Fuerte crecimiento del mercado hipotecario europeo en la última década, según un informe de La Caixa

Según datos de la Federación Hipotecaria Europea, al final del año 2001 el volumen de los préstamos hipotecarios pendientes de la Unión Europea y Noruega ascendía a 3,9 billones de euros. Esta cifra representaba más del doble del saldo de una década antes.

Dinamismo del mercado

Para 2002 existen cifras disponibles referidas a la zona del euro facilitadas por el Banco Central Europeo según las cuales el saldo vivo de los préstamos a los hogares para la compra de la vivienda concedidos por las instituciones financieras monetarias se elevaba a 2.177,9 miles de millones de euros, con un aumento anual del 7,7%, superior al 6,9% registrado en 2001, si bien era inferior a las tasas de finales de la década de los noventa. En el primer trimestre de 2003 esta tasa de variación ha disminuido levemente hasta el 7,3%.

El dinamismo del mercado hipotecario europeo en la última década se ha debido a diversos factores. En primer lugar, cabe destacar la propensión creciente a la compra de la vivienda en la mayoría de países europeos. Esta tendencia ha sido estimulada por políticas fiscales favorables a la adquisición de la vivienda en detrimento del alquiler. Por otra parte, unas mayores expectativas de rentas y el descenso de los tipos de interés hasta niveles mínimos históricos también han estimulado la demanda de crédito hipotecario.

Importancia según los países

Una medida de la intensidad del endeudamiento hipotecario es el saldo vivo per cápita. Según este indicador, las diferencias entre los países europeos son enormes, variando entre 30.588 euros per cápita de Dinamarca en 2001 hasta cifras muy inferiores para Austria, Grecia o Italia. Estas diferencias se explican por los distintos niveles de los precios de las viviendas, y también por la distinta composición por regímenes de propiedad, así como por el porcentaje de propietarios recientes, entre otros factores.

La mayor parte del crédito hipotecario corresponde a los préstamos para la compra de vivienda. El crédito hipotecario residencial en la Unión Europea y Noruega se elevaba a 3,4 billones de euros al final de 2001, el 87% del total. El saldo de los créditos hipotecarios no residenciales se cifraba en medio billón de euros. Los créditos hipotecarios residenciales pendientes se doblaron en términos nominales desde 1991. Los principales mercados nacionales, en términos de saldo vivo, son Alemania, el Reino Unido, los Países Bajos y Francia.

En términos relativos, en relación con el PIB, las diferencias son también sustanciales. Los países que presentan ratios más altas de la Unión Europea en 2001 son Dinamarca (70%), los Países Bajos (66%), Alemania (54%) y el Reino Unido (53%). España (32%) se situaba un poco por debajo de la media de la Unión Europea (38,5%). En el rango inferior se colocan Grecia (12%), Italia (10%) y Austria (4%).

La dimensión relativa de los mercados hipotecarios refleja diferencias nacionales en demografía, regulación de los mercados financieros, de clases de entidades hipotecarias, de...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR