloque incluimos el empleo de los sistemas
expertos durante las audiencias, ya sea en la fase de jui-
cio o antes del juicio, para fi nes tan diversos como, por
ejemplo, acordar la prisión provisional o la concesión del
tercer grado o, en otros modelos judiciales más propios del
common law, negociar y llegar a acuerdos con la fi scalía
sobre los cargos de la acusación en caso de colaboración
y aportación de pruebas, o bien para acordar la libertad
condicional o calcular la probabilidad de reincidencia de
un acusado.
El primer aspecto u óbice que cabe señalar desde la óptica
constitucional para este segundo bloque de usos es el con-
tenido del artículo 117.3 de la Constitución y el principio de
exclusividad jurisdiccional: únicamente jueces y magistra-
dos pueden juzgar y hacer ejecutar lo juzgado. La función
jurisdiccional, que no incluye solo el acto de juzgar, sino
también el de hacer ejecutar lo juzgado, corresponde en
exclusiva a jueces y magistrados por expreso mandato
constitucional.
Algo muy distinto es el empleo de los sistemas de IA como
un apoyo para los operadores jurídicos (especialmente,
jueces, magistrados y fi scales) que les asista en determi-
nados procesos y les ayude a formar una opinión formada,
valga la redundancia, sobre un asunto, con los resultados
de los estudios en los que se haya aplicado la técnica algo-
rítmica, ya sea a nivel estadístico, de mera probabilidad o
como actividad preventiva.
Anteriormente hemos alertado de las muchas cautelas
que hay que predefi nir y evaluar ex ante en relación con el
principio de transparencia y el derecho fundamental a la
protección de datos. A la ecuación, ahora, hay que sumar
además el derecho a un juicio justo, el derecho de defensa
y el principio de igualdad, todos ellos de naturaleza y al-
cance constitucional. En el caso del derecho de defensa y
del derecho a un juicio justo, las alertas se corresponden
con la inherente falta de transparencia en la forma en que
opera la IA y con la necesidad de garantizar que las partes
procesales puedan discutir e impugnar, también, los resul-
tados de la IA. El derecho de defensa exige en este campo
permitir que todas las partes involucradas identifi quen el
uso de la IA en el caso concreto, pudiendo verifi car los da-
tos de entrada de los que se nutre el sistema y los criterios
de toma de decisión o razonamiento de la herramienta,
porque solo así podrá impugnar en su caso la decisión o
resultado que esta propone. La neutralidad y la objetividad
de los instrumentos de IA utilizados por el sistema judicial
deben estar en cualquier caso garantizadas y ser verifi ca-
bles (CCBE, 2020).
En el caso del principio de igualdad, los problemas au-
mentan exponencialmente. Buena muestra de ello son las
experiencias fallidas de los programas COMPAS y HART,
Eloi Puig
IDP N.º 33 (Abril, 2021) I ISSN 1699-8154 Revista de los Estudios de Derecho y Ciencia Política
10
https://idp.uoc.edu
Universitat Oberta de Catalunya
Inteligencia artifi cial y Administración de Justicia: ¿Quo vadis, justitia?
2021, Pere Simón Castellano
de esta edición: 2021, Universitat Oberta de Catalunya
empleados en Estados Unidos y el Reino Unido, que ya
han sido citados más arriba, y que han puesto de mani-
esto que los mismos algoritmos que pueden promover
la efi ciencia, la consistencia y la justicia, también pueden
reforzar discriminaciones históricas u obscurecer compor-
tamientos indeseables (Ponce Solé, 2019).
Como indicamos supra, los clasifi cadores algorítmicos de
riesgo usados en el sistema COMPAS doblaban la clasi-
cación de personas negras como futuros criminales en
relación con las personas blancas, y lo hacían de forma
incorrecta (Babuta, Oswald y Rinik, 2018, pág. 7) por varias
razones: no había sido testado ni entrenado el algoritmo
de forma sufi ciente (training data); no tenía sufi ciente ba-
gaje en la identifi cación de patrones y reglas estadísticas;
no disponía de sufi cientes datos o estos eran poco repre-
sentativos, afectando como resultado la lógica algorítmica
a las minorías o a los colectivos poco representados y
estableciendo correlaciones sin causaciones.
En consecuencia, desde la perspectiva de la regulación,
debería exigirse explícitamente que en el diseño de los
algoritmos se respete el principio de igualdad y que se
articulen las medidas técnicas, disponibles, para evitar
las discriminaciones y los sesgos (Calders, Kamiran y
Pechenizkiy, 2009, págs. 13-18). Para ello resulta capital
incorporar en el equipo técnico la participación de juristas
que garanticen que las reglas de clasifi cación y las corre-
laciones siguen también la lógica jurídica y que los datos
son sufi cientes para no aplicar conclusiones sin sustento
contra minorías o colectivos poco representativos.
Además, el uso de algoritmos podría limitar el ámbito
de discrecionalidad judicial evitando que estos dicten
resoluciones que contengan sesgos que generen discri-
minaciones a una persona o a un colectivo de personas
(Zarsky, 2016, pág. 122), empero no podemos desconocer
que estamos muy lejos de una técnica tan refi nada y que
los experimentos, hasta la fecha, han ido más bien en el
sentido contrario, con casos de discriminación causados
por el uso de algoritmos fallidos.
Conclusiones
A lo largo de este trabajo hemos planteado los términos
del debate acerca del empleo de la IA en la Administra-
ción de Justicia. Una Administración que, como tercer
poder, se encuentra ante la oportunidad o el precipicio,
más aún si tenemos en cuenta los efectos que sobre ella
se han proyectado en el marco de la crisis del coronavi-
rus. Los desfases de la Administración de Justicia, que
presentan diferente naturaleza (estructurales, personales
y de interconexión), nos abocan a la digitalización, a las
comunicaciones telemáticas y a un apoyo reforzado, me-
diante sistemas tecnológicos, incluida la IA, a los jueces y
magistrados, con el fi n de colocar a nuestro tercer poder
en el rango público y posición que como tal le corresponde
(Perea González, 2020).
El uso de la IA en la justicia, sin embargo, entraña tantos
o más riesgos que oportunidades, tanto para la seguridad
jurídica como para los principios procesales, en la medida
que esta puede verse afectada por la evolución que expe-
rimente el algoritmo, basado en un sistema de aprendizaje
autónomo. La pérdida del control sobre el algoritmo pue-
de derivar en una afectación de derechos fundamentales
de la ciudadanía como la igualdad, el derecho de defensa,
la intimidad, la protección de los datos personales o el
principio de publicidad y transparencia de las actuaciones
judiciales.
A lo largo de este trabajo hemos analizado que los usos de
la IA hasta la fecha en la justicia han sido, en perspectiva
comparada, muy limitados y para fi nes muy concretos, si
bien las previsiones indican un avance tecnológico notable
durante los próximos años en el campo del aprendizaje
autónomo. En este escenario que combina, de un lado, la
necesidad de la Administración de Justicia de modernizar-
se y dar respuesta a las crecientes exigencias cívicas, y, del
otro, las proyecciones del imparable avance técnico en el
campo de la IA, lo más preocupante es, sin lugar a duda,
la falta de una regulación y gobierno marco para su uso
por parte de las Administraciones públicas, en general, y
por parte de la Administración de Justicia, en particular. El
marco jurídico aplicable es incipiente y no cubre en esen-
cia la granularidad de supuestos en los que el empleo de la
IA puede conllevar un menoscabo de derechos.
En sintonía con todo lo anterior, existe a nuestro humilde
entender un único límite infranqueable que opera como
óbice a determinados usos de la IA en la justicia penal.
Nos referimos a la imposibilidad de que el juez delegue su
poder de decisión en un sistema de IA; lo que es de apli-
cación, además, a cualquier orden jurisdiccional, porque
como hemos señalado a lo largo del trabajo la Constitu-
Eloi Puig
IDP N.º 33 (Abril, 2021) I ISSN 1699-8154 Revista de los Estudios de Derecho y Ciencia Política
11
https://idp.uoc.edu
Universitat Oberta de Catalunya
Inteligencia artifi cial y Administración de Justicia: ¿Quo vadis, justitia?
2021, Pere Simón Castellano
de esta edición: 2021, Universitat Oberta de Catalunya
ción es prístina por lo que se refi ere al ejercicio de la fun-
ción jurisdiccional. Este impedimento sería a todas luces
insalvable. Cualquier proyecto encaminado a implementar
sistemas de IA en la justicia penal debería, además, respe-
tar los principios y derechos de la normativa de protección
de datos y superar una evaluación de impacto que en ese
ámbito debería esclarecer los riesgos concretos del siste-
ma en el supuesto de hecho en cuestión. Una evaluación
sometida a los criterios habituales de los sistemas de
cumplimiento normativo, es decir, al principio de mejora
continua y revisión, comunicación y consulta, que además
admite segundas y terceras opiniones de expertos inter-
nos o externos.
Para garantizar la transparencia y el derecho de defensa,
así como la igualdad de armas procesales, deberíamos
contar con mecanismos ex lege que a su vez permitan
un control efectivo de la actividad realizada por los equi-
pos técnicos. Para dar respuesta a estas difi cultades, los
órganos de gobierno de los jueces podrían impulsar la
creación de agencias independientes que asumiesen la
función de supervisión de los algoritmos utilizados en la
Administración de Justicia, siendo más que positivo el
establecimiento de la obligación legal periódica de auditar
los algoritmos con la publicación de las conclusiones de
esta. En consecuencia, desde la perspectiva de la regula-
ción, debería exigirse explícitamente que en el diseño de
los algoritmos se respete el principio de igualdad y que
se articulen las medidas técnicas, disponibles, para evitar
las discriminaciones y los sesgos, así como el control del
algoritmo por parte de agencias independientes.
Aunque hoy los usos de la IA estén limitados, es evidente
que el futuro, por razones de efi cacia, efi ciencia y econo-
mía procesal, pasa por su empleo como apoyo y asistencia
en la Administración de Justicia. El problema estriba en
cómo determinar con seguridad jurídica las garantías, cau-
telas y salvaguardas concretas para cada uso o fi nalidad
específi ca.
Es trabajo del legislador europeo adaptar el marco nor-
mativo incluyendo medidas como las mencionadas con el
n de que los operadores jurídicos puedan, en la práctica,
garantizar el empleo de la IA y aprovechar la oportunidad
que esta brinda, también, a la Administración de justicia,
sin descuidar obviamente los demás derechos y garantías
jurídico-constitucionales que se reúnen en las salas de
justicia.
20. Aplicando aquí por analogía lo que la doctrina ya ha tenido ocasión de indicar para las Administraciones públicas, en general. Véase
Edwards y Veale (2017, págs. 76). Los autores proponen crear un árbitro de datos neutral o neutral data arbiter.
Eloi Puig
IDP N.º 33 (Abril, 2021) I ISSN 1699-8154 Revista de los Estudios de Derecho y Ciencia Política
12
https://idp.uoc.edu
Universitat Oberta de Catalunya
Inteligencia artifi cial y Administración de Justicia: ¿Quo vadis, justitia?
2021, Pere Simón Castellano
de esta edición: 2021, Universitat Oberta de Catalunya
Referencias bibliográfi cas
ASÍS ROIG, R. F. DE (2018). «Robótica, inteligencia artifi cial y derecho». Revista de privacidad y derecho
digital, vol. 3, núm. 10, págs. 27-77.
BABUTA, A.; OSWALD, M.; RINIK, C. (2018). «Machine learning algorithms and police decision-making:
legal, ethical and regulatory challenges». Whitehall Report, núm. 3. Royal United Services Institute
for Defense and Security Studies.
BAROCAS, S.; SELBST, A. D. (2016). «Big data’s disparate impact». California Law Review, núm. 104,
págs. 671-732 [en línea] DOI: https://doi.org/10.2139/ssrn.2477899 [Fecha de consulta: 9 de enero
de 2021].
BELFIORE, R. (2013). «The protection of personal data processed within the framework of police and
judicial cooperation in criminal matters». En: RUGGERI, S. (ed.). Transnational inquiries and the
protection of fundamental rights in criminal proceedings. Berlín: Springer, págs. 355-370.
BERROCAL LANZAROT, A. I. (2017). Derecho de supresión de datos o derecho al olvido. Madrid: Reus.
BOIX PALOP, A. (2020). «Los algoritmos son reglamentos: la necesidad de extender las garantías
propias de las normas reglamentarias a los programas empleados por la administración para la
adopción de decisiones». Revista de Derecho Público. Teoría y Método, núm. 1, págs. 223-269 [en
línea] DOI: https://doi.org/10.37417/RPD/vol_1_2020_33 [Fecha de consulta: 9 de enero de 2021].
CABELLOS ESPIÉRREZ, M. A. (2018). «Opinar, enaltecer, humillar: respuesta penal e interpretación
constitucionalmente adecuada en el tiempo de las redes sociales». Revista Española de Derecho
Constitucional, núm. 112, págs. 45-86 [en línea] DOI: https://doi.org/10.18042/cepc/redc.112.02 [Fe-
cha de consulta: 9 de enero de 2021].
CALDERS, T.; KAMIRAN, F.; PECHENIZKIY, M. (2009). «Building classifi ers with independency cons-
traints». En: IEEE International Conference on Data Mining Workshops, págs. 13-18 [en línea] DOI:
https://doi.org/10.1109/ICDMW.2009.83 [Fecha de consulta: 9 de enero de 2021].
CCBE-COUNCIL OF BARS AND LAW SOCIETIES OF EUROPE (2020). Considerations on the legal aspects
of Artifi cial Intelligence. Bruselas: CCBE [en línea] https://www.ccbe.eu/fi leadmin/speciality_distri-
bution/public/documents/IT_LAW/ITL_Guides_recommendations/EN_ITL_20200220_CCBE-consi-
derations-on-the-Legal-Aspects-of-AI.pdf [Fecha de consulta: 9 de enero de 2021].
CEPEJ–EUROPEAN COMMISSION FOR THE EFFICIENCY OF JUSTICE (2018). European ethical Charter
on the use of Artifi cial Intelligence in judicial systems and their environment. Adoptada en el Pleno
del CEPEJ (31.ª sesión), en Estrasburgo, el 3-4 de diciembre de 2018 [en línea] https://www.coe.
int/en/web/cepej/cepej-european-ethical-charter-on-the-use-of-artifi cial-intelligence-ai-in-judicial-
systems-and-their-environment [Fecha de consulta: 9 de enero de 2021].
CERRILLO I MARTÍNEZ, A. (2019). «El impacto de la inteligencia artifi cial en el derecho administrativo:
¿nuevos conceptos para nuevas realidades técnicas?». Revista General de Derecho Administrativo,
núm. 50.
CERRILLO I MARTÍNEZ, A.; PEGUERA POCH, M. (2020). Retos jurídicos de la inteligencia artifi cial. Pam-
plona: Aranzadi.
CITRON, D. K.; PASQUALE, F. (2014). «The scored society: due process for automated predictions».
Washington Law Review, núm. 89, págs. 1-33.
COBACHO LÓPEZ, A. (2019). «Refl exiones en torno a la última actualización del derecho al olvido di-
gital». Revista de Derecho Político, núm. 104, págs. 198-227 [en línea] DOI: https://doi.org/10.5944/
rdp.104.2019.24313 [Fecha de consulta: 9 de enero de 2021].
Eloi Puig
IDP N.º 33 (Abril, 2021) I ISSN 1699-8154 Revista de los Estudios de Derecho y Ciencia Política
13
https://idp.uoc.edu
Universitat Oberta de Catalunya
Inteligencia artifi cial y Administración de Justicia: ¿Quo vadis, justitia?
2021, Pere Simón Castellano
de esta edición: 2021, Universitat Oberta de Catalunya
COTINO HUESO, L. (2019). «Riesgos e impactos del Big Data, la inteligencia artifi cial y la robótica:
enfoques, modelos y principios de la respuesta del derecho». Revista General de Derecho Adminis-
trativo, núm. 50.
COTINO HUESO, L. (2020). «SyRI, ¿a quién sanciono? Garantías frente al uso de inteligencia artifi cial
y decisiones automatizadas en el sector público y la sentencia holandesa de febrero de 2020». La
Ley Privacidad, Wolters Kluwer, núm. 4.
CRAWFORD, K.; SCHULTZ, J. (2014). «Big data and due process: Toward a framework to redress predic-
tive privacy harms». Boston College Law Review, núm. 55, págs. 93-128.
DUMORTIER, F. (2010). «Facebook and risks of “de-contextualization” of information». En: GUTWIRTH,
S.; POULLET, Y.; DE HERT, P. (eds.). Data protection in a pro led world. Londres: Springer, págs.
119-138.
EDWARDS, L.; VEALE, M. (2017). «Slave to the algorithm: Why a right to an explanation is probably not
the remedy you are looking for». Duke Law & Technology Review, núm. 16, págs. 18-84 [en línea]
DOI: https://doi.org/10.31228/osf.io/97upg [Fecha de consulta: 9 de enero de 2021].
EGGERS, W. D.; SCHATSKY, D.; VIECHNICKI, P. (2018). AI-augmented government. Using cognitive tech-
nologies to redesign public sector work. Dallas: Deloitte University Press.
EXECUTIVE OFFICE OF THE PRESIDENT NATIONAL SCIENCE & TECHNOLOGY COUNCIL COM-
MITTEE ON TECHNOLOGY (2016). Preparing for the future of Artifi cial Intelligence [en línea]
https://obamawhitehouse.archives.gov/sites/default/fi les/whitehouse_fi les/microsites/ostp/NSTC/
preparing_for_the_future_of_ai.pdf [Fecha de consulta: 9 de enero de 2021].
FEDERAL FINANCIAL SUPERVISORY AUTHORITY (2018). Big data meets artifi cial intelligence. Cha-
llenges and implications for the supervision and regulation of fi nancial services [en línea] https://
www.bafi n.de/SharedDocs/Downloads/EN/dl_bdai_studie_en.html [Fecha de consulta: 9 de enero
de 2021].
FERNÁNDEZ HERNÁNDEZ, CARLOS B. (2020a). «Primera sentencia europea que declara ilegal un
algoritmo de evaluación de características personales de los ciudadanos». Diario La Ley Ciberde-
recho, núm. 37.
FERNÁNDEZ HERNÁNDEZ, CARLOS B. (2020b). «Informe para el Parlamento Europeo sobre el uso de
la inteligencia artifi cial en los ámbitos policial y judicial». Diario La Ley, 24-7-2020.
FERNÁNDEZ HERNÁNDEZ, CARLOS B. (2020c). «El Consejo de la Abogacía Europea analiza los efectos
de la aplicación de la Inteligencia Artifi cial en el ámbito jurídico». Diario La Ley Ciberderecho, núm.
39.
FREY, C. B.; OSBORNE, M. A. (2017). «The future of employment: how susceptible are jobs to compu-
terisation?». Technological forecasting and social change, núm. 114, págs. 254-280 [en línea] DOI:
https://doi.org/10.1016/j.techfore.2016.08.019 [Fecha de consulta: 9 de enero de 2021].
GÓMEZ MANRESA, F.; FERNÁNDEZ SALMERÓN, M. (2019). Modernización digital en la administración
de la justicia. Pamplona: Aranzadi.
GONZÁLEZ FUSTER, G. (2020). «Artifi cial Intelligence and law enforcement-impact on fundamental
rights». European Parliament Think Tank Study [en línea] https://www.europarl.europa.eu/RegData/
etudes/STUD/2020/656295/IPOL_STU(2020)656295_EN.pdf [Fecha de consulta: 9 de enero de
2021]
IBM (2018). Delivering Artifi cial Intelligence in Government: Challenges and Opportunities. IBM Center
Eloi Puig
IDP N.º 33 (Abril, 2021) I ISSN 1699-8154 Revista de los Estudios de Derecho y Ciencia Política
14
https://idp.uoc.edu
Universitat Oberta de Catalunya
Inteligencia artifi cial y Administración de Justicia: ¿Quo vadis, justitia?
2021, Pere Simón Castellano
de esta edición: 2021, Universitat Oberta de Catalunya
for The Business of Government [en línea] http://www.businessofgovernment.org/report/delivering-
artifi cial-intelligence-government-challenges-and-opportunities [Fecha de consulta: 9 de enero de
2021].
IT-POL (2019). «Danish DPA approves Automated Facial Recognition». European Digital Rights Initiative
[en línea] https://edri.org/danish-dpa-approves-automated-facial-recognition/ [Fecha de consulta:
9 de enero de 2021].
KAHNEMAN, D.; SLOVIC, P.; TVERSKY, A. (1982). Judgment under Uncertainty: Heuristics and Biases.
Cambridge: Cambridge University Press.
KAPLAN, J. (2017). Inteligencia artifi cial. Lo que todo el mundo debe saber. Zaragoza: Teell Editorial.
MAYER-SCHÖNBERGER, V.; CUKIER, K. (2013). Big data. La revolución de los datos masivos. Madrid:
Turner.
MENEZES, C.; AGUSTINA, J. (2020). «Big Data, Inteligencia Artifi cial y policía predictiva. Bases para
una adecuada regulación legal que respete los derechos fundamentales» [en línea] https://www.
researchgate.net/publication/341791776_Big_Data_Inteligencia_Artifi cial_y_policia_predictiva_Ba-
ses_para_una_adecuada_regulacion_legal_que_respete_los_derechos_fundamentales [Fecha de
consulta: 9 de enero de 2021].
MIRÓ LLINARES, F. (2018). «Inteligencia artifi cial y justicia penal: más allá de los resultados lesivos
causados por robots». Revista de Derecho Penal y Criminología, núm. 20, 2018, págs. 87-130.
MIRÓ LLINARES, F. (2020). «Policía predictiva: ¿utopía o distopía? Sobre las actitudes hacia el uso de
algoritmos de big data para la aplicación de la ley». IDP. Revista de Internet, Derecho y Política,
núm. 30 [en línea] https://www.raco.cat/index.php/IDP/article/view/373608 [Fecha de consulta: 9
de enero de 2021].
NIEVA FENOLL, J. (2018). Inteligencia artifi cial y proceso judicial. Madrid: Marcial Pons.
NOAH HARARI, Y. (2018). 21 lecciones para el siglo XXI. Madrid: Debate.
PEREA GONZÁLEZ, A. (2020). «Tercer poder: la oportunidad o el precipicio». El Mundo, 24-6-2020.
PONCE SOLÉ, J. (2019). «Inteligencia artifi cial, Derecho administrativo y reserva de humanidad: algo-
ritmos y procedimiento administrativo debido tecnológico». Revista General de Derecho Adminis-
trativo, núm. 50.
PRICEWATERHOUSECOOPERS (2017). Sizing the prize: What’s the real value of AI for your business and
how can you capitalise? [en línea] https://www.pwc.dk/da/publikationer/2017/pwc-ai-analysis-sizing-
the-prize-report.pdf [Fecha de consulta: 9 de enero de 2021].
SIERRA, S. (2020). «Inteligencia artifi cial y justicia administrativa: una aproximación desde la teoría del
control de la Administración Pública». Revista General de Derecho Administrativo, núm. 53.
SIMÓN CASTELLANO, P. (2012). El régimen constitucional del derecho al olvido digital. Valencia: Tirant
lo Blanch.
SIMÓN CASTELLANO, P. (2015). El reconocimiento del derecho al olvido digital en España y en la UE.
Barcelona: Wolters Kluwer-Bosch.
VALLS PRIETO, J. (2017). Problemas jurídico penales asociados a las nuevas técnicas de prevención y
persecución del crimen mediante inteligencia artifi cial. Madrid: Dykinson.
ZARSKY, T. (2016). «The trouble with algorithmic decisions: an analytic road map to examine effi ciency
and fairness in automated and opaque decision making». Science, Technology & Human Values, vol.
41, núm. 1, págs. 118-132 [en línea] DOI: https://doi.org/10.1177/0162243915605575 [Fecha de consul-
ta: 9 de enero de 2021].
Eloi Puig
IDP N.º 33 (Abril, 2021) I ISSN 1699-8154 Revista de los Estudios de Derecho y Ciencia Política
15
https://idp.uoc.edu
Universitat Oberta de Catalunya
Inteligencia artifi cial y Administración de Justicia: ¿Quo vadis, justitia?
2021, Pere Simón Castellano
de esta edición: 2021, Universitat Oberta de Catalunya
Cita recomendada
SIMÓN CASTELLANO, Pere (2021). «Inteligencia artifi cial y Administración de Justicia: Quo vadis,
justitia?». IDP. Revista de Internet, Derecho y Política, núm. 33. UOC [Fecha de consulta: dd/mm/aa]
http://dx.doi.org/10.7238/idp.v0i33.373817
Los textos publicados en esta revista están —si no se indica lo contrario— bajo una licencia
Reconocimiento-Sin obras derivadas 3.0 España de Creative Commons. Puede copiarlos,
distribuirlos y comunicarlos públicamente siempre que cite su autor y la revista y la insti-
tución que los publica (IDP.
Revista de Internet, Derecho y Política
; UOC); no haga con ellos
obras derivadas. La licencia completa se puede consultar en: http://creativecommons.org/
licenses/by-nd/3.0/es/deed.es.
Sobre el autor
Pere Simón Castellano
peresimon@icab.cat
Universidad Internacional de La Rioja
Profesor contratado doctor (acreditado ANECA desde 2015) en la Universidad Internacional de La Rioja
(UNIR). Docente en asignaturas de grado y posgrado en distintas universidades (UNIR, Universitat de
Girona, UOC, ESERP Business School) y en colegios y asociaciones profesionales (Ilustre Colegio de
Abogados de Barcelona, APEP, WCA). Abogado of counsel en Font Advocats. Premio de la Agencia
Española de Protección de Datos (2011) y de la Agencia Vasca de Protección de Datos (2015). Investiga-
dor del Grupo de Investigación «PENALCRIM» UNIR. Investigador principal del proyecto sobre prisión
provisional RETOS UNIR. Contacto con el autor: pere.simon@unir.net

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR