Gestión y auditoría medioambientales

AutorJosé Luis del Val Cid
Cargo del AutorConsultor-Auditor de Medio Ambiente Doctor en Ciencias Químicas Abogado
Páginas499-522

Page 499

1. Introducción

En un sistema democrático como el de los Estados de la Unión Europea, los ciudadanos deben decidir sobre temas de su interés, y para ello tienen que estar debidamente informados.

Por ello, la Unión Europea considera que la información al publico es una de las principales estrategias a llevar a cabo en relación con la problemática del medio ambiente. Así, en la década actual, ha promulgado numerosa normativa de especial importancia siendo uno de sus principales objetivos, precisamente, la información al publico.1

Concretamente el V Programa comunitario de política y actuación en materia de medio ambiente y desarrollo sostenible2 considera que es fundamentalPage 500 que la opinión pública y los interlocutores sociales puedan participar mas activamente en la puesta en práctica de la política medioambiental adoptada, lo cual quiere decir que todo el mundo debe tener derecho a recibir la intormación correcta para poder, como ciudadanos y consumidores, elegir con conocimiento de causa. Asimismo, deben tener acceso a los datos pertinentes sobre el medio ambiente (por ejemplo, inventarios de emisiones, ecoauditorías, relación de temas medioambientales en la contabilidad de las empresas, etc..) para poder controlar los resultados de la industria en relación con la legislación aplicable.

En las figuras 1 y 2 se indica qué se va a exigir a la industria manufacturera y cómo se la va a estimular mediante dos impulsos distintos, pero complementarios, ecoetiqueta y ecogestión y ecoauditoría, dirigidos a la consecución de productos y procedimientos de fabricación más responsables desde el punto de vista ecológico.

[ VEA EL GRAFICO EN EL PDF ADJUNTO ]

Page 501

En la figura 1 se muestra cómo van a aplicarse los distintos procedimientos y normas establecidos por ley en cada una de las fases de la cadena de autorización, producción y evaluación, con objeto de crear un aliciente perpetuo a la aplicación progresiva de normas cada vez más perfeccionadas.

La figura 2 trata de la sensibilización y elección de los consumidores. El ciclo lo dirige el mercado, es autonormativo y se autoperpetua. Tal y como se indica, no sólo servirá para el consumidor aislado, sino para otras empresas deseosas de obtener valor ecológico o aumentarlo. La eficacia del modelo va a depender de la posibilidad de elección y de una evaluación y una información objetiva.

2. Gestión y auditorías ambientales
2.1. Evaluación y desarrollo

El acontecimiento de grandes problemas medioambientales se debe, en particular, a la falta de mecanismos de mercado en este área y sin la intervención de los poderes públicos el costo de la contaminación raramente sería soportado por losPage 502 propios contaminadores. Actualmente, están siendo utilizados sistemas complementarios que tienen por objeto renovar al máximo posible las señales de mercado en el campo medioambiental, e incluir el uso de instrumentos fiscales, responsabilidad civil y promover la competencia en los campos del medio ambiente. Con este último enfoque el sistema de gestión y auditoría medioambientales es una importante iniciativa comunitaria.

El objetivo fundamental del sistema es estimular el compromiso por parte de las empresas para mejorar continuamente la situación medioambiental de sus actividades industriales y promover el uso de las mejores herramientas disponibles de gestión medioambiental, incluida la ecoauditoría. Este sistema pretende facilitar la implantación por parte de las compañías de un enfoque estructurado, flexible y reconocido a la gestión y mejora de su actuación medioambiental.

Para la mayoría de las empresas potencialmente contaminantes, las auditorías ambientales son esenciales.3 Este proceso se inició en Estados Unidos a comienzos de la década de los 70 con el fin de que las empresas pudiesen comprobar si cumplían o no con la normativa medioambiental, asegurándose de que no incurrían en responsabilidades legales en relación con la normativa del Superfund. Las empresas pioneras en realizarlas fueron las químicas y petroquímicas. Es a principios de los años 80, principalmente después del accidente de Bhopal en 19844 cuando las empresas comenzaron a reconocer que iban a necesitar poner en marcha sistemas más estrictos para la gestión interna de riesgos medioambientales incluso en países en donde las leyes y reglamentos medioambientales no existían.

En el norte de Europa, la auditoría medioambiental comenzó entre principios y mediados de los años 80 como consecuencia de su implantación en los Estados Unidos y se centraron nuevamente las auditorías medioambientales en comprobar el cumplimiento de la normativa en las industrias con riesgos relativamente altos. Sin embargo, la aceptación de la auditoría medioambiental como parte integradora de un sistema de gestión medioambiental ha sido en Europa más rápida que en los Estados Unidos, y al mismo tiempo, ha sido adoptada por una amplia gama de industrias con riesgos medioambientalesPage 503 relativamente bajos, como por ejemplo, la industria de la alimentación y bebidas, embalajes, etc...5

A mediados de los años 80, el Gobierno y la industria holandesa fueron los primeros en identificar y actuar sobre la necesidad de que el Gobierno dictase menos normas y que la industria se autoregulase, lo cual se recoge en el Plan Nacional de Política Medioambiental de los Países Bajos de 1988, que incluía el concepto de "cuidado medioambiental" para la industria. En 1988/89 se inició un programa experimental para 10.000 empresas que deberían tener concluido dicho sistema para 1995, el cual ha tenido gran aceptación.

A finales de los años 80, con las crecientes demandas públicas en una serie de países europeos por la mejora de actuación medioambiental corporativa, los productos "verdes", etc.. fue creciendo la presión sobre las industrias para que llevaran a cabo y publicaran evaluaciones de sus actuaciones medioambientales. En 1989, especialmente en el Reino Unido y Francia, el término de "auditoría medioambiental" estaba siendo ampliamente mal utilizado para diversos propósitos y aspectos de la actuación medioambiental y de su evaluación. Incluso en el primer borrador de la Directiva sobre la auditoría medio-ambiental de la Comisión Europea 1990, la palabra "auditoría" significaba la recogida, verificación y publicación de los datos medioambientales de las empresas. Pronto afortunadamente se reconoció que lo que se necesitaba no era sólo realizar una auditoría medioambiental sino implantar un sistema que asegurase la gestión medioambiental en la empresa. Ambos conceptos, el de auditoría y el de cuidado medioambiental holandés fueron entonces incluidos e introducidos en los sucesivos borradores.

La revisión del uso de los sistemas de ecogestión y ecoauditoría en Bélgica, Dinamarca, Francia, Alemania, Irlanda, Italia, Holanda, España y el Reino Unido, demuestra que el progreso en la implantación de esta herramienta de gestión empresarial es lento, siendo el Reino Unido el líder europeo con su iniciativa de publicar en 1992 en plan experimental su BS 7750 que ha sido revisada en 1994, así como Francia con la norma X30-200, Irlanda, IS310 y España con las normas UNE 77-801/2-94. Fuera de Europa se pueden citar Sudáfrica, SABSO251, y Canadá, 2750.6

Page 504

Un antecedente importante para la gestión medioambiental de las empresas fue el informe de posicionamiento de la Cámara de Comercio Internacional (CCI) sobre control de medio ambiente, publicado en marzo de 1988, que describía los elementos básicos de una auditoria medioambiental y sirvió para informar a dirigentes empresariales y parlamentarios sobre la mejor manera de emplear este instrumento de gestión medioambiental para mejorar la eficacia de los programas de higiene, seguridad y protección del medio ambiente.7 8 Dicho Informe define la auditoría medioambiental como: "Una herramienta de gestión que consiste en una evaluación objetiva, periódica, sistemática y documentada, que comprueba si la organización, gestión y equipo medioambiental están cumpliendo con el objetivo de salvaguardar el medio ambiente a través de: facilitar el control de gestión de las prácticas medioambientales y evaluar el nivel de cumplimiento de las políticas de la compañía incluyendo la adhesión a los requisitos de la normativa vigente".

Las compañías han empleado diversos términos para describir la aplicación de los principios de auditoría a los programas de protección del medio ambiente, figurando además del de auditoría, los de revisión, supervisión, encuesta, pronóstico, diagnóstico, evaluación, etc.. sin embargo, ciertas empresas han decidido deliberadamente no servirse del término "auditoría", en ocasiones a instancias de su personal legal o financiero. Otras han empleado dicho término para dar mayor credibilidad a sus programas.

2.2. Reglamento comunitario

El Reglamento (CEE) n 1836/93 del Consejo, de 20 de junio de 1993, por el que se permite que las empresas del sector industrial se adhieran con carácter voluntario a un sistema de gestión y auditoría medioambientales,9 consta de 21 artículos y 5 anexos (Tabla 1).

Fue publicado por la Comisión como un documento de consulta y fue en Europa la primera propuesta de legislación medioambiental para definir un sistema que incluyera tanto a la ecoauditoría como a la divulgación publica de la información medioambiental. Las subsiguientes discusiones sobre el documento de consulta dieron lugar a ocho diferentes borradores del sistema de ecoges-tión que introdujeron una serie de modificaciones antes de que fuera publicadoPage 505

Tabla 1

Reglamento (CLE) n° 1836/93, del Consejo de 29 de junio de...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR