Diez años de la Realidad de la Ayuda

AutorJosé María Vera
CargoDirector del Departamento de Campañas y Estudios de Intermón Oxfam
Páginas65-83

Page 66

Introducción

En el año 2002/2003, el Informe de Intermón Oxfam “La Realidad de la Ayuda” ha llegado a su décima edición. Este aniversario coincide en el tiempo con el del IUDC, que también alcanza sus diez años de existencia. Una coincidencia que resulta indicativa de un tiempo, el inicio de la década de los 90, en el que agentes sociales como la Universidad o las ONGD, nos incorporamos al análisis de la Cooperación Española así como a la formación y la difusión de estos análisis.

En este artículo se recorren los 10 informes de la Realidad de la Ayuda. No tanto o no sólo con el objetivo de revisar lo que ha supuesto este Informe en su contribución al análisis de la ayuda oficial española, como con la intención de destacar los principales contenidos de sus ediciones, especialmente aquellos que son indicativos de una época y de la evolución de la Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD).

A modo de conclusión se sugiere en este artículo una serie de posibles escenarios para la AOD española en los próximos cinco años, escenarios cuya realización dependerá de la voluntad política de los sucesivos gobiernos, del contexto internacional y de la forma de actuar que adoptemos el resto de los actores involucrados e interesados en una cooperación al desarrollo de calidad y dotada de suficientes recursos.

Quiero agradecer al IUDC la invitación a compartir nuestro aniversario en estas páginas. La contribución del Instituto a la cooperación española ha sido notable, tanto en la difusión y el análisis como en la formación. Al igual que otras muchas personas que hoy trabajan en las administraciones o en las ONGD, dos de los tres responsables que ha tenido “La Realidad de la Ayuda” en estos diez años nos acercamos a los conocimientos de la cooperación de forma ordenada y profunda, a través de los cursos de postgrado organizados por el IUDC.

Cierro esta introducción recordando a Nacho Senillosa, Director de Estudios de Intermón hasta 1995, quien tuvo la visión de engancharse al incipiente proceso internacional del “Reality of Aid”, para empezar a contribuir desde la sociedad civil a un análisis sobre la cooperación española, riguroso y fundamentado en los acuerdos internacionales. Tanto en su empuje inicial, como enPage 67 su forma de hacer y su motivación, hemos encontrado una guía las personas que en años sucesivos hemos contribuido a este Informe.

1993

1993 fue el primer año en el que hubo una contribución española en el Informe internacional “Reality of Aid”, en el que se recogen capítulos para cada país del Comité de Ayuda al Desarrollo (CAD) de la OCDE. En este caso la edición española del Informe se limitó a un cuadernillo con el capítulo español, ampliado por Nacho Senillosa con algunos datos y análisis adicionales.

El Informe cubre los años 1991 y 1992, el año de la Cumbre de la Tierra de Río, clave en la serie de Cumbres que siguieron durante los primeros años noventa y de la que se ha celebrado su décimo aniversario en Johanesburgo en Septiembre de 2002. Como indica la introducción del “Reality of Aid” de ese año, en la Cumbre de Río los líderes mundiales reafirmaron su compromiso por el 0,7% —probablemente el compromiso más “reafirmado” de la historia— aunque sólo pusieron sobre la mesa a modo de recursos concretos 2.500 millones de dólares más, apenas el 4% de la AOD de 1991.

Merece la pena recordar que en 1991 la AOD alcanzaba la cifra de 55.000 millones de dólares, similar en términos absolutos a la de años recientes, lo que suponía un 0,33% del PIB de los países del CAD, un 50% más que el 0,22% en el que se encuentra ahora. Eran los años finales de los picos en el porcentaje de ayuda y el inicio del declive. En lo cualitativo, y ya antes de hablar de Servicios Sociales Básicos, el Informe internacional destaca que solamente el 7% de la AOD mundial se destina a prioridades de desarrollo humano.

En cuanto a España, Nacho Senillosa centra su análisis en el peso del FAD —un 68% del total— en la AOD española y en un análisis crítico de este instrumento y del sesgo comercial que impone a toda la cooperación española. Este ha sido, con diferente intensidad según los años, un tema de estudio recurrente en el Informe español, manteniendo durante los 10 años una posición crítica respecto a este instrumento que nunca ha casado con los principios de la AOD, que ha sido eliminado en países como el Reino Unido y que ya ni siquiera satisface a la comunidad empresarial exportadora según sus declaraciones recientes.

La Realidad de la Ayuda se hace eco del acuerdo del Consejo de Ministros de 1987 de destinar el 0,7% a cooperación así como de las declaraciones de FelipePage 68 González, entonces Presidente del Gobierno, en Río, indicando que la AOD española triplicaría sus recursos durante la década de los 90. De hecho a finales de 1992, el Congreso aprueba un Informe en el cual se compromete a alcanzar el 0,35% del PNB en 1995 y el 0,7% en 2000.

1994

Es el primer año en el que hay una edición española del Informe “La Realidad de la Ayuda”, prologado en este caso por Lluís Magriñá, entonces director general de Intermón.

En la introducción general del Informe —hecho en colaboración con las redes Eurostep e ICVA como impulsoras del “Reality of Aid”— los responsables de estas redes se hacen ya preguntas que han estado presentes en el debate internacional sobre el futuro de la ayuda durante esta década: las razones de las intervenciones humanitarias, la contribución de la ayuda al proceso de desarrollo, el equilibrio entre ayuda de emergencia y ayuda a largo plazo y la prioridad que debe tener África, son algunas de estas cuestiones que el Informe internacional desarrolla.

En el caso español, Nacho Senillosa amplía la información sobre nuestra AOD y destaca en la primera página los Objetivos Básicos de la política española de cooperación, definidos por el Gobierno en 1987 pero que aún constituyen en 1993 el paraguas de esta política y que son:

• Apoyar a los Países en Vías de Desarrollo en la consecución de un crecimiento sostenido y basado en su propio desarrollo.

• Potenciar las relaciones exteriores de España y favorecer el peso de la cultura hispánica en el mundo.

• Sentar las bases que, a medio plazo, mejoren las relaciones de la economía española con la de los Países en Vías de Desarrollo.

Vistos con la perspectiva de los años, la realidad es que con estos objetivos, la joven cooperación española en sus orígenes, estaba claramente orientada a los intereses comerciales, políticos y culturales del estado. En el caso de los culturales, la construcción de la AECI a partir de los cimientos del antiguo Instituto de Cultura Hispánica tuvo mucho que ver. Los comerciales han estado siempre bien “representados” por los créditos FAD, aunque no sólo por este Fondo. Y los políticos reflejan el histórico debate sobre las relaciones entre la Política de Cooperación y la Exterior, con la independencia total o la subordinación absoluta de la primera a la segunda como polos en este debate.

Page 69

El Informe resalta lo que será tema de los años siguientes, la dispersión de la gestión de la AOD en trece ministerios, con el escaso peso otorgado a Asuntos Exteriores con apenas un 12,9% del total de los recursos. Unos recursos que alcanzan la cifra de 155.500 millones de pesetas en 1992, un 0,27% del PIB, y uno de los porcentajes más elevados de la historia de la AOD española.

Un cuadro especial en el Informe se dedica a la primera huelga de hambre por el 0,7%, llevada a cabo por nueve personas miembros de la Asociación Pro Derechos Humanos y que recibió el apoyo de más de 140 grupos y ONG, así como de líderes políticos, sindicales y religiosos. La huelga tuvo lugar en el otoño de 1993 en dos fases de 9 y 29 días y fue el catalizador de las amplias movilizaciones que tuvieron lugar los dos años siguientes. Ya esta primera iniciativa, que con el paso del tiempo cabe calificar de heroica —a pesar de que sus protagonistas nunca se vieron así— consiguió arrancar un primer compromiso del Gobierno. El entonces Secretario de Estado, José Luis Dicenta, se comprometió a acelerar al máximo el objetivo del 0,7% “incluso dentro de los próximos tres años, conforme a lo solicitado y si la realidad económica del país lo permite”. Resulta curioso comprobar lo recurrente de la prevención ex-ante vinculada con la realidad económica del país, utilizada siempre durante estos años —recientemente tras Monterrey— y que prácticamente anula el compromiso, ya que seguro que a la economía del país nunca le va a venir bien desembolsar y transferir directamente 700.000 millones de pesetas en forma de AOD, por más que una parte se ligue con exportaciones.

La huelga también arrancó algunas reivindicaciones cualitativas, entre ellas la prioridad por servicios sociales básicos y por las donaciones, y la transparencia y el control, incluyendo a la sociedad civil en un futuro Consejo de Cooperación.

En su análisis, el Informe aporta por primera vez un estudio de la contribución de la cooperación descentralizada, que alcanzaba casi los 4.000 millones de pesetas en 1992. También destaca ya las fluctuaciones que sufre la AOD entre previsiones y desembolsos, especialmente en su faceta multilateral de contribución a organismos internacionales financieros como el Banco Mundial.

La distribución geográfica ese, y otros años, está marcada por el FAD, siendo los principales receptores China, Marruecos y México, todos priorizados por este instrumento, sobre el que se denuncia en el Informe su falta de transparencia y la concentración de casi la mitad de los créditos en cinco empresas: Enasa, Focoex, Astilleros Españoles, Casa y Dragados.

Page 70

1995

Este Informe analiza los datos de 1993 y los provisionales de 1994, y se hace eco de las movilizaciones que tuvieron lugar...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR