Elementos formales del seguro de responsabilidad civil empresarial

AutorJosé Manuel Martín Osante
Páginas91-125
CAPÍTULO III
ELEMENTOS FORMALES DEL SEGURO
DE RESPONSABILIDAD CIVIL EMPRESARIAL
1. LA FORMACIÓN PROGRESIVA DEL CONTRATO DE SEGURO
DE RESPONSABILIDAD CIVIL EMPRESARIAL
La contratación del seguro de responsabilidad civil empresarial responde
al proceso de formación progresiva del contrato de seguro que con carácter ge-
neral (para las diferentes modalidades de seguro) se deduce del art. 6 LCS. De
acuerdo con este precepto, la contratación del seguro comienza con la solicitud
de seguro que el futuro tomador presenta al asegurador. Con anterioridad a que
el asegurador emita propuesta alguna, la compañía le someterá al tomador al
oportuno cuestionario, a f‌in de que este aporte todos los datos que conozca que
puedan incidir en la valoración del riesgo. Una vez que la compañía disponga
de esta información, formulará la oportuna proposición del seguro. Será la acep-
tación de la citada proposición por el tomador la que determinará la perfección
del contrato 1.
2. LA SOLICITUD DE SEGURO
Las compañías de seguros incitan a la contratación de seguros de respon-
sabilidad civil empresarial a través de la publicidad, propaganda y anuncios,
con la f‌inalidad de atraer al mayor número posible de clientes. El contenido de
estos anuncios no es tan completo como para que las empresas se encuentren
interesadas en contratar el seguro atendiendo únicamente a esa labor publicita-
ria, sino que la f‌inalidad de estos anuncios es la de hacer surgir en la empresa
1 Cfr. SÁNCHEZ CALERO, Ley de contrato de seguro, op. cit., p. 197.
92 JOSÉ MANUEL MARTÍN OSANTE
el interés en solicitar información adicional en torno a las condiciones del
contrato de seguro de responsabilidad civil empresarial, como paso previo a
la posterior contratación del seguro 2. El futuro tomador desconoce los ele-
mentos esenciales del contrato al formular su solicitud, siendo la aseguradora
quien proporcionará los mismos, una vez que se haya realizado la citada so-
licitud y que el solicitante haya contestado al correspondiente formulario de
declaración del riesgo. De este modo, el solicitante dispondrá de un tiempo
prudencial para ref‌lexionar acerca de las condiciones f‌inales del contrato de
seguro de responsabilidad civil empresarial que le propone la aseguradora,
dado que esta quedará vinculada por su proposición de seguro durante quince
días (art. 6 LCS).
La solicitud de seguro que contempla la LCS no constituye una verdade-
ra oferta contractual, sino una mera invitación al asegurador para que sea este
quien realice la oferta contractual 3, a saber, la proposición del seguro, que será
vinculante durante el plazo legal de quince días 4. Esto no quiere decir que la
solicitud carezca de relevancia jurídica, porque, aunque no sea vinculante, fa-
cilitará el conocimiento de la voluntad del tomador y permitirá perf‌ilar adecua-
damente el contrato a las necesidades de este, conteniendo datos que después
integrarán el contenido mínimo de la póliza f‌ijado en el art. 8 LCS 5.
Conforme a este planteamiento y dado que la publicidad comercial de
la aseguradora no es una verdadera oferta, no cabe la posibilidad de que el
contrato de seguro quede perfeccionado con la aceptación por el potencial
cliente del anuncio comercial. Será necesario que el futuro tomador aporte a
la aseguradora los datos necesarios relativos al riesgo que se pretenda cubrir,
de forma que sea dicha aseguradora quien posteriormente pueda formular la
oferta contractual mediante la proposición de seguro, donde se f‌ijarán ya los
elementos esenciales del contrato tales como riesgos cubiertos y excluidos,
la suma asegurada, la prima, etc. De acuerdo con el art. 6 LCS, este sería el
proceso lógico de formación del contrato de seguro de responsabilidad civil
empresarial. No obstante, la formación progresiva del contrato de seguro de
responsabilidad civil empresarial puede seguir un proceso diferente al con-
templado en el art. 6 LCS, en los supuestos de seguros por grandes riesgos
(art. 107.2 LCS). En estos casos la normativa de la LCS pasa a tener un ca-
rácter dispositivo (art. 44.2) y son las empresas tomadoras las que, con cierta
frecuencia, realizan la oferta contractual, a través de un corredor que opera
como su representante 6.
En la práctica, la solicitud de seguro de responsabilidad civil empresarial
suele plantearse empleando el formulario-tipo previamente confeccionado por
2 Conforme, VEIGA COPO, Condiciones en el contrato de seguro, 2.ª ed., Granada, 2008, p. 89.
3 Tal y como señalan GARRIGUES, op. cit., p. 91; MORILLAS JARILLO, El seguro del automóvil. El
aseguramiento obligatorio de la responsabilidad civil automovilística, Barcelona, 1992, p. 198, y TAPIA
HERMIDA, Manual de Derecho de seguros y fondos de pensiones, Cizur Menor, 2006, p. 166.
4 Así lo ha advertido el Tribunal Supremo de forma reiterada, entre otras, en las Sentencias de 2 de
febrero de 1990 (RA 652), de 13 de julio de 1992 (RA 6393), de 14 de marzo de 1994 (RA 1781), de 25
de mayo de 1996 (RA 3918) y de 19 de diciembre de 2003 (RA 9052).
6 Vid. SÁNCHEZ CALERO, Ley de contrato de seguro, op. cit., p. 186.
ELEMENTOS FORMALES DEL SEGURO DE RESPONSABILIDAD CIVIL... 93
la compañía aseguradora 7, si bien puede realizarse mediante fórmulas diver-
sas como una petición oral, una carta, etc. 8. Estos formularios que rellena el
solicitante del seguro no le vinculan, a pesar de que en ellos se hayan podido
incorporar cláusulas en las que se establezca que el solicitante queda vinculado
durante un determinado periodo de tiempo por dicha solicitud, pues se trataría
de cláusulas contrarias a la LCS (art. 6) y, por tanto, nulas de pleno derecho 9.
La determinación de si un documento constituye o no una solicitud de
seguro no puede quedar, obviamente, al arbitrio del asegurador, sino que será
preciso examinar su contenido. Este examen resulta necesario, particularmen-
te, si se tiene en cuenta la tendencia de las aseguradoras a denominar «soli-
citud» de seguro a todos los documentos que no sean la póliza del seguro 10.
Sobre este particular, el Tribunal Supremo ya se ha pronunciado, señalando
que la pretendida «solicitud» de seguro no puede considerarse como tal, sino
que estaríamos realmente ante un «documento de cobertura provisional» del
art. 5 LCS, si contiene los elementos esenciales del seguro, la f‌irma del asegu-
rador o de su agente, si la fecha de comienzo de los efectos es la de redacción
del documento, si se ha abonado la prima y aplicado el principio de in dubio
pro asegurado 11.
3. EL CUESTIONARIO
Con anterioridad a que la aseguradora formule la proposición de seguro, so-
meterá a la empresa solicitante del seguro de responsabilidad civil empresarial
al oportuno cuestionario, con la f‌inalidad de conocer de la manera más precisa
posible el riesgo a asegurar 12. En este sentido, el art. 10 LCS señala que el to-
mador tiene el deber, con anterioridad a la conclusión del contrato de seguro,
«de declarar al asegurador, de acuerdo con el cuestionario que este le someta,
todas las circunstancias por él conocidas que puedan inf‌luir en la valoración del
riesgo», conf‌igurando así el deber de declaración del riesgo como un deber de
contestar o de responder al cuestionario presentado por el asegurador 13. Esta
7 Como indican LÓPEZ COBO, op. cit., p. 130, y PERÁN ORTEGA, op. cit., p. 143.
8 En este sentido, PÉREZ-SERRABONA, La póliza y la documentación del contrato de seguro, Gra-
nada, 2003, p. 50.
9 La invalidez de este tipo de cláusulas es advertida, entre otros, por ALFARO, «Comentario a la
Sentencia del Tribunal Supremo de 2 de febrero de 1990», CCJC, núm. 22, 1990, p. 309, y VEIGA COPO,
Condiciones en el contrato de seguro, op. cit., p. 91.
10 De modo similar, VICENT CHULIÁ, Compendio crítico de Derecho mercantil, II, 3.ª ed., Barcelo-
na, 1990, p. 518.
11 Por todas, STS de 18 de julio de 1988 (RA 5725), y en doctrina, comentando dicha sentencia,
SALINAS ADELANTADO, «Documentación del contrato de seguro: La diferencia entre solicitud, proposi-
ción y documento de cobertura provisional [Comentario a la STS de 18 de julio de 1988 (Civil). Arz.
1988/5725]», en BATALLER GRAU, BOQUERA MATARREDONA y OLAVARRÍA IGLESIA (coords.), El contrato de
seguro en la jurisprudencia del Tribunal Supremo, Valencia, 1999, pp. 599-606; id., «Artículo 6. Solici-
tud y proposición del seguro», en BOQUERA MATARREDONA, BATALLER GRAU y OLAVARRÍA IGLESIA (coords.),
Comentarios a la Ley de Contrato de Seguro, Valencia, 2002, pp. 114 y 115.
12 Vid. PERÁN ORTEGA, op. cit., p. 144.
13 Por todos, BATALLER GRAU, El deber de declaración del riesgo en el contrato de seguro , Madrid,
1997, passim; LATORRE CHINER, «Art. 10. Deber de declaración del riesgo», en BOQUERA MATARREDONA,
BATALLER GRAU y OLAVARRÍA IGLESIA (coords.), Comentarios a la Ley de Contrato de Seguro, Valencia,

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR