La fundamentacion oral: la vista en segunda instancia

AutorManuel Richard González

El escrito de interposición del recurso de apelación contiene una simple declaración de la parte por la que estimando que la resolución dictada en primera instancia le es gravosa o perjudicial manifiesta en forma ante el tribunal «a quo» su voluntad de apelar. Es en la vista donde y cuando se formula la pretensión procesal de apelación realizándose las alegaciones que se consideren oportunas con relación a la reclamación de fondo y a la delimitación de la impugnación[239].

En consecuencia, la vista en segunda instancia se constituye en trámite de gran importancia procesal caracterizado, más que por permitir una fase de conclusiones, por vertirse en ella el objeto del litigio[240].

Paralela a la importancia de la vista en segunda instancia, como acto procesal de carácter complejo[241], debiera discurrir la norma legal, regulandola con precisión y eficacia. Sin embargo, la ley regula esta cuestión de modo insuficiente. Tampoco la jurisprudencia ha realizado una interpretación uniforme con relación a este trámite procesal. Esta falta de marco legal y jurisprudencial produce en ocasiones problemas de congruencia procesal de dificil solución[242].

  1. El procedimiento de vista oral en segunda instancia

    1- Señalamiento

    En la segunda instancia de los juicios que se fundamentan en una vista oral, instruido el Magistrado ponente se dictará providencia mandando traer los autos a la vista y señalando día para su sustanciación, dentro de los noventa días siguientes en el juicio de mayor y menor cuantía, plazo durante el cual se instruirán los restantes magistrados (arts. 709 y 872 LEC)[243].

    No obstante, los señalamientos para vista oral quedan subordinados al número de asuntos conclusos con anterioridad que tienen preferencia con relación a la sustanciación de la vista oral[244].

    En cualquier caso, la carga de trabajo o las deficiencias estructurales u organizativas de los órganos judiciales no pueden aducirse ante retrasos injustificables, ya que todas las personas tienen derecho a obtener en un plazo razonable una resolución definitiva sobre el objeto del asunto planteado ante el órgano judicial [245].

    Hecho el señalamiento por el Presidente de la Sala, se deberá citar inexcusablemente a las partes a la vista oral[246].

    De de otro modo se incurriría en vulneración de la tutela judicial efectiva por causar indefensión a las partes que se verían privadas de exponer y defender sus respectivas tesis[247].

    En este sentido, cuando alguna de las partes no compareciera de forma involuntaria al acto de la vista oral, por cualquier clase de error en la notificación a las partes de la celebración del acto de la vista o de otra naturaleza, procede reponer las actuaciones al momento en que se incidó en la falta y, por tanto, volver a señalar día para la celebración de la vista. En este sentido, se pronuncia la jurisprudencia del TC y del TS que declaran que los defectos en la sustanciación del procedimiento que produzcan, por causa no imputable a la parte no comparecida, la privación de la asistencia a un acto de la importancia de la vista oral, son causa de indefensión[248].

    2- La suspensión de la vista

    La vista oral se celebrará el día señalado (art. 322 LEC), y sólo podrá suspenderse su sustanciación previa solicitud de la parte interesada y por los motivos que se contienen en el art. 323 LEC. La suspensión, según los supuestos, puede aplazar o también anticipar el señalamiento de la vista, sin que ello implique indefensión, puesto que, como declara el TS la «ratio» de la suspensión no es la de dilatar el curso del proceso, sino la previsión de ciertas situaciones imponderables[249].

    Son causas de suspensión de la vista oral (artº 323 LEC):

    1. - Por impedirlo la continuación de la vista de otro pleito pendiente del día anterior.

    2. - Por faltar el número de Magistrados necesario para dictar sentencia.

    3. - Por muerte o cesación del Procurador de cualquiera de las partes.

    4. - Por fallecimiento de cualquiera de los litigantes.

    5. Por solicitarlo de común acuerdo los Procuradores de las partes alegando justa causa, a juicio del Tribunal.

    6. - Por enfermedad del abogado de la parte que pidiere la suspensión, justificada suficientemente a juicio de la Sala, siempre que se solicite cuarenta y ocho horas antes de la señalada para la vista, a no ser que la enfermedad hubiese sobrevenido después de este período[250].

    7. - Por defunción del cónyuge o ascendientes del abogado defensor, ocurrida antes de los nueve días anteriores al señalado para la vista.

    8. - Por tener el Abogado defensor dos señalamientos de vista para el mismo día en distintos Tribunales, lo cual se acreditará convenientemente, en cuyo caso tendrá preferencia el Tribunal superior respecto al inferior[251].

    El supuesto de suspensión de la vista oral por enfermedad del abogado de una de las partes es uno de los que más se plantean en la práctica forense.

    Especialmente difícil se presenta la cuestión en aquéllos supuestos en los que la enfermedad del letrado se manifieste en las horas previas a la vista.

    Solicitada la suspensión de la vista dentro de las 48 horas anteriores a la celebración de aquélla, el Tribunal procurará que la enfermedad quede suficiéntemente acreditada a fin que no se produzca una indebida dilación procedimental[252].

    En aquellos supuestos en los que en el certificado médico no se aprecie con claridad el momento en que la enfermedad se produjo la Sala solicitará la subsanación o aclaración de las circunstancias de la enfermedad[253].

    Acreditada suficientemente la enfermedad, la Sala debe decretar la nulidad de la vista por la vía del art. 240.1 LOPJ volviendo a señalar día en la fecha más cercana. A fortiori, también es causa de suspensión la muerte del letrado. La solicitud de suspensión se realizará al objeto de designar otro que lleve a cabo las actuaciones precisas en defensa del derecho de la parte[254].

    Solicitada en tiempo y forma la suspensión de la vista oral, el Tribunal se pronunciarásobre la petición de la parte volviendo a señalar día para la celebración de la vista suspendida[255].

    En su caso, si la vista ya se hubiere celebrado, podrá la Sala declarar la nulidad de la vista y volver a señalar día para la celebración de aquélla[256].

    La facultad de suspensión es discreccional. Sin embargo, cuando la parte considere que la denegación de la suspensión por el Tribunal le causa indefensión podrárecurrir en casación alegando la vulneración del derecho de defensa[257].

    En este sentido, téngase en cuenta la doctrina del Tribunal Constitucional en esta materia que declara que la apreciación del cumplimiento de estos requisitos debe hacerse en el sentido más favorable para la efectividad de la tutela judicial efectiva. Así existiendo causa justificada, los plazos temporales deben ceder ante la superior relevancia del derecho de defensa[258]. En este sentido, se pronuncia el TS que entiende que cuando la ausencia de la asistencia letrada no le es imputable a la parte interesada y le supone un entorpecimiento o dificultad al ejercicio del derecho de defensa hay que reponer las actuaciones al momento anterior al señalamiento de vista, ya que prima el derecho de defensa sobre el derecho de la parte contraria a que el proceso se resuelva sin dilaciones indebidas[259].

  2. La comparecencia de las partes a la vista en segunda instancia, especial consideración de la incomparecencia del apelante

    La vista oral adquiere en la segunda instancia del proceso una notable importancia. Es el momento procesal en el cual se expone y fundamenta la pretensión impugnatoria, en consecuencia, es de evidente interés analizar el significado procesal y, en su caso, consecuencias de la incomparecencia de cualquiera de las partes a la vista oral del recurso de apelación. En cualquier caso, la comparecencia a la vista oral deberá realizarse con la capacidad de postulación regularmente integrada, es decir, representada la parte por procurador y defendida por Abogado que es el encargado de realizar el informe en la vista a que hace referencia la ley (arts. 330, 334 LEC)[260].

    No asistiendo el abogado de cualquiera de las partes podrá comparecer el procurador a efecto de pedir la confirmación o revocación de la sentencia[261].

    Sin embargo, en la segunda instancia del juicio de cognición, en el caso que se celebre la vista oral, no se exige la representación mediante procurador de los Tribunales; y en el juicio verbal ni siquiera intervención de letrado[262].

    En principio, y como sucede respecto a los actos procesales en general, sobre las partes recae únicamente la carga de defenderse, ya sea compareciendo y contestando la demanda, pidiendo y prácticando prueba, etc. Se puede entender, respecto a la comparecencia en la vista oral, que se sigue el mismo criterio.

    En este sentido, la regulación legal de la vista dispone que informáran por su orden los abogados de las partes que concurran al acto, de lo que parece deducirse que no exige la ley la presencia de los abogados en la vista oral (art. 330 LEC)[263].

    Respecto al apelado, su incomparecencia no tiene ningún efecto sobre la celebración de la vista, ni supone obstáculo para la confirmación o modificación o revocación de la sentencia impugnada[264].

    De otro modo se haría depender la tutela judicial efectiva del apelante de la conducta del apelado que con su mera inasistencia impediría la realización efectiva de la vista y con ella la resolución del recurso. Sin embargo, el supuesto de incomparecencia de la parte apelante es a nuestro entender sustancialmente distinto, planteándose el problema del efecto que se pueda predicar de su incomparecencia al acto de la vista. La cuestión no es baladí.

    La falta de una solución cierta e uniforme se refleja en los frecuentes recursos de casación denunciando la indefensión del apelado al celebrarse la vista sin la presencia del letrado del apelante[265].

    La ausencia del apelante al acto de la vista oral afecta esencialmente al fundamento de la pretensión impugnatoria. Por esta...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR