Derechos de propiedad sobre la información

AutorSteven Shavell
Cargo del AutorDirector John M. Olin Center for Law, Economics & Business
Páginas151-192

Page 151

En este capítulo abordaremos la generación de información y su subsiguiente utilización, así como la medida en la que se fomenta cada una de estas ver-tientes de un modo socialmente deseable a través de los derechos de propiedad sobre la información. Con derechos de propiedad sobre la información nos re-ferimos al derecho de patentes, marcas y copyright (*), e incluimos también el derecho al secreto comercial y determinados aspectos del derecho de contratos y del derecho de responsabilidad civil que se hallan estrechamente conectados con el tema. Por comodidad expositiva, a veces nos referiremos a la información en abstracto, pero otras haremos referencia a los soportes concretos de la información materializada en bienes o servicios, y a formas concretas de expresar la información, a saber, verbalmente, por escrito y mediante retransmisiones y grabaciones en los medios electrónicos.

El capítulo se divide en tres partes principales. En la primera se examinará la información de valor repetitivo: información útil para producir múltiples unidades de cosas. Las palabras de un libro, por ejemplo, son de valor repetitivo, porque el libro puede ser reimpreso, y el diseño de un nuevo aparato es de valor repetitivo porque con ese diseño pueden producirse múltiples unidades del apar-to. La información de valor repetitivo se protegé por la legislación de patentes, de derechos de autor y del secreto comercial. En la segunda parte del capítulo se examinarán brevemente otros tipos de información. Por ejemplo, se abordará la información que puede utilizarse una sola vez (p. ej., la relativa a la localización de un yacimiento de petróleo). En la última parte del capítulo se tratará la información que goza de valor como etiqueta (marca) expresiva de las características

Page 152

de un bien o servicio, como son los logotipos el empaquetado de los productos y los nombres comerciales, y que están protegidos por el derecho de marcas.

(*) NOTA DE LA TRADUCTORA: Hemos optado por mantener la voz anlosajona del original, copyright, puesto que existen diferencias entre el régimen de copyright en el derecho de estados Unidos y el derecho de propiedad intelectual o derecho de autor en las legislaciones europeas continentales. Conviene poner de manifiesto en este momento otra peculiaridad terminológica: Intellectual Property, propiedad intelectual, se usa en la legislación estadounidense con carácter omnicomprensivo, englobando todo el ámbito jurídico de los derechos de autor, las patentes, las marcas y otros derechos aines. En el derecho continen-tal, en cambio, el término propiedad intelectual equivale exclusivamente a los derechos de autor, sin incluir la propiedad industrial. En la presente traducción se ha optado por la traducción literal de intellectual property como propiedad intelectual, y hay que entenderla, por tanto, en el sentido amplio que tiene en el derecho de los EE.UU.

1. Las patentes, los derechos de autor y el secreto comercial: derechos de propiedad sobre la información de valor repetitivo
1.1. En general

El valor social de la información de valor repetitivo supera con frecuencia el coste de generarla, lo cual hace que su generación sea socialmente deseable. Sin embargo, si la información puede copiarse a bajo coste por aquellos que la tienen en sus manos, la persona que incialmente la genera no será capaz de venderla a muchos compradores ya que la mayoría de ellos podrán difundirla o revenderla por sí mismos. En consecuencia, la retribución que recibe la persona que crea la información tendrá a ser inferior, tal vez sustancialmente inferior, a su valor social. En condiciones caeteris paribus, por tanto, la generación de información se retrasará indeseablemente.

Para estimular la generación de información, el Estado puede conceder derechos de propiedad sobre ella. Si al creador de información se le concede un derecho exclusivo para vender los soportes donde se materializa, es posible que obtenga beneficios, y la previsión de tales beneficios puede estimular el esfuerzo

Page 153

de producir información por primera vez. Por tanto, los derechos de propiedad sobre la información pueden constituir una institución valiosa para la sociedad.

Aun así, la concesión de derechos de propiedad tiene una consecuencia des-ventajosa desde el punto de vista social: se producirá una cantidad demasiado pequeña de los bienes que sirven de soporte material a la información, porque aquellos que ostentan los derechos de propiedad podrán fijar un precio que supere el coste de producción de dichos bienes. Para mitigar este problema (y otros que se señalarán), pueden limitarse los derechos de propiedad por distintas vías.

Una alternativa a los derechos de propiedad sobre la información es un sistema de retribuciones pagadas por el Estado a los creadores de la información. Las retribuciones suministran un estímulo a la creación de información y, dado que su generador no obtiene derechos de propiedad sobre la misma cuando ope-ra este sistema de retribución, los bienes que contienen la información tenderán a venderse a precios competitivos y el nivel de producción será superior al resultante cuando los creadores poseen derechos de propiedad sobre la información.

Enseguida ampliaremos estos puntos, y comenzaremos por señalar que la generación y el uso de la información resultan deseables desde el punto de vista social.

1.2. La utilización ideal desde el punto de vista social que se hace de la información

¿Cómo debería utilizarse la información una vez que se ha generado? Está claro que, idealmente, los bienes que contienen la información deberían produ-cirse y llegar a las personas siempre que ello aumentara el bienestar social, es decir, siempre que el valor que le reporta el bien a quien lo disfruta exceda su coste producción.1Por consiguiente, debería producirse una unidad del dispo-sitivo para cada persona que lo valore por encima de su coste de manufactura; debería hacerse una copia de un libro para cada uno que lo valore por encima de su coste de impresión; debería ponérsele a su disposición un software informático a cada individuo que lo valore por encima del coste del soporte en el que está grabado (o por encima del coste aún más bajo, esencialmente cero, de descargarse el software de internet).

Page 154

1.3. Valor social de la información

El valor social de la información es la cantidad en la que se elevará el bien-estar social para todo el conjunto de individuos que adquiere el bien que sirve de soporte material a la información. El valor social óptimo de la información es us valor social cuando el bien es óptimamente producido, es decir, producido para todos y cada uno de los individuos que lo valora por encima de su coste de su producción. Por ejemplo, supongamos que cada una de un total de 1.000 personas concede un valor de 10 a un libro, y que su coste de impresión es 4. Entonces, el libro debería producirse para cada una de esas personas, y, en con-secuencia, el valor social óptimo del mismo es 6.000.2

1.4. Volumen ideal de creación de información desde el punto de vista social

Dado el valor social óptimo de la...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR