El Banco de España ensaya el nuevo modelo de transferencias de la UE con las polémicas comisiones por recibos domiciliados

Páginas4-5

Page 4

La unificación de los instrumentos de pago en la eurozona comienza a ser una realidad. El lejano proyecto de la UE de lograr que cualquier persona pueda pagar en toda la zona euro desde una única cuenta bancaria y de forma tan sencilla y segura como en el ámbito nacional, ya ha llegado a las sucursales españolas.

Con las 22 entidades de Iberpay

Las 22 principales entidades financieras miembros de Iberpay -el sistema nacional de compensación electrónica- han puesto en marcha un programa piloto para verificar el funcionamiento del nuevo modelo de transferencias. En primer lugar, se está utilizando el estándar SEPA (zona única de pagos) en algunas oficinas. En los próximos días empezarán a liquidarse transferencias en el sistema Iberpay. En caso de que el nuevo modelo de transferencias comunitario funcione correctamente, las entidades financieras podrán ofrecerlo a todos sus clientes a partir de enero de 2008.

Las principales diferencias con el sistema actual de trasferencias son un aumento de cuatro dígitos en los habituales números de cuentas corrientes y la inclusión de una cláusula de gastos compartidos. Este aspecto permitirá a los bancos cargar parte de los costes de la transacción al receptor del dinero. A pesar de que algunas entidades ya han solicitado al Banco de España permiso para cobrar al beneficiario de una transferencia, buena parte de la industria considera que no llegarán a aplicarse. "La tendencia en las políticas de precios es ir a tarifas planas y supresión de comisiones, no a la incorporación de otras nuevas", comenta un responsable de medios de pago.

Domiciliaciones y tarjetas

La creación de un modelo estándar de transferencias tan sólo es el primer peldaño de la SEPA. Entre 2008 y 2010, las cuentas bancarias, la domiciliación de recibos o las tarjetas de crédito vivirán una revolución del mismo calibre que la que experimentaron hace cinco años los monederos y las billeteras con la llegada del euro. En el caso de los adeudos directos (domiciliación de nóminas, pensiones o recibos), la introducción de los nuevos estándares comunitarios va a retrasarse más de lo previsto, al menos hasta noviembre de 2009.

Fuentes del Banco de España admiten que, con el nuevo sistema, las entidades podrían cobrar a sus clientes por recibir la nómina o la pensión, pero...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR