La industria de servicios financieros tiene que cambiar: por su bien y el nuestro. Escribe: Pablo Gaya Vellosillo, Director General de Mirodinero

Páginas23-25
JUNIO 2012 NUEVA BANCA
T
T
TR
R
RI
I
IB
B
BU
U
UN
N
NA
A
A
P
P
PR
R
RO
O
OF
F
FE
E
ES
S
SI
I
IO
O
ON
N
NA
A
AL
L
L
La industria de servicios financieros tiene que
cambiar: por su bien y el nuestro
Escribe: Pablo Gaya Vellosillo, Director General de Mirodinero
Pablo Gaya Vellosillo, director general de Mirodinero, asegura en este artículo que, en el sector financiero, se
está descomponiendo un modo de trabajar que ha durado cuarenta años; tiempo durante el cuál la industria de
servicios financieros ha progresado descomunalmente, no tanto como sus clientes cuyo patrimonio financiero
no ha crecido de igual manera.
Este modelo que ahora está muriendo se ha
caracterizado por varios elementos. El primero es,
en determinados momentos, la absoluta codicia de
la industria frente a sus clientes. Ese problema de
agencia ha provocado que los intereses de los
clientes y de las entidades financieras fueran cada
uno por su lado. Las segundas han obrado en su
interés frente al de sus clientes incrementando sus
ingresos vía comisiones u otros medios como la
reacción de productos extraños que han detraído
renta de los clientes. Éstos han sido los
contribuyentes de semejante progreso con la
compra de productos que no le interesaban, con el
aumento de los costes derivados de la gestión de su
dinero y con la asunción de deuda bancaria que no
estaban preparados para tragar. En definitiva, los
bancos han hecho lo que les interesaba y, en
muchos casos, no lo que les interesaba a sus
clientes. Y lo han hecho porque han podido.
El segundo está marcado por el llamado “juego
suma cero”. La industria de servicios financieros ha
promocionado una visión letal para el cliente que se
basa en la idea de que en los mercados financieros
se puede ganar dinero si se mueven las inversiones
correctamente. Sólo a las entidades les interesa que
los clientes muevan su dinero, cuanto más mejor, ya
que si así lo hacen, generan muchas comisiones de
las que viven las entidades y los mercados en los
que se apoyan éstas. *Los activos financieros tienen
una revalorización propia según la naturaleza de su
negocio. Si éste es un buen negocio, los títulos
darán buenos dividendos, cupones y verán su precio
subir de manera natural.
Si las distorsiones exageradas y momentáneas
provocan variaciones en los precios de los títulos y
las personas juegan a aprendices de brujo con dicha
evolución del precio, lo que ganen unos será lo que
pierdan otros. Casos hay donde, al cabo de un año,
el título apenas tenía valor y, entre medias, unos se
forraron y otros se arruinaron. Mucha de la llamada
gestión cuantitativa (hegde funds) bebe de esto.
Unos señores muy sesudos buscan el patrón que los
haga ganar dinero a costa de otros. En términos
generales, la sociedad no se ve especialmente
favorecida por esto.
En tercer lugar, se debe señalar el pernicioso papel
que han desempeñado los derivados financieros en
todo este periodo de cuarenta años. Nacen justo
cuando cae el sistema monetario diseñado en
Bretton Woods. Nixon impide la convertibilidad del
dólar norteamericano en oro a principios de los
años setenta y, con ello, el sistema “cambios oro”
deja de existir. Justo en ese momento nacen los
derivados financieros cuyo objetivo era cubrir el
riesgo de tipo de cambio que empezaba a existir
desde entonces. De esos polvos, estos lodos. Los
derivados financieros tienen dos componentes que
deben ser conocidas. Por un lado, otorgan crédito
sin coste al que los utiliza. Si, por ejemplo, un
usuario contrata futuros financieros, existirá un
apalancamiento de aproximadamente 10 veces la
cantidad desembolsada.
Dicho de otro modo, si deposito 10.000 euros,
invertiré un nominal de 100.000 euros. Por otro
lado, los derivados pueden ser adquiridos para
cubrir un riesgo (su naturaleza original) o para
especular, aunque la industria se cuida mucho de
© La reproducción de este documento es ilegal.
23

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR