Importancia del arrendamiento agrario para la seguridad alimentaria

AutorJairo Paizano
CargoIngeniero en Sistemas de Producción Agropecuaria. Actualmente trabaja como ingeniero agrónomo en la ONGD Acción Contra el Hambre. Ha coordinado y desarrollado diferentes trabajos de investigación sobre tenencia y mercado de la tierra, así como sobre organizaciones y proyectos forestales y ambientales
Páginas71-85
Introducción

El arrendamiento agrario es un mecanismo importante para el desarrollo de la agricultura a nivel mundial y es un medio para que las familias campesinas que no poseen tierra o de capital escaso, tengan acceso a tierra productiva. También es un modo que puede mejorar el equilibrio de poder existente entre las comunidades rurales, donde a menudo los dueños de las tierras tienen una mayor cuota de poder de decisión.

A pesar de lo antes expuesto, el arrendamiento agrario carece de una información coherente y exacta, lo cual hace que su figura se debilite especialmente cuando se habla de tierras privadas. Esta falta de conocimiento ha conducido en ciertas ocasiones a errores y malas experiencias y ha constituido una perdida de oportunidades. Varios efectos se han desatado a partir de ello, pero los más visibles son los que han frenado el desarrollo económico y social, y han permitido mantener un sistema de producción arcaico, ineficiente, ambiental y socialmente destructivo.

Page 73

Contexto del Arrendamiento Agrario

Debe entenderse el contrato de arrendamiento agrario como una actividad en la que el propietario de la tierra concede a otra persona (arrendatario) derechos de ocupación sobre su tierra. Esta concesión de derechos, se enmarca en un tiempo determinado y en el pago de una renta fija o variable. En este tipo de contratos, a menudo, se espera que el arrendatario asuma todas las responsabilidades que se deriven de la administración y explotación de la tierra arrendada. Existen muchos tipos de contratos, pueden ir desde sencillos cambios de mano de obra hasta contratos de fincas completas y por periodos considerablemente largos. Además, es importante mencionar que la aplicación de los contratos está bastante ligada a la cultura (social, política y económica) y al entorno local donde se realice; en ciertas partes del globo se aplica más un tipo de contrato que en otras. Por ejemplo, se sabe que en muchos países europeos es muy común y factible la realización de contratos de arrendamiento por periodos largos (30 años incluso) y sobre grandes extensiones de tierra. No obstante, en países que se sitúan en Latinoamérica, Asia y Cercano Oriente esta práctica es poco utilizada, y en su lugar es más común la utilización de contratos sencillos –aparcerías, de poco tiempo– y con una clara desprotección hacia el arrendatario.

Sin embargo, se aprecia que los contratos utilizados en los países europeos son derivados de y sostenidos por un estado de derecho desarrollado. El estado de derecho que existe en estos países permite sancionar legalmente e incorporar garantías tanto para el arrendatario como para el propietario de la tierra. Esta característica ha permitido equilibrar el poder entre el dueño de la tierra y la persona que arrienda. Caso contrario ocurre en los países donde los contratos son de menor plazo (como en Latinoamérica). En estos países a menudo se carece de instituciones bien estructuradas, sólidas y con suficiente presencia en todo el territorio. Estos obstáculos dificultan el cumplimiento cabal de cualquier contrato de arrendamiento agrario.

Es significativo señalar que los contratos de arrendamientos dominantes en un determinado contexto no siempre evolucionan de forma lineal, sino que éstos cambian conforme sus términos van cambiando. Por ejemplo, los contratos sencillos de cambio de mano de obra no se vuelven contratos de aparcería, y estos a su vez no se vuelven contratos de rentas fijas y de largo plazo. En este sentido se debe poner más énfasis en la evolución de sus términos, si son respetados o si facilitan un equilibrio en el poder de ambos contrayentes.

Page 74

Naturaleza y tipos de contratos

Los contratos de arrendamiento agrario pueden ser generados de dos formas. Una es por los arrendatarios y la otra a través de los propietarios de la tierra. Generalmente los arrendatarios recurren a estos contratos cuando no tienen ni pueden comprar tierra. También puede ocurrir, que el arrendatario no desea invertir dinero en una actividad de largo plazo como la compra de tierra. Por otro lado, suele suceder que los dueños de tierra recurran a los contratos para evitarse el pago de la mano de obra. En otros casos, es posible que un determinado propietario busque aumentar su capital inicial de producción, o simplemente sea un terrateniente absentista y no desea dedicarse a la producción agrícola.

Todos los matices que se puedan generar en la génesis de los contratos, dan como resultado una gran variedad de tipos de arrendamiento. Los tipos pueden ir desde contratos personales basados en los derechos de usufructo sobre pequeñas parcelas, hasta contratos de arrendamientos a largo plazo y sobre extensas áreas. De forma resumida se puede decir que existen dos grandes “familias” en los contratos, los personales y aquellos en los que se ceden todos los derechos de la propiedad. Los contratos que se circunscriben a la primera “familia” son muy utilizados en África, Latinoamérica y Asia. Vale mencionar que en estos contratos el propietario de la tierra otorga ciertos derechos, como el derecho a ocuparla, pero siempre tomará las decisiones importantes referentes a la tierra. Los otros son muy utilizados en los países europeos y en países donde sus sistemas de derecho son bastante sólidos.

Variedades de contratos

1. Acuerdos de licencia contractual. Este tipo de acuerdo existe en todas las partes del mundo, especialmente en los lugares donde el capital y los recursos especializados son escasos. Básicamente, la licencia contractual es un acuerdo donde el propietario de la tierra toma todas las decisiones relativas a las actividades agrícolas, pero concede una licencia a otra persona para desempeñar otras funciones. Generalmente las actividades que se dan en licencia están ligadas a la siembra y a la recolección. Estos acuerdos pueden incluir todas las actividades agrícolas –incluidas las comerciales–, aunque oficialmente no está aceptado como un contrato de arrendamiento, casi todos incluyen directrices sobre derechos de la tierra. El recuadro 1 siguiente ilustra un acuerdo de este tipo en Indonesia.

Page 75

Contratos de licencia para cultivos en pie en Indonesia

El sistema de tebasan, practicado en Indonesia, se basa en la concesión, por parte de un empresario agrícola, de una licencia a un agricultor para que coseche un cultivo en pie. De este modo el empresario se asegura el control sobre las actividades de recolección, evitándose de hecho tanto el trabajo como el riesgo que conlleva el cultivo pero pudiendo al mismo tiempo determinar su calidad antes de la compra. La suma acordada por el cultivo (incluida la licencia) suele pagarse en parte por adelantado. La cuantía de este pago anticipado dependerá de la medida en que el agricultor y el empresario estén de acuerdo en la valoración, así como del descuento que el agricultor esté dispuesto a aceptar para recibir ingresos antes de la recolección. El resto se paga a plazos después de la cosecha. Este sistema permite al agricultor tener acceso al almacenamiento poscosecha, así como a crédito del sector no estructurado. (Lastarria-Cornhiel, S. y Melmed-Sanjak, J. 1999. Land tenancy in Asia, Africa and Latin America: A look at the past and a view to the future, Documento de trabajo nº 27. Centro de Tenencia de la Tierra, Universidad de Wisconsin-Madison)

Fuente: FAO

2. Arrendamientos a cambio de mano de obra. Este tipo de contrato es muy extendido en las zonas rurales de África, Latinoamérica y Asia. Es muy similar al anterior, sin embargo el arrendatario (jornalero) recibe una parte de la producción. Además recibe derechos de usufructo sobre la tierra para que cultive en su beneficio propio (producción generalmente de subsistencia). Existen criterios que afirman que este tipo de contratos se asemeja a un trabajo en condiciones de servidumbre. Ya que los arrendatarios nunca obtienen suficiente...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR